.quien busca no halla, pero quien no busca es hallado

Kafka1906

milena

franz kafka  y milena jesenska

Franz Kafka y su musa, Milena Jesenska

Milena Jesenská, se casó con el escritor judío Ernest Pollak, a pesar de la desaprobación de su padre.
Pronto el matrimonio comenzó a ser insoportable para Milena y buscando la independencia de su esposo comienza a realizar traducciones y dar clases de checo.
En 1919, ella lee algunos cuentos del escritor checo de lengua alemana a Franz Kafka y le escribe pidiendo su autorización para traducirlos al checo.
Esta carta será el comienzo de una apasionada correspondencia entre ambos que durará dos años (1920 –1922) y en los que sólo tendrán cuatro encuentros personales.
A la muerte de Kafka en 1924 ella escribe en Viena una nota fúnebre para el diario Narodni Listy de Praga donde dice “tímido, retraído, suave y amable, visionario, demasiado sabio para vivir, demasiado débil para luchar, de los que se someten al vencedor y acaban por avergonzarlo”.
Su vida es una novela trágica junto con un resumen de la historia de Europa Central, en la primera mitad del siglo XX.
Conoce a Franz Kafka en 1920, a quien le hace traducciones, y él se vuelve loco por ella.

Desde su primera reunión, que no tocó el suelo, como lo demuestra su correspondencia:
“Necesito que esta vez, y mil veces más de tiempo: en cualquier momento puede haber en el mundo, la idea de que, respirar en ti, (…) para sentir que te pertenezco…”

El 2 de diciembre de 1921, Kafka parece literalmente alcanzado por un rayo:
“Milena siempre, o tal vez no Milena sino un principio, una luz en la oscuridad. Es el cielo en la tierra por mal camino….”

Pronto, las cartas de Milena se vuelven un medicamento esencial para Kafka.
Ansioso, Kafka sigue deplorando su dependencia, así como el temor a la retirada:
“Ayer le aconsejé que no me escriba todos los días; No he cambiado de opinión, sería muy bueno para nosotros, y todavía voy a asesorarla, e insisto aún más; te lo ruego; escríbeme todavía todos los días, usted no tiene que poner algo muy largo,(…) sólo dos líneas, una palabra, pero sin esa palabra no me puedo pasar sin un sufrimiento terrible.”

Sin embargo escribía a Milena cosas tan hermosas como ésta:
“Por el hecho de amarte (y es evidente que te amo, tontuela, así como ama el mar a un guijarro diminuto en su fondo, exactamente así te cubre mi amor, y ojalá pueda ser a tu lado también el guijarro, el cielo lo permita), amo al mundo entero , lo que incluye tu hombro izquierdo, no, primero fue el derecho , por tanto lo beso cuando se me ocurre y tu cara sobre mi en el bosque y el reposar sobre tu pecho , casi desnudo. Y por eso tienes razón al decir que ya una vez fuimos uno, y en ese sentido no siento ningún temor, no , más bien es mi única felicidad y mi único orgullo . Por eso justamente estoy tan agradecido a ti , y también por eso es natural que a tu lado sienta el colmo de la inhibición y de la libertad, y además , por eso al comprenderlo he renunciado a toda otra vida”

En nadie confiaría Kafka en su vida tanto como en Milena, a quién llegó a confesar cosas que a nadie había dicho, como la primera relación que tuvo con una mujer, y además le entregaría años después su “Carta al padre”, que era lo más íntimo que tenía
Al final de la carta añade:
“Advierto que no consigo recordar su rostro en detalle. Sólo recuerdo cómo se alejaba entre las mesitas del café;su figura, su vestido todavía los veo”.

Finalmente Kafka, físicamente débil e intensamente acurrucado en su arte, optó por poner fin a sus relaciones epistolares:
“Estas cartas deben dejar de zigzag, Milena, que nos hacen loco. No puedo seguir manteniendo un huracán en mi habitación! Sí, estas cartas son el origen de la falla para salir de estas cartas.”
(…)
“Reflexione , además Milena, en qué condiciones me acerco a usted, que viaje de treinta y ocho años hay detrás de mí (y un viaje mucho más largo todavía , porque soy judío) , y cómo, al tomar una curva aparentemente causal del camino, la veo , cuando no esperaba verla, y menos aún tan definitivamente tarde, entonces Milena ,no puedo gritar, ni tampoco grita nada en mí, ni siquiera digo mil tonterías, porque no están en mí, y quizá sólo advierto que estoy arrodillado al ver que sus pies están ante mis ojos y al acariciarlos.”

Y luego añade
“Estamos jugando a un juego infantil , yo me arrastro por la sombra , de un árbol a otro, estoy en pleno camino, usted me llama, me señala los peligros, quiere darme ánimos , se desespera al ver mi paso inseguro, me recuerda la seriedad del juego…no puedo, desfallezco, ya he caído. No puedo escuchar al mismo tiempo las voces terribles de mi interior y la suya, pero en en cambio puedo oír la suya sola y confiar en usted , en usted como en nadie más en el mundo” Y termina pidiendo que le ayude a no ir a Viena, preso del temor y la inseguridad “No quiero (¡Milena, ayúdeme!¡Comprenda más que lo que le digo!) , no quiero (esto no es un tartamudeo) ir a Viena porque no podría soportar la tensión mental. Estoy mentalmente enfermo, la enfermedad de los pulmones no es más que un desbordamiento de la enfermedad mental”

Milena es el resultado en muchos de los libros de Kafka: “Contemplación”, “El conductor” (primer capítulo de la novela inacabada América), “El veredicto” y “Metamorfosis”.
Posteriormente, se tradujo los autores de habla alemana (Heinrich Mann, Franz Werfel), pero también francés (Jules Laforgue, Apollinaire, Romain Rolland …)
En Praga, se casó en 1926 con el arquitecto Jaromir Krejcar pero luego se divorcio unos años más tarde. Los datos biográficos que siguen es admirable en que revelan una libertad de espíritu y un inmenso coraje. Después de unirse al Partido Comunista a principios de 1930, Milena se da de baja en 1936 porque había criticado a Stalin. En los años siguientes, publicó en la revista Přítomnost (“El Presente”) una serie de artículos de carácter político denunciando la ideología nazi.
Después de la entrada de las tropas alemanas en Praga en marzo de 1939, Milena se dedica a la resistencia dentro de una organización para ayudar a sus ciudadanos a abandonar Polonia.
Sus últimos años de vida son trágicos …
En 1919, tuvo un extraño sueño que puede ser llamado profético:
“De alguna manera, cuando el planeta entero se vio afectado por la guerra, interminables trenes que salen de la estación, uno tras otro … el mundo se transformó en una red de ferrocarril que transportan criaturas enloquecidas, seres que perdieron su hogar y comunidad. Por último, el tren se detuvo en el borde del vacío. Control! todo el mundo va hacia abajo! un asistente gritó … Un Aduanas se me acercó. Miré su papel doblado. He leído, escrito en veinte idiomas diferentes: Condenado a muerte.”
Milena fue arrestada por la Gestapo en noviembre de 1939 y deportada al campo de concentración de Ravensbrück, donde murió 17 de mayo 1944.

El propio Kafka decía
“escribir cartas significa desnudarse ante los fantasmas que lo esperan avidamente. Los besos por escrito no llegan a su destino , se los beben por el camino los fantasmas”.

Sus destinos se habían cruzado y nunca volverían a separarse, aunque fuera espiritualmente
Franz Kafka y Milena Jesenská no se casaron, no vivieron juntos pero se amaron y se comprendieron como pocas personas lo consiguen en la vida .
Una vez dijo Milena a su amiga Neumann “no conoces a alguien hasta que le amas ” y Kafka escribió ” Quien busca no halla, pero quien no busca es hallado” .
Milena comprendió a Kafka como nadie lo había hecho, si , le comprendió porque le amó .
Kafka no la buscó, fue hallado por ella y en su amor halló unas fuerzas que no creía poseer, como él mismo escribió

” No desesperes, ni siquiera por el hecho de que no desesperas.
Cuando todo parece terminado, surgen nuevas fuerzas.
Esto significa que vives”

 

6 pensamientos en “.quien busca no halla, pero quien no busca es hallado

    • A mi tambien!!! Amo el genero epistolar. Cuando era adolescente solía escribir cartas y las sellaba con un lacre color rojo escarlata que habia conseguido en una libreria exquisita. Por supuesto, el papel y el sobre, también tenía que ser especial. La misma delicadeza, del trazo. Entonces escribia con unas rotring que no sé dónde fueron a parar. Las extraño!

    • de veras?
      yo hice lo mismo una vez con mis diarios íntimos. qué cosa. un dia me levanté con onda de ordenar-me y decreté que ya eran parte del pasado. me despedí de ellos con sumo respeto y amor…
      hoy podria escribir un libro. una miniserie y una saga! jaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s