.una Navidad no es Navidad sin regalos

.una Navidad no es Navidad sin regalos

(pino alimonado en Bernal)

“Una Navidad no es Navidad sin regalos.”
-Jo March (Louisa May Alcott)

 

“Jo tiene razón.
¿Recuerdas cuando se quejaba de no tener dinero para comprar regalos en ‘Mujercitas’?.
La Navidad es época de regalos.
Siempre lo ha sido.
Pero nos sentimos incómodos al ver hasta qué punto predomina el aspecto comercial de la fiesta.
Les decimos a nuestros hijos que recuerden cuál es la verdadera razón de ser de las navidades, aunque a nosotros mismos nos cueste recordarla cuando nos vemos atrapados en el caos y la conmoción de las fiestas.
Reflexionemos hoy sobre el papel real de los regalos en la historia de la Navidad.
Aquéllos fueron unos regalos envueltos en milagros y probablemente por eso no los encontramos en las tiendas ni en los catálogos de ventas por correo.
El primer regalo fué del Espíritu: amor incondicional.
El siguiente regalo lo hizo una adolescente judía que se llamaba Miriam y a quien su familia y sus amigos llamaban María.
Su regalo de Navidad fué la abnegación, la renuncia total al ego y la voluntad necesaria para traer el cielo a la tierra.
Los regalos de su prometido, José, fueron la confianza y la fé.
Tenía confianza en cuanto a que María no esperaba el hijo de otro hombre, sino que creía que había un plan divino para sacarles del apuro.
El niño trajo perdón.
Plenitud.
Segundas oportunidades.
Los regalos de los ángeles fueron noticias de consolación, alegría y paz, la garantía de que no había nada que temer, y de que lo apropiado era pues, alegrarse.
El regalo del pastorcillo fué la generosidad: su cordero favorito como regalo para el bebé.
Los regalos de la esposa del posadero fueron la compasión y la caridad: un lugar cálido, seco y seguro para la familia sin hogar, su mejor cubrecama para abrigar a la madre y al pequeño, dar de comer a José, heno para el asno.
Tres reyes de Oriente recorrieron un largo y penoso viaje siguiendo una estrella luminosa en busca de un rey que acababa de nacer.
Los sabios habían anunciado la venida del “Rey de Reyes” y sus camellos transportaban tesoros con los que querían honrar su llegada.
Pero cuando llegaron a Belén se encontraron al príncipe recién nacido en un establo en vez de en un palacio.
Los sabios se llevaron una gran sorpresa y desenvolvieron el oro, el incienso y la mirra, pero sus verdaderos regalos fueron la maravilla, la aceptación y el valor.
Ofrecieron maravilla, renunciando a la lógica, la razón y el sentido común.
Aceptaron lo imposible y dejaron el escepticismo en suspenso durante el tiempo suficiente para engañar al loco rey Herodes, que buscaba frenéticamente al niño que iba a cambiar al mundo.
Con valor, arriesgando su propia vida, los sabios ayudaron a la joven familia en su huida hacia Egipto en busca de refugio.
Oh, si. La Navidad es época de regalos.
Nada excepto regalos.
¡Pero qué regalos!
Regalos atados con las fibras del corazón.
Regalos que sorprenden y deleitan.
Regalos que transforman lo mundano en milagroso.
Regalos que alimentan el alma tanto de quién los hace como de quién los recibe.
Regalos perfectos.
Regalos auténticos.
Los regalos del Espíritu, de una adolescente asustada, de un desconcertado novio, del niño, de los ángeles, del pastorcillo, de la esposa del posadero. Los regalos de los Reyes Magos.
Amor incondicional.
Abnegación.
Confianza.
Fé.
Perdón.
Plenitud.
Segundas oportunidades.
Confortación.
Alegría.
Paz.
Generosidad.
Compasión.
Caridad.
Maravilla.
Aceptación.
Valor.
Hacer tales regalos.
Abrir verdaderamente nuestro corazón para recibir tales regalos con agradecimiento.
Una Navidad no es Navidad sin regalos…”

-Sarah Ban Breathnach

 

10 pensamientos en “.una Navidad no es Navidad sin regalos

  1. Gabi bonita, cuántos recuerdos me vinieron a la mente cuando leí lo de “Mujercitas”, me gustaban tanto los libros de Louisa May Alcott.
    Así es … Navidad no es Navidad sin regalos … María que acepta ser madre del Hijo de Dios, Jesús que se encarna para salvarnos y … José que cree lo que el ángel le dice … cuida a María y a Jesús … para qué más regalos … esos son suficientes.
    Te quiere y desde Lima te mando todo mi amor en mil besos … Ceci Soyer

  2. Es verdad, los verdaderos regalos son los espirituales Buda tambien nos dejo enseñanzas y valores para perfeccionar nuestra vida. Trabajamos para enriquecernos con sus virtudes fundamentales: la sabiduria para el conocimiento profundo de todos los fenomenos, el coraje para sobrellevar los obstaculos que se nos presentan en la vida y el amor compasivo hacia todos los hombres.
    El video hermoso. Feliz Navidad!! Omedeto!!! un fuerte abrazo

  3. En lo personal doy gracias a D’os y a la vida por haber tenido el inmenso regalo de conocerte, gracias amiga de ruta por estar siempre presente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s