Mariposadel67

.las cartas más apasionadas del mundo-Apasionadas V

Scroll down to content

.las cartas más apasionadas del mundo-Apasionadas V

(Bernal)

En las cartas de amor es donde sale a la luz lo mejor de los amantes, como en este párrafo de Isadora Duncan a Gordon Craig

“Es sorprendente lo que siento cuando no estás aquí.
Me torno de repente muy sensible.
No me preocupo de comer o de dormir, pero reboso cariño y redoblo mi percepción de los sonidos, las luces y los colores.
Todo es cuestión de fuerzas magnéticas.
Las mismas que atraen a la Tierra alrededor del Sol en olas constantes de atracción y repulsión y que crean la armonía completa y maravillosa…
¿No somos maravillosos?
Olas de amor, amor, amor y amor, olas de amor.”

Tampoco se queda corto el poeta Dylan Thomas en esta carta a su esposa Caitlin:

“Caitlin. Me basta sencillamente escribir ese nombre, Caitlin.
No tengo que decir, querida mía, aunque lo repita noche y dia. Caitlin.
Y todas las palabras están en esa palabra. Caitlin, Caitlin, y puedo ver tus ojos azules, tus cabellos dorados y tu sonrisa queda y escuchar tu viz lejana.
Esa voz me dice ahora, al oído, las palabras que escribiste en tu última carta y, gracias, adorada, por el amor que revelas y envías.
Te quiero.
No lo olvides nunca ni un solo momento del largo y lento y triste día de Laugharne, nunca lo olvides en tus trances confusos, en tu vientre y en tus huesos, en tu cama de noche.
Te quiero.
Por todo este continente llevo tu amor dentro de mí, tu amor me acompaña cuando vuelo en avión.
En todas las habitaciones de los hoteles.
Cuando por un instante abro la maleta medio llena, como siempre, de camisas sucias.
Me tiendo y no duermo hasta el alba porque puedo sentir junto a mí los latidos de tu corazón, tu voz que pronuncia tu nombre y tu amor por encima del tráfico nocturno, sobre las luces de neón, hundido en mi soledad, amor mío…”

Y a veces las palabras suenan como música como en esta célebre epístola de Ludwig Van Beethoven a su no menos famosa amada inmortal. “¡Por muy ardientemente que me quieras, más, mucho más te quiero yo!”, le asegura.

Ludwig Van Beethoven a su amada inmortal:

Noche de lunes 6 de julio
“¡Tú sufres, adorado ser mío! Hasta hoy no he enterado de que debo depositar mis cartas en las posta los lunes y jueves por la mañana, únicos días en que hay servicio de correo para K***.
¡Tú sufres! ¡Ah! Por dondequiera que voy me acompaña tu recuerdo!.
¡Qué existencia! ¡Vivir sin tí! ¡Vivir sin tí abrumado por la bondad de los hombres en todas partes; bondad que procuro tan poco merecer, que creo merecer tan poco!
Me hace daño la humildad del hombre ante el hombre.
Considerándomeen relación con el Universo, ¿qué soy yo y qué es el que tiene por muy grande?
Y, sin embargo, he leído lo que hay de divino en el hombre; lloro cuando pienso que hasta el domingo por la noche no recibirás la presente carta.
¡Ah! ¡Por muy ardientemente que me quieras, más, mucho más te quiero yo!
Porque nada te oculto de mis sentimientos. ¡Buenas noches! Cuando se está haciendo la cura de aguas es necesario acostarse temprano.
¡Oh Dios Mío! ¡Tan cerca! ¡Tan lejos! ¡Tan lejos! ¿No es nuestro amor un verdadero palacio celeste, sólido como el firmamento?.”

Saludo matinal, el 7 de julio
“Aunque todavía en la cama, mis pensamientos van hacia tí, mi Amada Inmortal, unas veces alegre y otras tristes, aguardando a saber si el destino nos escuchará.
Sólo concibo la vida enteramente contigo o inexistente.
Sí, estoy resuelto a vagar lejos de tí hasta que pueda volar tus brazos y decir que me hallo enteramente en mi hogar, enviar al país de los espíritus mi alma envuelta en tí.
Si, por desgracia, tiene que ser así, te sentirás más resuelta puesto que conoces mi fidelidad… Nadie puede volver a poseer mi corazón, nunca, jamás.
¡Oh, Dios mío! ¿Por qué es necesario que me separe de quién tanto amo?
Pero mi vida en W [Viena] es ahora miserable; tu amor me hace al tiempo el más felíz y el más desgraciado de los hombres.
A mi edad, necesito una vida tranquila y firme.
¿Puedo conocerla en estas condiciones?
Ten calma; sólo mediante una serena consideración de nuestra existencia lograremos nuestro propósito de vivir juntos.
Ten calma, quiéreme, hoy, ayer, qué melancólico anhelo de ti, de ti, vida mía, mi todo, adiós.
No dejes de amarme.
Nunca juzgues mal al fidelísimo corazón de tu enamorado L.
Siempre tuyo
Siempre mía
Siempre uno para el otro…”
-Selección de Alicia Misrahi

 

4 Replies to “.las cartas más apasionadas del mundo-Apasionadas V”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: