Mariposadel67

Rigoletto2

 

Rigoletto es un melodrama en tres actos con música de Giuseppe Verdi y libreto en italiano de Francesco Maria Piave, basado en la obra teatral Le Rois’amuse, de Víctor Hugo. Fue estrenada el 11 de marzo de 1851 en el teatro La Fenice de Venecia.
Está considerada por muchos una de las primeras obras maestras operísticas de mediados de la carrera de Verdi.
Se trata de un drama de pasión, engaño, amor filial y venganza que tiene como protagonista a Rigoletto, el bufón jorobado de la corte del Ducado de Mantua.
Rigoletto es un ser deforme y ridículo, pero lleno de amor, aunque sobre todo es un personaje atormentado interiormente y si bien, como espectadores, le perdonemos debido a su sentimiento protector de padre que nos lo hacer ver tan humano, él mismo nunca se perdonará, nunca olvidará sus feroces burlas hacia Monterone y Ceprano que terminan en la maldición que le perseguirá hasta el final.
En Rigoletto se encuentran los tres temas recurrentes del universo verdiano en todo su esplendor: en poder, el destino y el amor, en una continua narración muy dinámica sobre todo a través de constantes dúos, como decía el propio Verdi, que consiguen dibujar perfectamente la personalidad de todos los personajes profundizando en las relaciones de unos con otros, sus conflictos y sus sentimientos opuestos.
Es la primera ópera con un nuevo estilo realisto y romántico a la vez donde la orquesta, no sólo acompaña, sino que alcanza en importancia dramática al canto es escena, sin perjudicar su belleza melódica, sino enriqueciéndola en un discurso de formas no tan cerradas como en el pasado.

La donna é mobile

La donna é mobile, qual piuma al vento,
muta d’accento, e di pensiero.
Sempre un amabile, leggiadro viso,
in pianto o in riso, é menzognero.
La donna é mobile, qual piuma al vento,
muta d’accento, e di pensier,
e di pensier, e di pensier.
É sempre misero, chi a lei s’affida,
chi le confida mal cauto il core!
Pur mai non sentesi felice appieno
chi su quel seno non liba amore!
La donna é mobile, qual piuma al vento,
muta d’accento e di pensier,
e di pensier, e di pensier!

La mujer es voluble, cual pluma al viento,
cambia de palabra, y de pensamiento.
Siempre un amable, hermoso rostro,
en el llanto o en la risa, es falso.
La mujer es voluble, como una pluma al viento,
cambia de palabra, y de pensamiento,
y de pensamiento, y de pensamiento.
¡Siempre es mísero quien en ella confía,
quien le entrega incauto el corazón!
¡Pero nunca se siente del todo felíz
quien de ese pecho no bebe amor!
La mujer es voluble, como una pluma al viento,
cambia de palabra, y de pensamiento,
y de pensamiento, y de pensamiento.

 

rigoletto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: