.las cartas más apasionadas del mundo- De Reproches IV

.las cartas más apasionadas del mundo- De Reproches IV

Scott Fitzgerald escribió a Zelda una carta que no llegó a enviar.
En ella responde indirectamente a las misivas insultantes de la familia de Zelda en las que le acusaban de ser el causante de su locura.

Scott Fitzgerald a Zelda

“Ahora no te compadezco, te envidio. Y me inspira infinitamente más pena mi talento agonizante al que me dices que ‘ayudará’ a liberarte. Eso equivale a la gran paz que sentiría si Scottie pidiera contribuir al caudal de la familia entrando en una empresa siderúrgica o en una casa de putas.
A veces eres un encanto, yo no puedo reclamar esa distinción, pero por desgracia no has dado ninguna muestra de que seas capaz de algo más. Y ser un encanto no basta. Has de tener la energía necesaria para vender tus cuadros (no puedo buscarte siempre un Cary Ross) y para vivir una vida literaria fuera de la mía. ¿Y de dónde iba a salir esa energía? (…) Nosotros, somos tísicos, gente equivocada, trabajadores, los que vamos a morir, nosotros tenemos que vivir, no a tus expensas, bien lo sabe Dios, sino a expensas de tí. (…)
Como luchadora, si fuese contemporánea, admiraría a tu madre. En su papel actual de vieja bruja siniestra, creo que no añade ninguna dignidad a la talla de nadie (…). ¿Crees que se preocupa o se ha preocupado alguna vez por tí? ¿Crees que discutiría alguna vez contigo por tu bien objetivo? Ella se hizo a sí misma a partir de un modelo heroico romántico de una muchacha y tú has de ser la muñeca de trapo (verdadera o falsa, loca o casta, sincera o mentirosa) en la que ella tenía que satisfacer su egoísmo.
Ella me eligió a mí, y lo hizo, y tú te sometiste en el momento de nuestro matrimonio en que tu pasión por mí estaba en un punto tan bajo como la mía por tí, porque pensó románticamente que la proyección de sí misma en tí se mostraría mejor a través de mí. Yo nunca deseé la Zelda con quién me casé. No volví a amarte hasta que después de que quedaras embarazada. Tú, creyendo que me había acostado con aquella Bankhead, haciendo todas tus borracheras inocentes y las mías calculadas y las mías hasta que Town Topics (1) protestó…
Yo te amaba, románticamente, como tu madre, por tu belleza e inteligencia provocativa; aunque, al contrario que ella, yo quería que fuera útil. Fracasé, como ella, aunque mis intenciones eran muchísimo más puras y, puesto que podías haberme dejado en cualquier momento, me gustaría descubrir la más leve base de la acusación de tu familia de que yo te volví loca.
Y en la medida en que fuera un trabajo humano consciente, te volvió loca la vieja bruja. Ya estabas ‘loca’ en el sentido normal y corriente antes que yo te conociera; yo racionalicé tus excentricidades e hice una especie de creación de tí. Pero no te apures, si no hubieras sido tú, quizá yo hubiera trabajado con material más estable. Tu degeneración es la desviación (fin del pensamiento)…”

(1) Revista de cotilleos

[.el precio de la diferencia
Zelda era una mujer avanzada para su época. Bella, inteligente y combativa, despreciaba las convenciones, se emborrachaba en público y proclamaba que había besado a miles de hombres. Junto con Scott, un hombre ambicioso y también muy inteligente y atractivo, parecían la pareja perfecta. Sin embargo, el alcohol se convirtió en su principal enemigo y mutuamente se hicieron muy desgraciados.]

-Selección de Alicia Mizrahi

6 pensamientos en “.las cartas más apasionadas del mundo- De Reproches IV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s