.titanic: morir por amor

titanic

Kate Winslet & Leo DiCaprio.

Son los protagonistas de Titanic, una de las películas más taquilleras de la historia -aún hoy es trending topic cada vez que la pasan en la tele-.
Como Romeo y Julieta pero en el siglo XX, Jack y Rose luchan por estar juntos en un mundo hostil hasta que la muerte los separa.
El origen de Titanic es la obsesión de James Cameron.
Antes de empezar la producción, en 1995, ya hacía exploraciones submarinas a los restos del gigante hundido.
Mucho del material recogido en esas exploraciones aparece en la película y el barco que usaba para ellas es en el que filmó las escenas modernas, cuando Rose anciana le cuenta la historia a los exploradores.
Para reproducir el barco antes de que se hundiera usó modelos a escala, imágenes generadas en computadora y una reconstrucción armada en una playa de Baja California para los exteriores.
Y Cameron mismo hizo el famoso dibujo de Rose desnuda.
Estaba en todas y el esfuerzo se notó: nueve meses de rodaje y cien millones de dólares por encima de los estimados se tradujeron en once premios Oscars en 1998, incluidos los de mejor película y mejor director.
Cuando subió al escenario a recibir este último, Cameron repitió la frase que dice el personaje de Jack Dawson parado sobre la proa del barco: “Soy el rey del mundo”.

SUBIDOS AL BARCO DEL AMOR.
La historia de amor entre Jack y Rose no puede ser más clásica: chica de clase alta con chico de clase baja; la familia de ella no quiere que esté con él; ella se siente oprimida en ese mundo elegante y lleno de protocolos; él le muestra un mundo nuevo de libertad; ella se rebela a su mundo viejo; llega el clímax y, con él, la tragedia. Juntos no pertenecen a ningún lugar y, por eso, se crean un mundo nuevo.
Se esconden en los rincones del barco, donde no hay pasajeros.
Bajan a las calderas y a la bodega, se suben a uno de esos autos elegantes y, un par de cuadros después, desde afuera vemos cómo la mano de Rose baja tensa por el vidrio empañado.
Afuera de ese mundo privado, el barco se empieza a hundir.
El tiempo que pasa en la película desde que el Titanic golpea el iceberg hasta que se hunde es el tiempo que pasó en la historia real.

DETRÁS DE LA OBSESIÓN.
¿Por qué James Cameron estaba obsesionado con el Titanic?
Por un lado, lo veía como una metáfora de la razón iluminista derrotada. Los hombres y mujeres que vieron zarpar el barco pensaban la tecnología como una fuerza todopoderosa que iba a solucionar los problemas del mundo y ese optimismo ciego se les hundió en la cara.
“Es la gran paradoja de Cameron –dice Leonardo D’Espósito, autor de Todo lo que necesitás saber sobre cine (editorial Paidós)–.
Utiliza la mayor de las tecnologías posibles para explicar por qué la tecnología no puede salvarnos del todo.
La resolución de esa paradoja es que crea obras de arte que nos dicen mucho más que la tecnología que las produjo”.
Por otro lado, la tragedia de los cientos de mujeres y niños (tenían prioridad para subir a los botes) que se despidieron de sus maridos y padres ahí mismo en el deck del barco le parecía una gran historia para ser contada.

LEO & KATE.
Con 23 años y antecedentes como Romeo + Julieta (1996), Leonardo DiCaprio ya era mucho más que una joven promesa.
Se dice que antes de él habían pensado en Matthew McConaughey, pero Cameron insistió con DiCaprio. Kate Winslet, apenas una actriz emergente, sí fue una apuesta.
Se dijo que stalkeó al director hasta el cansancio, pero hace poco ella aclaró que lo único que hizo fue mandarle un ramo de rosas con una tarjeta que decía “De tu Rose”.
Otra de las candidatas para el papel era Gwyneth Paltrow.
Desde Titanic, el mundo los quería juntos de nuevo. En 2008, protagonizaron juntos la película Revolutionary road, dirigida por el entonces marido de Winslet, Sam Mendes.
“Creo que la razón de que haya funcionado nuestra amistad es que nunca hubo algo romántico entre nosotros. Es decepcionante para la gente escucharlo, pero es la realidad”, dijo ella a la revista Marie Claire en ese momento.

CUANDO TODO FALLA, ¿QUE QUEDA?
Es inútil contar el final. Hasta los que no vieron Titanic conocen la postal de Kate Winslet sobre la tabla de madera y Leonardo DiCaprio apoyado en ella, con el pelo lleno de escarcha.
Sabemos que, como a Romeo y Julieta, a Jack y Rose los separa la muerte porque –insisten en decirnos las tragedias románticas– el amor de entrega absoluta, el amor pasional, el amor enfermo, el amor-sobre-todas-las-cosas, no puede durar.
No puede ser más que un instante en la vida, pero esa vida nunca más va a ser la misma.
Escena de Rose y Jack en la proa, parados en la baranda del barco como si estuvieran volando

 

La escena cuando Rosse se da cuenta que Jack está muerto.

 

 

La canción de Titanic, “My Heart Will Go On” de Celine Dion consiguió el premio Oscar a la mejor canción y se convirtió en el primer film no musical en ganarlo.

 

Fuente: Editorial Atlántida/Para Ti

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s