.dos poemas escogidos

.dos poemas escogidos

Oréade

Mar, agítate.
Agita tus pinares puntiagudos,
lanza tus enormes pinos sobre
nuestras rocas;
echa tu verdor sobre nosotros,
cúbrenos con un fangal de abeto.

Jardín

I

Tú eres clara, rosa,
tallada en roca, dura
como tormenta de granizo.

Podría escarbar el color
de los pétalos como
tinte desaguado de una roca.

Si pudiera quebrantarte
yo podría quebrantar un árbol.

Si pudiera sacudir
si pudiera quebrantar un árbol,
yo podría quebrantarte.

II

Oh viento, desgarra el calor,
raja el calor,
desgárralo en jirones.

La fruta no puede caer
con este aire tan denso.
No puede caerse al calor
que estruja y desnariga
las puntas de las peras
y redondea las uvas.

Corta el calor,
labra sobre él
deshaciéndolo a ambos lados
de tu camino.

-H.D. (Hilda Doolittle). ( Collected poems 1912 – 1944, New Directions Books, 1983)

6 pensamientos en “.dos poemas escogidos

  1. El mar arrogante que nos embiste…
    El aullador viento que no resiste
    más allá de lo que nosotros asumamos
    que debamos asumir…
    Y la rosa, en su tocado sutil y poderoso
    similar al de la alondra que en su vuelo,
    sobre ese mar y bajo ese cielo,
    nos pretende sugerir, que por encima de esa rosa
    sólo aguanta más allá de su color una sola cosa…
    El perfume de lo que soñó ser,
    en ese porte que la adorna con el traje casi invisible
    de una flor respetada reverente por el viento
    entre las hierbas del jardín.
    Nobles los espíritus que en su disfraz
    de mar y viento, atienden sólo al destino cierto
    de que en este mundo de traslúcidos espejos,
    aspirar nada más podemos
    a tras nosotros y nuestro ausentes al fin pasos,
    dejar ese perfume que al aspirarlo aroma sea por vocación eterno.

    Dama Dakoff, seamos como esa flor que imposible es quebrantarla
    en su espíritu, como imposible es quebrantar al mar,
    o someter eternamente al viento…
    Seamos una rosa o seamos un jazmín, eso no importa,
    pero convirtamos el gusano en mariposa
    y poblemos con sus alas el jardín
    de los gozos de esta vida,
    y hagámoslo por vos,
    y hagámoslo también por mí… Y hagámoslo por todos!
    Yo soñé que el mundo, puede sin duda ser al fin feliz…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s