.las cartas más apasionadas del mundo- De Reproches III

.las cartas más apasionadas del mundo- De Reproches III

La divina y muy exigente Ninon de Lenclos, verdadera maestra en el arte de escribir cartas y de engatusar a los hombres escribió, coquetamente quejosa, a uno de sus amantes, el marqués de Villarceaux.

Ninon de Lenclos al marqués de Villarceaux
10 de diciembre de 1650
“Desde hace más de un mes que estáis en París, no estoy contenta de vós.
No sé si me amáis tanto como antes… Ibais a las reuniones pero os costaba tanto esfuerzo como a mí. No me decíais: “Me gusta el baile, me gusta la compañía”: esto es como decirme: “Os amo débilmente; el amor no es ya el mayor interés de mi vida”. No vayáis a pensar que hablo de la sociedad y de la corte como de las mujeres de los banqueros hablan de las mujeres de la nobleza. Tenéis una idea muy equivocada de mi filosofía; no, no tengo odio sino a todo lo que os aleja de mí: ¡Si al menos compartierais mis pesares!… Cuando os vais de mi lado, ¿No es ello un sacrificio que hacéis al deber? Si os costara más trabajo cumplirlo yo uniría mi esfuerzo al vuestro; pero vós no lo necesitáis, y esta idea me irrita más cada día. Sí, lo juro, renunciaré a vós, como sea menester renunciar a la esperanza de agradaros yo sola; si otros intereses os ocupan, os placen, mi suerte está decidida. Osásteis decirme ayer que deseabais verme divertir. ¡Insensato! Sabed que en el momento en que podré divertirme, en que vuestra imagen desaparezca un instante, ya no os amaré… No digáis más: “Puedo amaros con locura y divertirme”; no, no, no, si os complacéis en hallaros donde yo estoy, es que ya no me amáis.
Por lo demás, lo habéis adivinado: yo no sabía que tuviese un amador comediante. Imagino que será alguna noticia que os han traído de provincias. Puesto que intentan alarmaros, debieran a lo menos contar chismes menos razonables. Noto que las mujeres, aunque se tengan mucha caridad unas con otras, en este punto se tienen más miramientos que los hombres. Es raro que una mujer diga a otra: “Vuestro amante os engaña” como no sea muy mal intencionada, o se trate de una amiga a quien piensa tener el deber de advertir; mientras que entre los hombres esto es casi una diversión: vuestros amigos se dicen esas cosas sin escrúpulos. Creo adivinar la razón de esto.
Cuando un hombre avisa a otro, espera curarlo; en cambio, una mujer sabe perfectamente que por lo común, al abrir los ojos de su amiga no la cura de nada.
Yo estoy muy cierta, y no es vanidad, que las personas que os hablan muy mal de mi no obran de buena fé: afectan una severidad que no tienen; y sin el interés que piensan tener en desprenderos de mí, tal vez quien de mí os habla mal, os hablaría bien.
Os pido perdón sinceramente por mis numerosos arañazos. Vós herís mi corazón, y yo hiero vuestras manos. Me convendría ser más diestra y más justa en mis venganzas. ¿Seguiré hablandoos? No; precisamente porque tengo mil cosas que deciros, y acaso os importunaría; es menester privarnos de nuestros gustos para conservar, si podemos, nuestra felicidad.
Pasáis vuestra vida en casa de la señorita d’ Aubigné; ¿pensáis que me agrada esa amistad? Ayer cené con personas que os conocen mucho; querían convencerme de que sois ligero y hasta infiel… ¡qué malas personas! Pronto he terminado la conversación…; tal vez hubieran acabado por destruír mi tranquilidad… La ceguera es preferible a una luz que hiere…”

-Selección de Alicia Mizrahi

6 pensamientos en “.las cartas más apasionadas del mundo- De Reproches III

  1. Vaya mariposa, no esperaba encontrarme hoy aquí con mi inefable Anne, la “belle insoumise” como era conocida en le París del XVII. Ninón de Lenclos, singular mujer.
    Escritora, tenes razón, genial en sus cartas, aristócrata amante de las artes, seductora, cortesana iconoclasta e insumisa, sagaz estratega en temas de flirteo y seducción, implacable en su argumentación, sugerente compañía que aceptaba y lanzaba desafíos, desdichada en cierto modo por no ser capaz de evitar ser absorbida por lo mismo que buscaba. Libertina, romántica y descocada, inteligente y sensitiva.
    Me quedo con unas palabras que le dedicó el duque de Saint Simón a principios del XVIII:
    “Un claro ejemplo del triunfo del vicio, cuando se dirige con inteligencia y se redime con un poco de virtud.”
    Feliz jueves de primavera Gabi.

      • Tuvo contacto con lo más granado de su época, cortesana del rey sol, Luis XIV, perseguida amorosamente por Richelieu, sí el cardenal, ;Moliere, Voltaire. El apodo de Ninon se lo puso su padre de niña.

      • Toda una rebelde! Y con la Crème de la crème,diriamos aca… me hizo recordar a la marquesa de Merteuil (salvando las distamcias, claro) de la pelicula Dangerous Liaisons

      • Era más seductora que Merteuil y bastante menos perversa. En ese sentido era semejante a Casanova, tanto Ninón como Giaccomo respetaban y amaban a sus conquistas. Una frase célebre de Casanova fue. YO NO SEDUZCO, YO SUCUMBO…Y de tanto sucumbir acabó enamorándose dejando todo su mundo galante y cortesano por ella…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s