.va' dove ti porta il


“A veces pienso lo bonito que sería que en un determinado momento de nuestra infancia alguien nos cogiera aparte y con un largo puntero nos enseñara, como si fuera un mapa colgado de la pared, el plano de los días venideros de nuestra vida.
Estaríamos ahí sentados en el taburete, con el mentón en alto, escuchando a un señor (me lo imagino con barba blanca y un traje caqui, geógrafo, naturalista o algo por el estilo) que nos explica el recorrido más seguro para adentrarnos en aquel territorio misterioso. ¿Por qué no nos sugiere nadie los puntos en los que hay que poner cuidado —aquí el hielo es más fino, allí es más espeso, avanza, desvíate, recula, detente, evita—?
¿Por qué tenemos que cargar siempre con el peso de los gestos no hechos, de las frases no dichas, el beso que no di, la soledad que no abracé?
¿Por qué desde que nacemos vivimos inmersos en un extraordinario aislamiento?
Todo nos parece eterno y nuestra voluntad reina tenazmente en este estado pequeño y confuso que se llama yo, y lo homenajeamos como a un gran soberano.
Bastaría abrir los ojos un solo segundo para darse cuenta de que en realidad se trata de un príncipe de opereta, voluble, remilgado, incapaz de dominar y de dominarse, incapaz de ver un mundo más allá de sus confines, que no son otra cosa que las bambalinas —cambiantes y restrictivas— de un escenario….”
(Susanna Tamaro)-Ascolta la mia voce

“Cada vez que te sientas extraviada, confusa, piensa en los árboles, recuerda su manera de crecer.
Recuerda que un árbol de gran copa y pocas raíces es derribado por la primera ráfaga de viento, en tanto que un árbol con muchas raíces y poca copa a duras penas deja circular su savia.
Raíces y copa han de tener la misma medida, has de estar en las cosas y sobre ellas: sólo así podrás ofrecer sombra y reparo, sólo así al llegar la estación apropiada podrás cubrirte de flores y de frutos.
Y luego, cuando ante ti se abran muchos caminos y no sepas cuál recorrer, no te metas en uno cualquiera al azar: siéntate y aguarda. Respira con la confiada profundidad con que respiraste el día en que viniste al mundo, sin permitir que nada te distraiga: aguarda y aguarda más aún.
Quédate quieta, en silencio, y escucha a tu corazón.
Y cuando te hable,levántate y ve donde él te lleve…”
(Susanna Tamaro)-Va’ dove ti porta il
(pero sentido por mi)
http://www.susannatamaro.it/

.mariposas monarca

mari-posa
 
“Nuestras antepasadas, hace millones de años, nacieron en el calor, cuando la Tierra todavía humeaba y los animales de sangre caliente aún no habían nacido.
Pasaron los siglos, el mundo se fue enfriando y se extinguieron otros insectos gigantes. Nosotras, sin embargo, conseguimos reducir nuestro tamaño y sobrevivir en las regiones templadas.

Cada año cuando los árboles enrojecen, sentimos la llamada del Trópico. Remontamos entonces el vuelo, y dejándonos conducir por el instinto, abandonamos las zonas templadas y enfilamos el rumbo que habrá de conducirnos a las tierras calientes de nuestros antepasados.

Somos, en efecto, las mariposas migratorias más famosas, las únicas que tienen una migración regular estacional, con el consiguiente vuelo de regreso a las regiones que abandonaron. Nos reunimos a millones y nuestro enjambre llega a oscurecer el sol. Sobrevolamos las mayores ciudades e incluso los mares y no tememos a las aves rapaces, porque ellas saben bien que nuestro cuerpo, correoso y duro, tiene un sabor nauseabundo.

Cuando establecemos un alto en el camino, elegimos para descansar los mismos lugares que el año anterior utilizaron otros enjambres de hermanas. Nos posamos sobre una rama y somos tantas que algunas veces sucede que la rama se quiebra bajo nuestro peso.

Los hombres, ellos sabrán por qué, nos dieron el nombre de Mariposas Monarca, pero lo cierto es que cuando nos reunimos a millones sobre la rama de un árbol y la rama acaba desgajándose del tronco, simbolizamos, más que monarquías aristocratizantes, la inmensa fuerza del pueblo que permanece unido y que, con el poder del número, consigue abatir verdes bastillas tropicales…”
(Bestiario)-Javier Tomeo
Mi estado de hoy… tristeza…

.”ayúdame a mirar…”

Birdie Beach

Diego no conocía la mar.

Su padre -Santiago Kovladoff- lo llevó a descubrirla.
Viajaron al sur.
Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperándolos.
Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas altas dunas de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad de la mar y tanto su fulgor que el niño quedó mudo de hermosura.
Y cuando por fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió a su padre :
“- Ayúdame a mirar”.
                                                                           
Eduardo Galeano
                                                                       
La función del Arte/1-De “El libro de los Abrazos”.

.XXV

 

.XXV

Je t’adore à l’égal de la voûte nocturne,
O vase de tristesse, ô grande taciturne,
Et t’aime d’autant plus, belle, que tu me fuis,
Et que tu me parais, ornement de mes nuits,
Plus ironiquement accumuler les lieus
Qui séparent mes bras des immensités bleues.

Charles Baudelaire

¡Tú sólo tendrás estrellas que saben reír!
Antoine de Saint-Exupéry

Island_at_Night

.por qué escribo

por que escribo

Por qué escribo…?
¿Para qué creéis que tomo la pluma?
¿Para celebrar qué?
¿El buque de guerra de forma perfecta, majestuoso, que vi
pasar mar afuera a toda vela?
¿Los esplendores del día que se acaba? ¿O el esplendor de la
noche que me envuelve?
¿O la alardeada gloria y crecimiento de la gran ciudad
extendida a mi alrededor?
-No;
Sino para celebrar a dos hombres humildes a quienes vi hoy
día en el muelle en medio de la multitud: se dieron
la tierna despedida de los amigos,
Uno colgaba del cuello de otro y lo besaba apasionadamente,
Y el que debía partir estrechaba al otro entre sus brazos.

Hojas de hierba
Walt Whitman

.peregrino de mi alma^^

. (vós)

peregrino-de-mi-alma

“La magia del movimiento.
El encanto de Viajar.
Inspirados por la fuerza de explorar.
En nuestro interior llevamos sellado
un còdigo sagrado que nos dice
y que espera
extasiado
ser abierto
ser liberado.
Moises, Buda, Mahoma, Jesus,
la historia de la humanidad
es la historia de un viaje.
De una esperanza.
De un sueño.
De una ilusion.
De una creencia.
Yo he recorrido mi jardin millones de veces
con el rabillo de mi ojo
y mi corazon latiente…

Y cada noche viajo con mi mente
(con mi alma, con mi corazón
y con mi espíritu alado)
hacia una geografia aún no descubierta.
Alguien me enseño que no hay limites
cuando el ansia y el idilio con el alma
es grande
en ese espacio el camino es una voz
dulce y serena
de una belleza pura y calma
y el paisaje, colorido
en ese instante mi bitàcora de viaje se abre
de par en par
y zarpo hacia un horizonte lejano
yo me dejo llevar, de su mano…
(-y el cielo gracias a Dios
se llena de estrellas
y te veo, peregrino de mi alma!-)
…en mis sueños su luz
son faros que me marcan el camino
hacia un lugar sagrado
como un templo donde encuentro paz y calor
y mi espiritu se eleva en espiral
retorno a la inocencia
me envuelvo en un retoño de pureza
mis miedos me abandonan
y mis pies se vuelven ligeros
me siento flor y huerto
vuelvo a mi…!
gracias barrilete cósmico
por tu esencia
por tu ser VÓS…”
Gabi D.

 

mi-cielo

.the rose in his heart

y tu que crees0

All things uncomely and broken, all things worn out and old,
The cry of a child by the roadway, the creak of a lumbering cart,
The heavy steps of the ploughman, splashing the wintry mould,
Are wronging your image that blossoms a rose in the deeps of my heart.
Todas las cosas feas y rotas, todas las cosas gastadas y viejas,
El llanto de un niño junto al camino, el crujido de una carreta cargada,
Los pasos pesados del arador sobre el moho del invierno,
Están dañando tu imagen que hace brotar una rosa en el fondo de mi corazón.
The wrong of unshapely things is a wrong too great to be told;
I hunger to build them anew and sit on a green knoll apart,
With the earth and the sky and the water, re-made, like a casket of gold
For my dreams of your image that blossoms a rose in the deeps of my heart.
El mal de las cosas informes es un mal demasiado grande para ser dicho;
Añoro crearlas de nuevo y sentarme lejos en una verde loma,
Con la tierra y el cielo y el agua, vueltos a hacer, como un cofrecillo de oro
Para mis sueños de tu imagen que hace brotar una rosa en el fondo de mi corazón.

William Butler Yeats (1835-1939)

y tu que crees

y tu que crees2

.encuentro

.reencuentro

.encuentro final

.encuentro

“Es imposible que nos perdamos el uno del otro.
Recorreré los astros durante milenios,
adoptaré todas las formas, todos los lenguajes de la vida,
para volver a encontrarte una sola vez”

Johann Friedrich Hölderlin

angelitos

(vivimos apurados…por llegar a ningun lado…

y no nos damos cuenta que somos mucho más

que ese plan que nos trazamos

cuánto valor tienen los pequeños gestos…

que se vuelven gigantes ante una sociedad líquida

que gira y gira como una calesita

hacia donde vas…?)

.la ceremonia

“No sabemos su nombre, aunque lo tenía.
Era una bebita que había muerto en un hospital público luego de haber sido abandonada por su madre.
Vivió horas y nada pudieron hacer los médicos por salvarla.
Falleció.
El Estado se hizo cargo.
En esos casos es lo pertinente.
A dos funcionarias de la repartición correspondiente les adjudicaron la tarea de hacer los trámites de sepelio: licitar empresa fúnebre, comprar el ataúd, llenar los papeles, etcétera.
A media mañana había terminado el papeleo y solamente faltaba llevar a la chiquita en el auto funerario al cementerio, proceder al entierro y, con suerte, volver a tiempo para un tardío almuerzo en la oficina y hacer los últimos trámites antes de partir para la casa.
Las dos mujeres, diligentes, hacían lo que correspondía y nadie podría negar que cumplieran bien con lo que tenían que hacer.
Al fin y al cabo, su labor cotidiana tenía que ver con situaciones dolorosas, como abandonos, violencia familiar, disfunciones familiares judicializadas, y tantas otras cosas de esas que nadie quiere mirar demasiado.
En ese duro contexto, para ellas esta niñita al menos ya no sufría, al menos no ese día en el que se había transformado en un trámite previo a la hora del almuerzo.
Subieron al auto funerario manejado por un chofer, un hombre maduro y seguramente blindado ante este tipo de menesteres.
Las funcionarias le hablaron de cierto apuro por hacer las cosas para poder retornar lo antes posible a la oficina.
El día era frío, la mañana en Chacarita era inhóspita, y la idea de volver a buen resguardo tras el trámite era lo principal en ese momento.
El hombre escuchó, mientras aceleraba el auto en el cual iban las mujeres y, atrás, el ataúd de la niña fallecida, la chiquita cuyo nombre no sabemos…
De pronto dijo: “Miren –como despertando–, la verdad es que corresponde que le compremos flores”.
Las mujeres también se miraron y coincidieron en que se debían comprar flores para acompañar este “trámite” que, ante el decir del chofer, ya dejaba de lado el aspecto burocrático para pasar a ser otra cosa…
Compraron las flores en la puerta del cementerio haciendo una “vaquita” entre los tres.
Unas sencillas y lindas flores para la niña fallecida.
El pequeñísimo ataúd fue acercándose a su destino final, y allí, de nuevo, el chofer dijo algo que volvió a modificar las cosas: “En un entierro tiene que haber un sacerdote”.
Tenía razón, pensaron las mujeres, ahora menos apuradas y ya sintiendo algo raro dentro de sí.
Fueron y buscaron al sacerdote, que apareció casi de la nada.
La ceremonia se fue armando.
Frente al ataúd de la chiquita, ahora ya no tan abandonada, se pararon las dos mujeres, el chofer y el sacerdote…
La mañana seguía siendo fría, pero lo que había sido un trámite ya no lo era más.
El sacerdote se dispuso a decir lo suyo, y antes preguntó: “¿Quiénes son los padres?”.
Las funcionarias explicaron que no había padres y entonces se hizo un silencio; cierto desconcierto sobrevoló entre los presentes.
Pero fueron solo unos segundos.
Enseguida el chofer dijo que él iba a ser el padre, y una de las mujeres dijo, ya conmovida, que sería la madre.
Allí rezaron y despidieron a la chiquita.
La honraron.
La mañana estaba fría, pero ya no tanto.
El relato me lo hizo Paula, que fue la madre en ese último adiós de la beba.
Desde que me lo contó estuve pensando en escribir su relato para que ustedes lo lean.
Es que hay algo en este suceso que ilumina y lo quería compartir sin demasiados comentarios.
El último adiós a esta chiquita es una de esas cosas que nos redimen, sacándonos del frío de una vida que, a veces, vivimos como si fuera un trámite….”

-Miguel Espeche

la voz dulcisima de esta nena!!!!

.la existencia del alma en el Caio

“El Zacarías y yo tomamos mate.
Siempre.
A cualquier hora.
Las veces que estuvimos a punto de separarnos, las veces que llegó un hijo nuevo a casa, cuando lo echaron del trabajo, cuando Argentina salió campeón del mundo, cuando se cayeron las torres gemelas.
Cuando murió mamá…
Entre el Zacarías y yo hubo días sin besos a la mañana, semanas sin dirigirnos la palabra, meses enteros sin juntar los pelos, años larguísimos sin un peso en el bolsillo.
Pero no hubo nunca en nuestro matrimonio un solo día sin que él o yo nos sentáramos en silencio a tomar mate.
El mate no es una bebida, corazones de otro barrio.
Bueno, sí. Es un líquido y entra por la boca.
Pero no es una bebida.
En este país nadie toma mate porque tenga sed.
Es más bien una costumbre, como rascarse.
El mate es exactamente lo contrario que la televisión.
Te hace conversar si estás con alguien, y te hace pensar cuando estás sola.
Cuando llega alguien a tu casa la primera frase es “hola” y la segunda “¿unos mates?”.
Esto pasa en todas las casas.
En la de los ricos y en la de los pobres.
Pasa entre mujeres charlatanas y chismosas, y pasa entre hombres serios o inmaduros. Pasa entre los viejos de un geriátrico y entre los adolescentes mientras estudian o se drogan.
Es lo único que comparten los padres y los hijos sin discutir ni echarse en cara. Peronistas y radicales ceban mate sin preguntar.
En verano y en invierno.
Es lo único en lo que nos parecemos las víctimas y los verdugos.
Los buenos y los hijos de puta.
Cuando tenés un hijo, le empezás a dar mate cuando te pide.
ElCaio empezó a pedir a los cinco.
La Sofi a los nueve.
El Nacho a los tres.
Se lo das tibiecito, con mucha azúcar, y se sienten grandes.
Sentís un orgullo enorme cuando un esquenuncito de tu sangre empieza a chupar mate. Se te sale el corazón del cuerpo.
Después ellos, con los años, elegirán si tomarlo amargo, dulce, muy caliente,tereré, con cáscara de naranja, con yuyos, con un chorrito de limón.
Cuando conocés a alguien por primera vez, te tomás unos mates.
La gente pregunta, cuando no hay confianza:
—¿Dulce o amargo?
El otro responde:
—Como tomes vos.
Yo les escribo siempre a ustedes con el mate al lado del teclado.
Los teclados de Argentina y Uruguay tienen las letras llenas de yerba.
La yerba es lo único que hay siempre, en todas las casas.
Siempre.
Con inflación, con hambre, con militares, con democracia, con cualquiera de nuestras pestes y maldiciones eternas.
Y si un día no hay yerba, un vecino tiene y te da.
La yerba no se le niega a nadie.
Ni a la vieja Monforte.
Escribo esto por algo.
Hoy llegamos todos de la calle y el Caio estaba tomando mate solo.
Nunca antes había tomado mate solo.
Siempre con el Chileno Calesita, o con la hermana, o con nosotros.
Solo jamás.
Éste es el único país del mundo en donde la decisión de dejar de ser un chico y empezar a ser un hombre ocurre un día en particular.
Nada de pantalones largos, circuncisión, universidad o vivir lejos de los padres.
Acá empezamos a ser grandes el día que tenemos la necesidad de tomar por primera vez unos mates, solos.
No es casualidad.
No es porque sí.
El día que un chico pone la pava al fuego y toma su primer mate sin que haya nadie en casa, en ese minuto, es porque ha descubierto que tiene alma.
O está muerto de miedo, o está muerto de amor, o algo: pero no es un día cualquiera.
El Caio no sabe qué carajo le pasa.
No va a recordar este día.
Ninguno de nosotros nos acordamos del día en que tomamos por primera vez un mate solos.
Pero debe haber sido un día importante para cada uno.
Por adentro hay revoluciones.
Yo no me acuerdo de mi día.
Zacarías tampoco.
Nadie se acuerda.
Pero hoy el Caio empezó a tomar mate solo.
Hoy, 8 de enero del 2004, a la madrugada.
Su padre y yo, escondidos en el pasillo, empezamos a mirarlo con respeto.”

(Hernan Casciari de «Más respeto, que soy tu madre»)

mate-

El Mate

.flor de un dia ♡

.flor de un dia ♡

.flor de un dia

“…flor de un dia, y no les miento!
eso dura exactamenta la floración de este capullito lila
que no pude -aún-
averiguar el nombre.
es minúsculo como la uña de mi dedo meñique
y la dispersa el viento
cuando estalla un capuchoncito aún más pequeño
que alberga al costado
como muchas flores del jardín la trajo algún pajaro con su piquito
o como dije, el viento.
desde entonces, aparece.
…cuando la veo con sus tallitos verde salvaje,
no me dan las piernas
para ir en busca de mis otros ojos para
-intentar-
captar un pequeño
boceto de la luz, que irradian
aunque su belleza es efimera
como la vida de muchas mariposas
-un dia-
el sabor que deja en mi alma al verla
es intenso
y el gozo que penetra en mi ser
al saber la maravilla de la vida
que se expande
y explota
libre y colorida
frente a mi,
es infinito
sereno, transparente y brillante
se corre un velo
Y VEO!”

Bien-venida PrimaVera
Gabi D.

flor de un dia2

flor de un dia3

 Aprende que la forma exterior muere
pero el mundo de la realidad permanece para siempre.
¿Hasta cuándo jugarás a amar la forma del cántaro?
Deja el cántaro; ¡anda, busca el agua!
Aprende que el espejo del corazón es infinito.
RumiCuando todo depende del aspecto exterior,
uno se pierde mirandose en los espejos
y jamas se encuentra a si mismo
Richard Bach


Hermoso Morcheeba…!

 

.le Rayon Vert

^^_^^

“..Habéis observado el sol cuando se pone en el horizonte del mar?
Sí, sin duda alguna
¿Lo habéis seguido hasta que la parte superior del disco desaparece rozando la línea del horizonte?
Es muy posible.
Pero ¿Os habéis dado cuenta del fenómeno que se produce en el preciso instante en que el astro radiante lanza su último rayo, si el cielo está completamente despejado y transparente?
¡No, seguramente no!
Pues bien, la primera vez que tengas ocasión- ¡se presenta tan raramente!- de hacer esta observación, no será, como podría presumirse un rayo rojo lo que herirá la retina de vuestros ojos, sino que será un rayo verde, pero un verde maravilloso, un verde que ningún pintor puede obtener en su paleta.
Un verde cuya naturaleza no se encuentra ni en los variados verdes de los vegetales, ni en las tonalidades de los mares más transparentes.
Si existe el verde en el Paraíso, no puede ser mas que este verde, que es sin duda, el verdadero verde de la Esperanza…”.

Julio Verne, “El Rayo Verde.” ^^

.le Rayon Vert

(Golden Gate Bridge -San Francisco)

A mi me gusta pensar en el microcosmos mágico que se produce, en esa alquimia de luz, no visible al ojo humano, pero perceptible al corazón,
y que tiene que ver con algo profundo y etéreo:
la esperanza, el volver a creer en los milagros.
Ese rayo verde, que tanto anhelamos y buscamos en nuestro corazón como si fuera una quimera, muchas veces con desesperación y ahínco, y creemos perdido…
nos detenemos extasiados y quietos sin movernos acaso para captar el momento exacto
donde el sol sale o se pone el horizonte para tener la gracia de ver esa especie de estrella fugaz…
ese intenso reflejo verde que nos acaricie dulcemente
y nos dé paz al alma y calme nuestro corazón lastimado…
que vuelva a encender aquella antorcha que manteniamos flameando como lo sagrados que siempre fuimos…
como principitos que somos...
rayo verde que te ocultas tras el horizonte…
no hay pintor alguno que pueda pintarte….!
hoy sé que no hace falta que mire un mar o un horizonte para buscarte o encontrarte….
aún tu último rayo…
en un cielo despejado y transparente
o en un cielo nublado
o lleno de estrellas…
es como esas nubes que parecen dispuestas a sostener su lluvia hasta que nace el instante misterioso, que hace soltarla…
lo puedo ver y sentir…
destellando en un prisma bello. bello. bello….
puro. purisimo y de una belleza inexplicable
puedo verte rayo verde aunque mi corazón tenga una luna con un halo de niebla
mi alma es un templo y sé estoy de paso, muda de asombro
y me vuelvo chiquita, ante tu encuentro
que no es fugaz y perdura,
en el tiempo
a la hora del ocaso o del amanecer…
intenso o sutil…
pero verde esperanza
y justo antes que desaparezcas,
estallas en flor, dentro de mi corazón…
como una lluvia que preanuncia la primavera,
me recorres
Gracias rayito verde mio…
Gabi D.
le Rayon Vert-Gabi
 

 

.Luz Divina

“Comenzamos a hacernos más regalos.
Bagatelas que encontrábamos en un rincón polvoriento del escaparate de una tienda de empeños.
Objetos que nadie más quería.
Cruces de pelo trenzado, deslustrados amuletos, y haikus de amor escritos en cintas y cuero.
Nos dejábamos notas, pastelitos.
Cosas.
Como si pudiéramos taponar el agujero, reconstruir la pared resquebrajada.
Llenar la herida que habíamos abierto para permitir la entrada a otras experiencias.”

(“Eramos unos niños”-Patti Smith)

.a Winter’s Tale

.a Winter’s Tale

.a Winter's Tale

Cuando me emociono, recurro a mi càmara o alguna canciòn que arquea mi fibra màs ìntima. Hay cuatro o cinco del arcòn privado que me sacuden y me dejan en un estado de profundo silencio y placidez. Como si algo se abriera y me diera màs aire a mis pulmones.

A Winter`s Tale es un tema que me emociona mucho escucharlo. Y en especial este video y còmo fuè compaginado.

El alma de niño de Freddy Mercury estuvo impregnado en sus ultimos dias, cuando miraba por esa ventana en ese invierno de sus dias sin perder sus sueños con los mismos ojos, el mismo ìmpetu, la misma fogosidad y curiosidad de ser y de dar lo mejor de si al mundo. Grabò las pistas que sabìa no iba a poder grabar para dejar un hermoso legado a la humanidad.

Gratitud y entrega.

Y talento.

De alguien que nunca dejò de ser un niño.

No permanezcamos pasivos…

fantaseemos!

Nunca dejemos de creer en las leyendas.

Ni dejemos de soñar.

Ni de ser niños…

Gabi

.lo que posees

“Posees
sólo aquello
que no perderías en un naufragio”.
“But if you break down

I’ll drive out and find you
If you forget my love
I’ll try to remind you
And stay by you when it don’t come easy…”

.dance in the rain

.dance in the rain

“Life is not about waiting for the storm to pass…

It is about learning to dance in the rain!”

…envio paz y luz….

.lenguaje

cristales de noche

-Me parece que le conozco a usted.
-No recuerdo haberle encontrado antes.
-¿De dónde viene usted?
-He dejado tantas veces el mismo lugar
que tengo la impresión, ahora, de no ser de ningún sitio…
-…pero habla usted una lengua muy concreta.
-La lengua de un país reconocible. El mío.

Edmond Jabès

Awakening of a Woman

Cinematic Orchestra – Awakening of a Woman (Man with a Movie Camera, Dziga Vertov, 1929)-
Man with a Movie Camera, (Russian: Человек с киноаппаратом) is an experimental 1929 silent documentary film, with no story and no actors, by Russian director Dziga Vertov, edited by his wife Elizaveta Svilova who helped with the process of deleting and adding new frames into the film.
Vertov’s feature film, produced by the Ukrainian film studio VUFKU, presents urban life in Odessa and other Soviet cities. From dawn to dusk Soviet citizens are shown at work and at play, and interacting with the machinery of modern life. To the extent that it can be said to have “characters,” they are the cameraman of the title and the modern Soviet Union he discovers and presents in the film.
This film is famous for the range of cinematic techniques Vertov invents, deploys or develops, such as double exposure, fast motion, slow motion, freeze frames, jump cuts, split screens, Dutch angles, extreme close-ups, tracking shots, footage played backwards, stop motion animations and a self-reflexive style (at one point it features a split screen tracking shot; the sides have opposite Dutch angles).

.abejas. mana y miel

es posible resurgir de las cenizas

cual áve fénix

las lecciones que tenemos que aprender, del dolor…


 Imagen


Cuando los Espíritus del fuego (las Salamandras) se arremolinan en el aire, y especialmente cuando transportan el polen, el polvo de las anteras, se animan con un intenso sentimiento, más intenso aún que el que mueve a los Silfos. Estos sienten su YO, su propio ser, en el vuelo de los pájaros. Los espíritus del Fuego sienten algo análogo ante las mariposas y los demás insectos. Les gusta seguir sus rastros en el aire. Esto les ayuda a propagar las ondas de calor y a concentrar el éter de calor en el ovario de las plantas. Para obrar la unión de este éter de calor, que debe descender al suelo, con la forma ideal de la planta, se alían con las mariposas y con los insectos. Siguiendo su estela, se precipitan de flor en flor; revolotean con ellos. Cuando seguimos con la vista a una mariposa o a un insecto, sentimos que su aura es algo muy especial que no se puede explicar sólo por el insecto en sí.
Las abejas, por ejemplo, tienen un aura clara, chispeante, maravillosamente luminosa, por así decirlo, deslumbrante, cosa que no se explica si no se señala que la abeja va siempre, acompañada de un Espíritu de fuego (Salamandra), íntimamente emparentado con ella. Para la mirada espiritual, la abeja vuela en el centro de un aura resplandeciente, transporta de flor en flor y de árbol en árbol a este Espíritu del Fuego, que conoce el sentimiento del Yo gracias a la abeja, a la cual querría estar completamente unido.
Por eso los insectos adquieren esa extraña fuerza, esa facultad de brillar en el Cosmos espiritual; pueden espiritualizar totalmente la materia física que les ha sido otorgada, e irradiarla en el espacio cósmico. Pero, de la misma manera que es el calor de la llama quien la hace brillar, así, en la superficie de la tierra, son los insectos, inflamados de ardor hacia esta tarea cósmica por los Espíritus del Fuego que les acompañan, quienes llevan hasta el estallido más vivo esa sustancia física espiritualizada que brilla en el Cosmos y que el hombre percibe en el momento en que desciende a la Tierra para encarnarse en ella…
Extracto de la conferencia del 10 de noviembre de 1923
…Cuando consumimos miel en la edad adulta, esta miel nos proporciona el mismo estimulante, las mismas fuerzas, que la leche al niño. Se trata de fuerzas formadoras que ahora actúan sobre todo el organismo desde el exterior, mientras que en el caso del niño actuaban desde dentro de la cabeza y a partir de la cabeza.
El niño, alimentado con leche, estimula con dicho alimento las actividades plásticas de su organismo. El adulto, cuando experimenta la necesidad de estimular las mismas actividades plásticas, debe consumir miel. No es necesario tomar cantidades enormes, pues lo que importa son las fuerzas presentes en la miel.
Así, los preceptos para una adecuada higiene alimentaria están inscritos en la propia naturaleza exterior. ¿Qué es lo que hacemos cuando imaginamos un país donde los ancianos son tan hermosos como los niños? Pensamos en un lugar donde manan ríos de leche y de miel. Ved con qué exactitud la antigua clarividencia instintiva inspiró a los poetas, que sueñan siempre con el país fabuloso “donde manan ríos de leche y de miel”.
Textos de Rudolf Steiner ©

 (A los Dakoff, con amor.

mi familia. Los amo)

Imagen

.la Diosa que hay en vós

Imagen

Cuando las Cabezas de las Mujeres se juntan alrededor “del fuego”


“Alguien me dijo que no es casual…que desde siempre las elegimos.

Que las encontramos en el camino de la vida, nos reconocemos y sabemos que en algún lugar de la historia de los mundos fuimos del mismo clan. 
Pasan las décadas y al volver a recorrer los ríos esos cauces, tengo muy presentes las cualidades que las trajeron a mi tierra personal.

Valientes, reidoras y con labia. 
Capaces de pasar horas enteras escuchando, muriéndose de risa, consolando. 
Arquitectas de sueños, hacedoras de planes, ingenieras de la cocina, cantautoras de canciones de cuna. 
Cuando las cabezas de las mujeres se juntan alrededor de “un fuego”, nacen fuerzas, crecen magias, arden brasas, que gozan, festejan, curan, recomponen, inventan, crean, unen, desunen, entierran, dan vida, rezongan, se conduelen.

Ese fuego puede ser la mesa de un bar, las idas para afuera en vacaciones, el patio de un colegio, el galpón donde jugábamos en la infancia, el living de una casa, el corredor de una facultad, un mate en el parque, la señal de alarma de que alguna nos necesita o ese tesoro incalculable que son las quedadas a dormir en la casa de las otras.

El futuro en un tiempo no existía. 
Cualquiera mayor de 25 era de una vejez no imaginada…y sin embargo…detrás de cada una de nosotras, nuestros ojos. 
Cambiamos.
Crecimos.
Nos dolimos.
Parimos hijos.
Enterramos muertos.
Amamos.
Nos enojamos para toda la vida, para descubrir que toda la vida es mucho y no valía la pena. 
Cuidamos y en el mejor de los casos nos dejamos cuidar.

Entonces…los cuerpos dieron cuenta de esas lides, pero todas mantuvimos intacta la mirada. 

La que nos define, la que nos hace saber que ahí estamos, que seguimos estando y nunca dejamos de estar. 
Porque juntas construimos nuestros propios cimientos, en tiempos donde nuestro edificio recién se empezaba a erigir.

Somos más sabias, más hermosas, más completas, más plenas, más dulces, más risueñas y por suerte, de alguna manera, más salvajes.

Y en aquel tiempo también lo éramos, sólo que no lo sabíamos.
Hoy somos todas espejos de las unas, y al vernos reflejadas en esta danza cotidiana, me emocionó.

Porque cuando las cabezas de las mujeres se juntan alrededor “del fuego” que deciden avivar con su presencia, hay fiesta, hay aquelarre, misterio, tormenta, centellas y armonía. 

Como siempre.
Como nunca.
Como toda la vida.

Para todas las brasas de mi vida, las que arden desde hace tanto, y las que recién se suman al fogón “
Fragmentos de Simone Seija Paseyro
Imagen