.las cartas más apasionadas del mundo- De Reproches I

.las cartas más apasionadas del mundo- De Reproches I

“Quién ama de verdad no escribe cartas
que parecen requerimientos de abogado.
El amor (…) no trata a los demás como reos
a lo que es preciso “comprometer”…”

-Fernando Pessoa

Fernando Pessoa insistía en atormentar a la pobre Ofelia

Fernando Pessoa a Ofelia Queiroc
1° de marzo de 1920
“Ofelita:
Para mostrarme su desprecio o, por lo menos, su verdadera indiferencia, no era necesario el disfraz transparente de un discurso tan largo, ni la serie de “razones” tan poco sinceras como convincentes que me ha escrito. Bastaba con decírmelo. Así, comprendo de la misma manera, pero me duele más.
Si prefiere a mí al muchacho con el que habla, y que naturalmente le gusta mucho, ¿cómo puedo llevárselo a mal? Ofelita puede preferir a quién quiera: no tiene obligación -creo yo- de amarme, ni realmente necesidad (a no ser que quiera divertirse) de fingir que me ama.
Quien ama de verdad no escribe cartas que parecen requerimiento de abogado. El amor no estudia tanto las cosas ni trata a los demás como reos a los que es preciso “comprometer”.
¿Por qué no es franca conmigo? Qué empeño tiene en hacer sufrir a quién no le ha hecho daño -ni a usted ni a nadie- a quien tiene por peso y dolor suficiente la propia vida aislada y triste, y no necesita que venga a complicársela creándole esperanzas falsas, mostrándole afectos fingidos, y ello sin que se entienda con qué interés, incluso de diversión, o con qué provecho, incluso de burla.
Reconozco que todo esto es cómico, y que la parte más cómica de todo esto soy yo.
Yo mismo le encontraría gracia si no la amase tanto y si tuviese tiempo de pensar en otra cosa que no fuese en el sufrimiento que tiene el gusto de causarme sin que yo, a no ser por amarla, lo haya merecido, y creo que amarla no es razón bastante para merecerlo. En fin…
Ahi vá el “documento escrito” que me pide. Reconoce mi firma el notario público Eugenio Silva (1)…”

-Fernando Pessoa

(1) Ofelia pedía una prueba por escrito de que las intenciones de Pessoa eran serias… y él responde a sus deseos con esta ironía.

[.los nombres de Ofelia
Como muestra de ternura y también para infantilizarla, Pessoa llamaba a Ofelia “Bebé”, “bebecito”, “bebecito malo y bonito”…
De todas formas, en otros pasajes, cuando quería resaltar su maldad la llamaba “terrible bebé”, “avispa”, “mala”, ó “excelentísima Señora Doña Ofelia Queiroc”.
Él era mucho mayor que ella y, además, ella era pequeñita. Pessoa le decía: “Cuando nos casemos, tengo que comprar una banqueta para que te pongas encima y cuando yo llegue a casa me des un beso. Yo entro y pregunto: “¿Acaso no habéis visto por ahí a mi mujer?”, Entonces, tu apareces y yo digo: “¡Ah! ¿Estabas ahí? ¡Eres tan pequeñita que no te veia!”. ]

-Selección de Alicia Mizrahi

14 pensamientos en “.las cartas más apasionadas del mundo- De Reproches I

  1. Todo se mueve alrededor del amor, me pregunto que harán los que no lo tienen, bueno yo lo se pero…. es verdad ¿por qué todos acaban llamando bebe, o bebecito?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s