.corales de luz

Imagen

 

espejo más profundo

donde se reflejan luciérnagas que encienden cada rincón del alma

dejan el perfume de un sonido íntimo, suspendido en el aire

que resuena en el murmullo del río estelar…

Gabi Dakoff

ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen
“Celebración del Otoño…
En el comienzo del Otoño se celebró el equinoccio en el pequeño hogar del antiguo retablo. Muchos vinieron de diversas comarcas y trajeron un regalo para el Otoño. En este ámbito conmemorativo hubieron danzas y cantos y una hermosa velada, donde las primeras hojas secas fueron invitadas al juego antes de las últimas luces del día. El buen vino del reluciente verano fué pasando a través de esa larga mesa bajo el portal desde donde podía verse llanuras y pequeños bosques bajo una cúpula transparente de cielo claro.
Luego de la alegría compartida, de los bailes y el arte dramático, vino el silencio y el reposo. El fuego ya estaba encendido y el crepitar de las hojas y llamas difundía un agradable aroma. El humo subía hacia las copas altas de los árboles y todo se iba impregnando dando paso al nuevo Otoño, una nueva estación en el camino de nuestra vida.
Fué entonces que el Jardinero se arrimó al fuego y saliendo de su mudez habló y recitó estas imborrables escenas:
Ojos de Agua
Profiere la palabra
que persiste en tus entrañas,
que jala tu mente y
que grita sin sonido.
Desnúdate de esta mudez
naciendo a la estoica vigilia
y deja libre de una vez
la palabra que no quieres escuchar.
Dilo tan fuerte como lo piensas,
sácalo de la penumbra
y de la monótona esclavitud.
Desenreda los hilos que
estrangulan tu garganta
y que estrujan tu pecho.
Como un pecho salta y sale
a la superficie.
Toma este aire en tu cuerpo
y vuelve a sumergirte
en el océano que no ves.
Tus ojos son de agua y como el pez,
no puede ver el mar…”
-Awankana
Introducing the Firefly Time-Lapse!

13 pensamientos en “.corales de luz

  1. !Qué bonito! !Qué metáforas has enlazado, bellísimas! Es tu primoroso bordado de seda italiana.
    ¿En qué estado de gracia inspirada has adornado el alma con tanta belleza? !Gracias! !Felicidades!
    Ramón

  2. Tengo muchos recuerdos de luciérnagas y no solo de pibe, hace sólo unos meses jugaba con luciérnagas en los bosques de Cantabria. Siento que esa luz también la llevamos nosotros dentro y que cuando nos desnudamos de todo cuanto no somos nosotros, esa luz bien puede percibirse… 😉

      • Vuestro avatar es una flor y vos sos una mujer mariposa. Yo creo que las luciérnagas están a mitad de camino de ambas y esto le dice a mi corazón que volveréis a jugar con luciérnagas…

      • 😀 😀 😀
        Necesito vuestra ayuda Gabi…
        Hablame de San Telmo piba, que lo necesito para el relato. Puedo buscarlo en internet claro, pero quiero el San Telmo que vos conocés, el que ha visto tus ojos, el que ha sido pisado por tus pies, ese San Telmo que vos respirasteis alguna vez y que te penetró. Hablame del lugar donde Alfredo conoció a aquella mujer. Se mis ojos, regálame esas sensaciones que guardas en tus recuerdos de San Telmo, vos me entendés… 😉

      • mira este video, no sé si te inspire… https://www.youtube.com/watch?v=_EnTZObq4U8

        ah San Telmo y sus callecitas empedradas…
        aire de arrabal y tango…
        la calle Defensa es un mundo de gente, los dias domingos. se cierra y se hace patonal y su plaza pequeña, llamada Dorrego se llena de transeúntes que buscan con cara de asombro, los puestos de antiguedades y otros pequeños tesoros, que parecen salidos del baúl del tiempo, como pequeñas piezas de luz, que bailan entre una estatua que se mueve por monedas, y una pareja que más allá baila el tango… ella tiene más de sesenta años y las medias de red negras corridas, pero su sonrisa y magia, preservadas. Baila con el alma en sus pies. La gente se arremolina para verlos. No es para menos, se sacan chispas con la mirada. El anticuario de la esquina, se sonrie. Ya está acostumbrado a verlos. Y la plaza, como siempre, colmada de gente. Llena de palomas que se hacen un festin. No te olvides del payaso con el globo. Siempre atento a despertar una sonrisa en los niños, que pasan. Y en algunos grandes, también. Un hombre viejo y sonriente enpuja un carrito de metal. Lleva dentro crujiente manzanas recubiertas de caramelo, para vender. Algunos chicos se agolpan entusiasmados, atraidos por el delicioso perfume que despide. Hay aroma a garrapiñadas en el ambiente. Destila niñez, ese hombre a cada paso que da.
        Los cuadros exquisitos y detallistas de Rajadell, conviven en la misma cuadra con la voluptuosa plateria del Maestro Pallarols, mientras los ángeles pasean a cada rato en cada pared fileteada y conviven como si fuera un cambalache, barcitos modernos y antiguos como el bar británico (que no sé si sigue existiendo ya) los zaguanes con glicinas, los faroles que sueñan con malevos de antaño y por que no decir el Viejo Almacen una pequeña esquinita de Buenos Aires tanguera de alma… San Telmo precioso lleno de callecitas quebradas y cortadas…

      • No esperaba tanto cara mía…
        Espero que cuando vaya publicando el relato veas reconocible a san Telmo.
        Me acabás de hacer un regalo muy grande y muy lindo piba. Sos un tesoro. Gracias por hacerme volver a sentir que las palabras acarician.

      • Bueno, no es para tanto… fui un poco torpe con las palabras… es muy poquito lo que pude contarte de ese barrio que tiene mucha magia. Seguramente Edda que vive ahi, podrá ser más justa, para describirtelo! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s