Imagen

rosita colombiana

“Pureza es luz.

Nos olvidamos demasiado de la pureza. Transamos con nuestra higiene en nombre de la conveniencia. Dejamos que nuestras montañas y costas sean contaminadas por el bien del mercado. Dejamos que nuestras mentes sean mancilladas con entretenimientos frívolos. Se piensa en la guerra como una opción viable, los principios son considerados una cualidad negociable, nuestros niños son victimizados por extraños, y la obscenidad es considerada materia válida para el arte.

¿Dónde está la pureza en nuestras vidas?

Nos casamos. Nos divorciamos. No nos importa a quién herimos en la vida. Pensamos que la lealtad es una virtud encantadora pero sin sentido. Sacrificamos los valores de nuestra juventud para comprar la gloria de nuestros años venideros.

¿Dónde está la pureza en nuestras vidas?

Pensamos que si podemos triunfar en un momento dorado, eso disolverá toda la otra mugre de la que nos preocupamos. Apoyamos la grandeza de los atletas que quieren tener ese momento de triunfo. Alabamos al héroe del campo de batalla como al redentor de nuestra culpa sobre los horrores de la guerra. Hemos fomentado a los locos que creen que disparar un arma, cazar animales, cometer suicidio, o acuchillar a prostitutas en la calle son medios para lograr pureza.

¿Dónde está la pureza en nuestras vidas?

Busca la pureza. Puede no ser fácil. Puede no se común. Pero es el estado que podemos alcanzar que no hace concesiones…”

Maestro Deng Ming-Dao
Traducción de Karin Usach

 

 

2 Replies to “.pureza”

  1. Este texto describe una de mis obsesiones. Suelo pensar que mucha gente no se para a pensar en ello (o tal vez sí, quien sabe). No sé explicarlo, siento que hay una especie de deuda con quienes éramos.

    Me gusta

    1. El amor es aquello con lo que nacimos.
      El miedo es lo que aprendimos aqui.
      El viaje espiritual es la renuncia al miedo y la nueva aceptación del amor en nuestro corazón.
      El amor está dentro de nosotros. Es energía.
      Recuperar el sentimiento milagroso y puro, reencontrarnos con nuestra inocencia original, el bendito poder de la imaginación que teníamos de niños…
      En fin, entiendo perfectamente lo que decis Marina…
      Un abrazo enorme!
      Gabi

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: