.anna Atkins, la primera mujer fotógrafa de la historia

PUPA_Anna_Atkins_01

 

“La fotógrafa inglesa Anna Atkins, la primera mujer fotógrafa de la historia y la que publicó el primer libro con fotografías, antes que el tan conocido “The pencil of nature” de William Henty Fox Talbot, sigue siendo pasados ya doscientos diez años desde su nacimiento y ciento sesenta y cinco desde que apareció su primer álbum “British Algae.
Cyanotype Impressions”, la gran desconocida de la historia de la fotografía.
Se sabe poco de su vida, algunas cosas, sí, casi todas a través de la vida y obra de su padre, su gran valedor, impulsor e instigador de sus trabajos. Para conocer la debemos remitirnos a su padre y mentor.
Anna Atkins nació en Tonbridge, en el condado de Kent, en 1799, en el seno de una familia de posibles. Su madre murió a los pocos meses de ella nacer a consecuencia del parto.
En 1821, los patronos del British Museum nombraron al padre de Anna Atkins, John George Children, director del departamento de historia natural.
Al poco tiempo, en 1822 Children tradujo y resumió el libro de Lamarck: Histoire Naturelle des Animaux sans
Vertebris (Historia natural de los animales invertebrados).
Su libro, Genera of Shells, lo acompañó de 256 ilustraciones, hechas por su hija, a partir de los especimenes del museo.
Ella realizó unos dibujos de los moluscos con una gran minuciosidad, perfección y preciosismo comparables a lo que podría hacer con una cámara fotográfica.
Se diría que le sirvieron de precedente para su gran obra sobre las algas, que emprendería casi veinte años más tarde.
Firmó esta obra con sus iniciales, de soltera: A. C. (Anna Children), sistema que adoptará también en sus álbumes fotográficos, pero entonces ya con sus iniciales de casada: A. A; método que no abandonaría. No firmó tampoco la biografía que escribió sobre su padre, que la escribió además en tercera persona.
Anna Atkins realizó su libro British Algae: Cyanotype Impressions por partes; la primera vio la luz en Octubre de 1843.
Publicaba los álbumes de forma regular, el último está fechado en 1853. En total suman alrededor de 400 imágenes. Se conocen unas doce copias. Este número limitado de ejemplares se debe a que cada una de las
imágenes está hecha a mano y de una en una.
Sabemos que la afición por la botánica de Anna Atkins, data como mínimo de 1835, gracias al intercambio pistolar de su padre con Sir William Hooker, entonces un eminente botanista . Entonces su padre le explica
el interés de su hija por la botánica y le comenta sobre su herbario.
Este dato no tendría mayor relevancia, si partimos de la base que en la época muchas señoras hacían el suyo,
pero su interés va mucho más allá como podemos constatar al dedicarse diez largos años a elaborar un compendio en forma de  libro o álbumes, sobre las algas británicas.
En 1845, John George Children, escribe de nuevo a Hooker, entonces ya director del Kew Gardens, para explicarle que su hija lo consideraba su tutor botánico, según ella, todo lo que sabía del tema se lo debía a sus ublicaciones.
A partir de los años 30 se entrecruzaron el nacimiento de la fotografía, la cámara fotográfica y su incipiente desarrollo y el de la botánica como ciencia.
Entonces existía una cierta reticencia hacia la fotografía, en la época había muy buenos ilustradores y copistas. Pero, a diferencia del dibujo, que siempre es subjetivo, la fotografía, si se quiere, puede ceñirse mucho más a la realidad y un claro ejemplo lo tenemos en los cianotipos de Anna Atkins.
Ella explica en la introducción del primer álbum que la dificultad de dibujar especimenes la llevó a aprovechar el proceso del cianotipo inventado por Sir John Herschel. Anna Atkins se basó en la nomenclatura del Manual of British Algae de William Harvey, recién publicado en 1841, además tenía la intención de acompañar este manual no ilustrado de Harvey.
British Algae fue el primer intento real de aplicar la fotografía con el fin de reproducir y repetir imágenes, asimismo con la intencionalidad de estudio científico.
British Algae marca un hito en la publicación de libros ilustrados, también por la belleza de sus imágenes, abre puertas a nivel estético. Podemos asegurar que ella antecede muchas décadas en las investigaciones
lumínicas sobre papel fotográfico realizadas por artistas como Man Ray y Moholy-Nagy, por poner solo un par de ejemplos, con sus rayogramas y fotogramas respectivamente.
Anna Atkins murió en Halstead Place en 1871.

-Lydia Oliva (Experta en fotografía .Comisaria de exposiciones de fotografía)
PUPA_Anna_Atkins_05
“La dificultad para hacer dibujos precisos de objetos tan diminutos como lo son muchas de las algas me ha inducido a valerme del hermoso proceso del cianotipo -creado por Sir John Herschel- para obtener impresiones de las plantas, las que tengo el gusto en ofrecer a mi amigos botánicos”- Octubre 1843.
PUPA_Anna_Atkins_04
Aunque el texto estaba escrito a mano y se reprodujo un número limitado de copias es considerado el primer libro ilustrado con fotografías de la historia.
El trabajo de Anna no sólo se limitó a ser un simple álbum de imágenes, cada lámina fue compuesta con una notoria dedicación. La forma casi rudimentaria de impresión que utilizó se transforma en un compilado de únicas y hermosas imágenes botánicas de una delicadeza sorprendente.
PUPA_Anna_Atkins_05
PUPA_Anna_Atkins_06
PUPA_Anna_Atkins_07
index-2-php
index-php
c-zelich-cianotipia_3
c-zelich-cianotipia_4
c-zelich-cianotipia_2

6 pensamientos en “.anna Atkins, la primera mujer fotógrafa de la historia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s