.tú, la diosa de la danza griega

isadora duncan3

 

 

 

Serguéi Esenin y sus musas: Zinaida Raij e Isadora Duncan

En memoria de Isadora Duncan
[1]
“¡Ay, Isadora, diosa antigua
de extraordinaria belleza,
renacida para el hombre moderno!
Con tu pequeña túnica de gasa incolora
danzas alrededor del dios Pan
y ya las bacantes quedan seducidas
ante la armonía y elasticidad de tu cuerpo.
¿Qué transmitías con tus gestos,
con tus elocuentes brazos,
con tu lindísimo cuello de cisne,
con esas piernas de ninfa de los bosques?
¡Oh diosa del ritmo,
dríade que nos besa,
mientras danza!
Acá viniste para mostrarnos
que la pura belleza femenil,
la belleza de la antigüedad griega,
la belleza de la danza clásica griega,
la mujer en estado sublime…
todo ello había cobrado vida en ti.
[2]
Isadora: tú y la danza.
Con esos ritmos…
—fluidez de movimientos,
depurada expresión que provoca
fuerte emoción interna—
ya nos penetra tu aire sibilino.
Esos delicados gestos
que denotan tu divinidad…
¿cómo renacieron,
dónde su raíz auroral?
Yesenin compone unos versos
que tus formas consagran;
y te observa embelesado
sintiendo el suave tacto
de tu luz en su selvática alma.
“La expresión, sí;
cuidad la expresión:
el rostro es el alma”.
Sabed que Isadora abrió sus brazos,
que Serguéi cayó de rodillas, abrazándola,
y exclamando con voz entrecortada:
—¡Isadora, Isadora mía, mía!
Luego, ella bailó,
y él recitó poesías.
Qué profético fue, ¡oh diosa!,
el tiempo que viviste,
pues te procuró la íntima tragedia.
Todo lo diste con la danza:
la suavidad, la armonía,
la noble expresión…
Ahí estás con tu corta túnica,
con tus doradas sandalias,
danzando en las alturas
de un siglo que mira atrás,
redescubriendo vieja alborada.
Aquel, siempre odiado, echarpe
—en connivencia con la rueda del coche—
acabó con tu vida;
con una vida rebosante de belleza
y delicadeza femenil;
mas jamás con tu imponente danza.
—Es un niño, un poeta-niño
que compone poemas de cielo.
Y si tú no lo dijiste,
lo digo yo, con entereza.
A ti, dulce Isadora,
las arreboladas nubes
única diosa te proclaman.
Y sobre blancas nubes
os encontraréis de nuevo los dos:
tú, la diosa de la danza griega,
y ese alocado poeta ruso que,
sobre ladridos de perro, canta.”

 

Esenin se conoció con Zinaida en 1917 y muy pronto se casaron.
Después de la boda los recién casados se instalaron en el pasaje Liteyniy.
Zinaida trataba de hacer su casa agradable y hospitalaria.
Aunque el idilio no duró mucho.
Después del nacimiento de la hija Tanya el amor se apagó.
Esenin fue el primero que se rindió.
Ser el marido y el padre ejemplar le impedían los amigos y enemigos, versos y fama, el vino y los escándalos diarios.
Zinaida Nikolaevna con todas sus fuerzas trataba resguardar un hilito que unía sus destinos, pero antes del nacimiento del segundo hijo Esenin abandonó la familia.
Zinaida sufrió mucho el divorcio.
Sergei estaba en el apogeo de la gloria, cerca de él a menudo aparecían otras mujeres.
Raij a su vez se quedó con dos niños en las manos, con la pobreza y el alma completamente destrozada.
En el otoño de 1921 Zinaida entró en el estudio del Vsevolod Meyerhold, quien descubrió su talento, la convirtió en una actriz excelente y le regaló a Zinaida el hogar y la familia así como también adoptó los dos hijos de Esenin.
Zinaida disfrutaba de la vida feliz, en la que todo estaba bien, pero Esenin de nuevo apareció en su camino.
Los éxitos de su ex esposa lo sorprendían, humildad y gratitud que Zinaida sentía a Meyerhold lo han herido dolorosamente.
El poeta de vuelta la quiso conquistar y parecía que ganó en esta batalla silenciosa, cuando Zinaida Nikolayevna secretamente comenzó a encontrarse con él.
Pero esas citas sólo agregaron amargura y dolor a sus relaciones complicadas.
Meyerhold, locamente enamorado de su mujer caprichosa, trataba en lo posible darle más papeles en el teatro, evidentemente sospechando de su infidelidad.
En una de las reuniones con Esenin Raij decidió romper esa difícil relación al decir: “Los paralelismos no se cruzan”.

 

 

En el otoño de 1921, durante su visita al estudio del pintor Georgi Yakulov, Esenin se reunió con sede en París bailarina estadounidense Isadora Duncan, una mujer de 18 años mayor que él, que conocía sólo una docena de palabras en ruso.
Él no hablaba idiomas extranjeros.
Se casaron el 2 de mayo de 1922.
Esenin acompañó a su esposa de celebridades en una gira por Europa y los Estados Unidos, pero en este momento de su vida, una adicción al alcohol había salido de control.
A menudo borracho, Esenin había rabia violenta que destruyó las habitaciones del hotel y las perturbaciones causadas en los restaurantes.
Este comportamiento recibió una gran cantidad de publicidad en la prensa internacional.
Su matrimonio con Duncan fue breve y en mayo de 1923, regresó a Moscú.
Casi de inmediato se involucró con la actriz Augusta Miklashevskaya.
Se rumorea que se casó con ella en una ceremonia civil, aunque no había obtenido el divorcio de Duncan.
Ese mismo año tuvo un hijo por el poeta Volpin Nadezhda.
Sergei Esenin nunca conoció a su hijo por Volpin, pero Alexander Esenin-Volpin creció para convertirse en un poeta.
También fue un destacado activista de la Unión Soviética disidente.

 

 

isadora duncan

isadora duncan2

 

“¡Escóndete, desaparece, estirpe
de fétidos sueños y pensamientos!
Sobre la testa de piedra llevamos
el fragor de las estrellas.”
.
“…no escaparemos de la tormenta,
aceptaremos las pérdidas,
para resonar en el azul
como batientes de invisibles puertas.”
.

El 27 de diciembre de 1925 se suicidó en el hotel Angleterre de Leningrado, ahorcándose.
Dejó escrito un poema de despedida dirigido a su amigo el poeta Volf Ehrlich:

“Adiós, amigo mío, adiós
tú estás en mi corazón.
Una separación predestinada
promete un encuentro futuro.
Adiós, amigo mío,
sin estrechar la mano ni palabra
no te entristezcas y ninguna
melancolía sobre las cejas
morir en esta vida no es nuevo,
pero tampoco es nuevo el vivir.”

Antes había escrito:
“Sí, yo poco me he dispuesto
para una vida en paz y entre sonrisas.
Y cuanto más corto ha sido mi camino
tanto mayores mis caídas.”

 ZINAIDA RAIJ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s