.relatos

Beckett

-Samuel Beckett-

 

“Si dijera, allí hay una salida, en alguna parte hay una salida, lo demás llegaría.
¿Qué espero pues, para decirlo, creerlo?
¿Y qué significa, lo demás?
¿Voy a contestar, intentar contestar, o bien seguir, como si no hubiera preguntado nada?
No sé, no puedo saber nada por anticipado, ni después, ni durante, el futuro dirá, un instante próximo, o lejano, no oiré, no comprenderé, hasta tal punto todo muere, apenas nacido.
Y los síes y los noes nada significan, en esta boca, son como suspiros puntuando una pena, o son respuestas, a una pregunta incomprendida, a una pregunta muda, en los ojos de un mudo, de un retrasado, que no entiende, que nada ha entendido, que se mira en un espejo, que mira hacia delante, en el desierto, los ojos desmesuradamente abiertos, suspirando sí, suspirando no, de vez en cuando.”(…)
“Ruinas refugio cierto por fin hacia el cual de tan lejos tras tanta falsedad.
Lejanos sin fin tierra cielo confundidos ni un ruido nada móvil.
Rostro gris dos azul claro cuerpo pequeño corazón palpitante solo en pie.
Apagado abierto cuatro lados derribados refugio cierto sin salida.
Ruinas esparcidas, confundidas en la arena gris ceniza refugio cierto.
Cubo todo luz blancura rasa rosa rostros sin rastro ningún recuerdo.
Jamás fue sino aire gris sin tiempo quimera luz que pasa.
Gris ceniza cielo reflejo de la tierra reflejo del cielo.
Jamás fue sino este sueño inmutable la hora que pasa” (…)
“Cuerpo pequeño bloque pequeño corazón palpitante gris ceniza solo en pie.
Cuerpo pequeño apiñado gris ceniza corazón palpitante frente a la lejanía.
Cuerpo pequeño bloque pequeño partes invadidas culo un solo bloque raya gris invadida.
Quimera la aurora que disipa las quimeras y el otro llamado anochecer.” (…)
“Sin transición de lleno azota el vacío.
El cenit.
Aún es atardecer.
Cuando ya no sea de noche será atardecer.
Día inmortal que aún agoniza.
Por una parte brasa.
Por otra cenizas.
Partida sin fin ganada perdida.
Desapercibida.
En la reanudación la cabeza está bajo la manta.
No importa nada.
Nada más.
Tan es verdad que lo real y -¿cómo decir el contrario?
En fin esos dos.
Tan es verdad que los dos si antaño dos en este momento se confunden.
Y que al compadre cargado de saber triste el ojo ya no señala apenas más que confusión.
No importa nada.
Nada más.
Tan es verdad que los dos son mentiras.
Real y -¿cómo decir mal el contrario?
El contraveneno.”

-Samuel Beckett (Relatos)

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s