.soneto LXVII

soneto LXVII

 

“La gran lluvia del sur cae sobre Isla Negra
como una sola gota transparente y pesada.
El mar abre sus hojas frías y la recibe.
La tierra aprende el húmedo destino de una copa.

Alma mía, dame en tu beso el agua
salobre de estos meses, la miel del territorio.
la fragancia mojada por mil labios del cielo,
la paciencia sagrada del mar en el invierno.

Algo nos llama, todas las puertas se abren solas,
relata el agua un largo rumor a las ventanas,
crece el cielo hacia abajo tocando las raíces.

Y así teje y desteje su red celeste el día
con tiempo, sal, susurros, crecimientos, caminos.
Una mujer, un hombre, y el invierno en la tierra…”

-Pablo Neruda (De “Cien Sonetos de Amor”)

“Tome flores de piedra del mar
para adornar su pelo,
conchas de agarre con los colores del arco iris
para llevar en su cuello,
obtener los corales para parecer tus labios
sólo lo que ofrecer …”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s