.el color os hará libres

Parsimagi_PortraitLa musa de Retrato de una dama en un vestido azul de verano fué Iva Sepp, la futura esposa de un amigo del autor. La obra se encuentra en el Museo Nacional de Arte de Estonia, en Tartu.

“El predominio del color azul en la tela le confiere a toda la escena una sensación de tranquilidad que combina idealmente con el sosiego que a su vez transmite la mujer sentada, con sus ojos de un celeste diáfano y una expresión mansa en la cara que desconoce las ingratas efervescencias de la crispación o la cólera. Su serenidad contagia al espectador y lo hace partícipe de un instante de armonía inquebrantable.
Retrato de una dama en un vestido azul de verano fué realizado en 1935 por el pintor Karl Pärsimägi, quién nació el 11 de mayo de 1902 en Estonia. Era hijo de un próspero granjero que le proporcionó al resto de su descendencia una sólida formación universitaria: sin embargo Karl estaba interesado en las artes plásticas y gráficas, que desde la perspectiva pragmática de su padre no eran un camino propicio para hacerse de un medio de subsistencia seguro. De hecho, el joven aspirante a pintor no concluyó su educación elemental, en 1919, se alistó para participar en la guerra independentista contra las fuerzas soviéticas. Durante dos décadas, Estonia revistió bajo el estatus de estado báltico independiente. Pärsimägi estudió pintura en Tartu, la segunda ciudad más grande de su país. Allí se formó en la escuela de arte Pallas, fundada en 1919 y responsable del surgimiento de una nueva generación de creadores locales. En el período previo a la revolución bolchevique, bajo la influencia del no menos rígido dominio zarista, los pintores y escultores estonianos poseyeron la versatilidad de asimilar todas las corrientes artísticas más importantes de la época, desde el Art Noveau hasta el Futurismo, sin dejar de lado a los fauvistas. Se produjo entonces un retorno a las formas tradicionales y una cierta focalización en el arte folclórico estoniano. Un artista de gran influencia fué Konrad Mägi, quién luego se convertiría en el maestro de Karl Pärsimägi. Su aprendizaje académico sufrió numerosas interrupciones, debido a sus prolongadas estadías en la granja donde creció. No sólo se dedicaba a las tareas rurales, sino que también hallaba tareas de inspiración en las labores cotidianas, como se aprecia en su cuadro Estancia de la granja, de 1937.
Entre los críticos, a medida que su nombre adquiría fama como pintor se lo bautizó como ‘el Matisse estoniano’, para muchos estudiosos del arte, este apelativo era equivocado, ya que encontraban en Pärsimägi una más honda afinidad estilística con sus contemporáneos Paul Klee y Marc Chagall. La consonancia entre esos pintores estaba dada por el tipo de coloración usado en los lienzos y también por los recurrentes contornos desdibujados. Finalmente, el autor del retrato de la mujer vestida con un ligero vestido azul tiznado de círculos níveos, completó su aprendizaje académico en Tartú en 1936; por entonces, ya era un artista consagrado y se lo consideraba un creador prolífico. Era frecuente que, en plan bromista, Pärsimägi se jactara de no poder realizar más de veinte o treinta pinturas diarias. En 1937 se trasladó a París: los viajes a París constituían un ritual para los artistas plásticos estonianos. Su estadía parisina no fué financiada por el gobierno, como era lo corriente, sino por su próspero padre, quién había terminado por aceptar la elección vital de su hijo. Pärsimägi solía pasar horas en el Museo del Louvre copiando los cuadros de Delacroix, Millet y Rembrandt. Pero la influencia más profunda del arte moderno francés le fué concedida a través de la obra de Paul Cézanne.
Tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial, el pacto de no agresión rubricado entre Hitler y Stalin provocó que Estonia volviera a estar bajo el control de los rusos y se convirtiera en parte del territorio soviético. Pärsimägi permaneció en París, bajo la ocupación de los alemanes, a quienes no les temía porque los valoraba como personas civilizadas. Su intuición artística era superior era superior a la política: en 1941 el pintor fué arrestrado. Hay quienes afirman que tenía pasaporte soviético y otros, que ayudó a una muchacha judía perseguida por los nazis. Lo único cierto es que estuvo detenido durante nueve meses en el campo de concentración Drancy, en las cercanías de París. Sin suerte, fué deportado a Auschwitz, donde murió asesinado el 27 de julio de 1942 a los 40 años.
El Retrato de una dama en un vestido azul de verano representa a Ira, la futura esposa de Rudolf Sepp, amigo íntimo de Pärsimägi. Ella afirmó que mientras la retrataba, Karl solía reir con nerviosismo acaso inconscientemente advirtió que lo aguardaba un tiempo en el que la belleza estética y la calidez humana serían erradicadas, como si no hubieran existido jamás sobre la faz de la Tierra.”

.Karl Pärsimägi (1902-1942) Se lo tildó “el Matisse de Estonia” pero comulgó más con el estilo de Paul Klee y de Chagall. Estuvo prohibido bajo el dominio soviético y murió en un campo de concentración de Alemania.
Fuente: Transcripción de “Las mujeres más bellas de la pintura”

 

PD: Para Elina, que lo ha solicitado, agrego dos imágenes de la misma modelo de Karl Pärsimägi

3 pensamientos en “.el color os hará libres

  1. estoy buscando la imagen del retrato de una mujer con vestido azul a lunares blancos que realizo Karl Parsimagi de la misma modelo. Si pueden informarme donde puedo encontrarla les agradecere mucho. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s