.la invención de la soledad

.la invención de la soledad

“Como todo lo demás en su vida, él me veía sólo a través de la niebla de su soledad, como si estuviera a muchas capas de sí mismo. El mundo era un lugar lejano para él, creo, un lugar al que nunca fue capaz de entrar, y ahí afuera, en la distancia, entre las sombras que revoloteaban cerca suyo, yo nací, me convertí en su hijo y crecí como si fuera sólo otra sombra más, apareciendo y desapareciendo en el reino a media luz de su conciencia.”

“Invisible para los demás y probablemente invisible para sí mismo también. Si cuando estuvo vivo lo busqué, queriendo encontrar al padre que no estaba ahí, ahora que está muerto todavía siento que tuviera que seguir buscándolo. La muerte no cambió nada. La única diferencia es que me quedé sin tiempo.

“Se levantaba temprano en la mañana, volvía tarde a casa a la noche, y en el medio: trabajo, nada más que trabajo. Trabajo era el nombre del país donde vivía, y él era uno de sus más grandes patriotas. Eso no quiere decir, sin embargo, que el trabajo le significara algo placentero. Trabajaba mucho porque quería ganar la mayor cantidad de dinero posible. El trabajo era un medio para un fin: un medio para el dinero. Pero ese fin no era uno que pudiera darle placer tampoco. Como el joven Marx escribió: “Si el dinero es el vínculo que me vincula con la vida humana, vinculando la sociedad conmigo, vinculándome con la naturaleza y el hombre, ¿no es el dinero el vínculo de los vínculos? ¿No puede disolver y unir todos los nudos? ¿No es, entonces, el universal agente de separación?”

“A pesar de las excusas que me inventé, comprendo qué está pasando. A medida que me acerco al fin de lo que soy capaz de decir, tanto más reacio soy para decir cualquier cosa. Quiero posponer el momento de terminar y de esta manera me engaño para pensar que recién empiezo, que todavía me falta para llegar a la mejor parte de mi historia. No importa cuán inútiles parezcan estas palabras, de todas maneras ellas estuvieron entre un silencio que sigue aterrándome y yo. Cuando pise este silencio, va a querer decir que mi padre desapareció para siempre.

“Tres días antes de que muriera, mi padre trajo un auto nuevo. Lo manejó una vez, a lo mejor dos, y cuando yo volví a su casa después del funeral lo vi ahí, en el garage, ya difunto como una criatura gigante por nacer. Más tarde, ese mismo día, me fui al garage un momento para estar solo. Me senté detrás del volante de ese auto, respirando el extraño olor a nuevo que tenía. El cuentakilómetros decía sesenta y siete kilómetros. Esa resultó ser la edad de mi padre: sesenta y siete años. La brevedad de eso me enfermó. Como si esa fuera la distancia entre la vida y la muerte. Un ínfimo viaje, apenas más largo que manejar hasta el próximo pueblo.”

-Paul Auster -(de “La invención de la soledad”)

9 pensamientos en “.la invención de la soledad

  1. El texto me invita a leer un buen buen libro. Ahora mismo estoy leyendo Pasión India. Y aunque es ameno, no se trata de un libro para mostrar calidad literaria. Es más bien la narración de una vida en clave “revistas antiguas”. Tengo deseos de tomar un buen libro una vez termine éste. Lo que me importa muchas veces es más la forma en que está escrito que la historia en sí. Fuerte Abrazo, Gabi

      • Jajajaja, ok. Es el lector de libros electrónicos. como kindle, y programas software que descargas para poder leer libros que no están en papel. Como el que puse en mi entrada sobre El Velo Pintado.
        Un buen programa para leer esta clase de libros se llama. Book Bazaar. Pero funciona con Windows 8 y no se qué sistema operativo tienes. También está el pdf, otra forma de leer libros sin necesidad de un programa. Tan solo hace falta el adobe reader. Ya me dirás si lo tienes o si tienes windows 8. Te podría pasar el libro. Abrazos.

    • Muchas y a la vez tan poco. Una cuestion de cantidad y calidad. Y parece un juego de palabras pero no lo es.
      Me impresionó de este relato, que el padre en cuestión, “detuvo” tu cuentakilómetros a tan joven edad… 67.. la misma edad que tenia el mío…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s