.pagliacci

Pagliacci_by_manique

Credits: manique

Pagliacci (título original en italiano; en español, Payasos) es un drama en dos actos con un prólogo. La música y el libreto en italiano pertenecen al compositor Ruggero Leoncavallo y relata la tragedia de un esposo celoso y su esposa en una compañía teatral de la comedia del arte.
Su nombre a veces se presenta, de forma incorrecta, como I Pagliacci
Alrededor del año 1890, cuando Mascagni estrenó Cavalleria rusticana, Leoncavallo era un compositor poco conocido.
Después de ver su éxito, decidió escribir una ópera parecida.
Iba a ser en un acto y compuesta en estilo verista.
Le demandaron por plagio del libreto de Catulle Mendès, cuya obra de 1887 titulada La Femme de Tabarin comparte muchos temas con Pagliacci, principalmente la “obra dentro de la obra” y el payaso que asesina a su esposa.
La defensa de Leoncavallo fue que la trama de la ópera se basa en una historia verdadera que había visto de pequeño.
Afirmó que un criado lo había llevado a una representación de la comedia del arte en la que los acontecimientos de la ópera habían realmente ocurrido.
También dijo que su padre, que era un juez, había llevado a cabo la investigación criminal, y que tenía documentos que apoyaba estas alegaciones, pero nada de esta evidencia apareció nunca.
Hoy la mayor parte de los críticos están de acuerdo en que el libreto se inspiró verdaderamente en la obra de Mendès puesto que Leoncavallo vivía en París en la época de su estreno, y es probable que viera la obra.
Durante la obertura, se alza el telón.
Desde detrás de un segundo telón, Tonio, vestido como su personaje de la comedia del arte Taddeo, se dirige al público.
(“Si può?… Si può?… Signore! Signori! … Un nido di memorie.”) Recuerda al público que los actores también tienen sentimientos, y que esta función es sobre seres humanos de verdad.

Aria: Si può(prólogo)

TONIO
Si può? Si può?
Signore! Signori!
Scusatemi se da sol mi presento.
Io sono il Prologo.
Poiché in scena ancor
le antiche maschere mette l’autore,
in parte ei vuol riprendere
le vecchie usanza,
e a voi di nuovo inviami.
Ma non per dirvi,
come pria:
“Le lacrime che noi versiam son false!
Degli spasimi e dei nostri martir
non allarmatevi!”
No, no.
L’autore ha cercato invece
pingervi uno squarcio di vita.
Egli ha per massima sol che l’artista
é un uom,
e che per gli uomini
scrivere ei deve.
Ed al vero ispiravasi.
Un nido di memoria
in fondo a l’anima
cantava un giorno,
ed ei con vere lacrime scrisse,
e i singhiozzi il tempo
gli battevano!

Dunque, vedrete amar
si come s’amano
gli esseri umani,
vedrete de l’odio i tristi frutti.
Del dolor gli spasimi,
urli di rabbia, udrete,
e risa ciniche!
E voi, piuttosto che le nostre
povere gabbane d’istrioni,
le nostr’anime considerate,
poiché siam uomini di carne e d’ossa,
e che di quest’orfano
mondo al pari di voi spiriamo l’aere!
Il concetto vi dissi,
or ascoltate com’egli é svolto.

(gridando verso la scena)

Andiam, incominciate!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s