.las cartas más apasionadas del mundo-Odiosas I

Zelda Sayre and F. Scott Fitzgerald pose for a photo at the Sayre home in Montgomery, Ala., in 1919, the year before they married.

Zelda Sayre and F. Scott Fitzgerald pose for a photo at the Sayre home in Montgomery, Ala., in 1919, the year before they married.

“El amor es amargo y se acabó,
y el resto es para los mendigos
sentimentales de la tierra.”

Zelda Fitzgerald

Eran jóvenes, tenían talento, se amaban, eran divertidos y envidiados y… se hicieron intensamente desgraciados. En esta amarga carta de Zelda a Scott Fitzgerald, ella repasa los principales episodios de su vida en común.

Zelda a Scott Fitzgerald
1930
“Me dejabas cada vez más sola y aunque te quejabas de que era el apartamento o los sirvientes o yo, sabía que la verdadera razón de que no pudieras trabajar era que te pasabas fuera la mitad de la noche y te encontrabas mal y bebías contínuamente. Fuimos a Cannes. Continuaré las clases (de danza) y reñimos. No me dejabas despedir a la niñera que tanto Scottie como yo detestábamos. Te denigraste en la fiesta de Barry en el yate de Montecarlo, en el casino con Gerald y Dorry. Muchas noches no volvías a casa. Entraste en mi habitación una vez en todo el verano, pero no me importaba porque yo iba a la playa por la mañana, tenía clase por la tarde y paseaba por la noche. Estaba nerviosa y no me encontraba muy bien pero no sabía cual era el problema. (…)
No podía entrar a las tiendas a comprar ropa y me sentía muy confusa emocionalmente… En febrero, cuando estuve tan mala con bronquitis que me aplicaban ventosas todos los días y tuve fiebre dos semanas, tenía que trabajar porque no podía vivir si no, y aún no entendía lo que estabas haciendo. Ni siquiera sabía lo que quería. Entonces fuimos a África y cuando volvimos empecé a darme cuenta porque percibía en los demás lo que ocurría. No me deseabas. Dos veces dejaste mi cama diciendo: “No puedo. No entiendes…” No entendía. (…).
Fui a Malmaison. Tú no podías ayudarme. Ya no te culpo, pero si me lo hubieras explicado lo habría entendido porque lo único que yo quería era seguir trabajando. Tenías otros asuntos: beber y jugar al tennis y no nos preocupábamos el uno del otro. Tú me odiabas por pedirte que no bebieras (…).
Así que aquí estoy, después de cinco meses de desdicha, angustia y desesperación. Me alegra que lo consideres material para un cuento y me alegra que te intereses por los deportes, tengo montones de cosas en qué pensar y supongo que he llegado sola hasta aquí podré hacer el resto del camino, pero si se tratara de Scottie no pediría que pasara el mismo infierno, y si fuera Dios no lo justificaría ni encontraría una razón para imponerlo, excepto que estuvo mal, por supuesto, amar a mi profesora cuando debía amarte a tí. Pero no te tenía para amarte, no desde mucho antes de amarla a ella.
Acabo de empezar a darme cuenta de que la sexualidad y los sentimientos tienen escasa relación. Cuando acudí a ti dos veces el verano pasado y te pedí que volviéramos a empezar fué porque creí que me estaba compremetiendo sentimentalmente de veras y creando situaciones para las que no estaba moral ni materialmente preparada. (…)
La diminuta vela de Sandy no fué un gran esfuerzo, pero requería algo mejor que tu semana de borrachera para extinguirse. No te importaba: así que seguí y seguí, bailando sola y, no importa lo que pase, aún sé que en mi corazón que es un juego sucio, despiadado; que el amor es amargo y se acabó y que el resto es para los mendigos sentimentales de la Tierra y es casi el equivalente de la gente que se estimula con postales obscenas.”

[.el largo camino de la oscuridad
El 23 de abril de 1930 Zelda es ingresada en Malmaison, pero decide volver a su casa en contra de la opinión de su médico. Zelda sufrió su primera crisis depresiva en 1926 y a partir de ese momento se deslizó sin pausa hacia la locura. En mayo de 1930 ingresó en una clínica psiquiátrica donde le diagnosticaron esquizofrenia.
A pesar de sus encuentros y desencuentros, de sus problemas, de sus borracheras y de su falta de entendimiento, se querían. “Oh, Zelda, ésta tenía que haber sido una carta muy fría, pero no es eso lo que siento por tí. Una vez fuimos una sola persona y siempre será un poco así…”, escribió Scott Fitzgerald en una carta de 1938 que no llegó a enviar…]

-Selección de Alicia Mizrahi

32 pensamientos en “.las cartas más apasionadas del mundo-Odiosas I

  1. Para esa época, eran una pareja de ensueño, que representaron el mito de la pasión y del desamor, el éxito y la tragedia, el alcoholismo y la locura. Un triste desenlace. En sus obras y en sus vidas, siempre quedará algo en nosotros.

    • Hola Margaret!! Muy Bienvenida!
      Si… vivieron al extremo y al límite. Todo eso que decís y todo junto a la vez… como si no quisieran perderse de nada, embriagados los dos, de la vida.
      Leiste sus obras? A mi me toca hacerlo… leer estas cartas me incentiva a conocer más…!

      • Gracias Gabi. Así es. He podido leer parte de su contexto existencial. Te invito a entrar en sus obras y también a leer su segunda novela: “Hermosos y malditos”. En esta novela se reconoce el don del escritor de anticiparse a su propia realidad. Hay mucho en sus obras en esta época actual. Feliz día con almabrazos de luz.

  2. Gabi, acabé la otra noche viendo “medianoche en parís” como me recomendaste… Muy apropiado para leer ahora esta tu entrada. De más está decir que me encantó, Allen acaricia mucho y no ha dejado de soñar.
    Gracias, una vez más. 😉

    • Si. Mucho dolor, Edda.
      Yo no lei su obra, pero Margaret dice que Scott, era un visionario. Ya el título de su segundo libro, invita a leerlo…
      esto es una partecita de la peli “midnight in paris” donde aparecen ellos dos… Zelda y Scott

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s