.las cartas más apasionadas del mundo-Domésticas II

.las cartas más apasionadas del mundo-Domésticas II

La relación entre Goethe y Christiane Vulpius fué apasionada y familiar a la vez. Él la llamaba su “criatura natural” por su apasionamiento, pero también era para él su refugio. Hasta enternece ver en estas cartas a un Goethe tan cotidiano… y hasta dulcemente celoso.

Johann Goethe a Christiane Vulpius
Verdún, 10 de septiembre de 1792
“Te he escrito ya muchas cartas y no sé cuándo te llegarán. No las numeré, pero desde ahora comienzo a hacerlo. He aquí otra vez noticias de que me encuentro bien, de que te quiero entrañablemente. ¡Si estuvieras tu ahora conmigo! Por todas partes hay camas anchas y grandes y no podrías quejarte, como a veces ocurre en casa. ¡Ay, mi cariño! No hay mejor cosa que estar juntos. Nos lo hemos de repetir cuando nos volvamos a reunir. ¡Figúrate! Estamos tan cerca de la Champagne y no encontramos ni un vaso de buen vino. En el dominio de la mujer parece que se estará mejor cuando mi cariño se ocupe de la cocina y de la despensa.
Sé un tesoro en la casa y prepárame una vivienda bonita. Cuida del pequeño y consérvame tu cariño. ¡Consérvame tu cariño! Pues a veces soy celoso en pensamiento y me imagino que te pudiera gustar otro más, puesto que encuentro a otros hombres más guapos y agradables que yo. Pero eso no lo tienes que notar tú, sino que me tienes que considerar como el mejor, pues te quiero enormemente y nada me gusta fuera de tí. Sueño a menudo contigo, muchas cosas confusas, pero siempre el que nos queremos. Y con eso basta.
A mi madre le he encargado dos colchones, cojines de plumas y otras varias cosas buenas. Haz que nuestra casita esté bien arreglada; de lo demás ya se cuidará. En París habrá toda clase de cosas, en Francfort hay otro baratillo. Hoy ha salido para allá una cestita con licores y un paquetito con dulces. Siempre ha de añadirse algo al fondo de reserva de la casa.
Consérvame tu cariño y sé una niña fiel; lo demás es secundario. Todo el tiempo que no tenía tu corazón, ¿de qué me servía lo demás? Ahora que lo tengo, quisiera conservarlo. Por ello también soy tuyo. Besa al niño, saluda a Meyer y quiéreme…”

-G.

-Selección de Alicia Misrahi

2 pensamientos en “.las cartas más apasionadas del mundo-Domésticas II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s