.las cartas más apasionadas del mundo- Románticas V

.las cartas más apasionadas del mundo- Románticas V

El principe Bismarck escribía a su mujer una carta enamorada y coqueta (en la que también le contaba sus dificultades) cuando aún era superintendente de diques. No sería hasta 1862 que Guillermo I le nombraría primer ministro, por lo que por aquel entonces se veía obligado a bregar con deshielos, crecidas y corrientes.

El príncipe Bismarck a su esposa
Schönhausen, 21 de febrero de 1847
“¡Juana, mi o nuestra mejor mitad! Hoy he recibido tu carta del 18 y te expreso ante todo mi más profunda gratitud por el cordial amor que en ella me demuestras. Alguien ha querido sostener que el amor no conoce ni espera agradecimiento, por ser ésta una palabra desprovista de calor. No te sepa mal que te lo diga, pero siento hacia ti agradecimiento y amor. Tu carta ha llegado hoy al mediodía, pero no me he puesto a contestarla inmediatamente, pues me precisaba cumplir con una enojosa invitación y había ido yo retrasando mi salida hasta las cinco, para recibir el correo. Ahora acabo de llegar frío, mojado e irritado contra la gente estupida, aunque eso no será obstáculo para que te ponga un par de líneas.
Contesto punto por punto tu carta. Desempeñar este año el cargo de superintendente de los diques resulta, es cierto, inaguantable teniendo la novia a setenta millas de distancia. Desde el pasado domingo se aprecian señales del deshielo y hace ya algunos días que se esperaba la crecida de la corriente pero hasta ahora continúa ésta imperturbable. Por otra parte, he recibido, pocas horas ha, un comunicado anunciándome que en Dresde y en la Bohemia hace dos días que ha entrado el hielo en actividad…”

Sigue una pormenorizada descripción de los peligros del hielo y del deshielo; sobre el previsible retraso de la fecha de su reencuentro y, luego, algunas consideraciones sobre unos comentarios de él a propósito del dinero:

“Dime, ángel mío, ya que me escribes con tanta seriedad sobre tus cavilaciones sobre el franqueo, ¿soy yo, o eres tú, el pomenario que no comprende una broma? ¿Crees que en verdad que me importe lo más mínimo el coste de un franqueo? ¿Y que me viniera de escribirte una carta menos o diez más? Esta idea me regocija extraordinariamente, si es que la tomaste en serio, como por el tono me parece colegir; y, si supiese dibujar caricaturas, te haría al margen la de mi propio perfil tan sarcástico -irónico- satírico como no lo hayas visto jamás. ¿Te acuerdas de cómo me maravillaba en Zimmerhausen del valor que tuviste, al aceptarme a mí -semiabsurdo- con el carácter, ‘dans lequel me voilá’. Pero el hecho de que me conozcas tan poco, de que tomes al despilfarrador de nacimiento por avaro, me indica que te has entregado a mí con ciega confianza, con una confianza que sólo puede inspirar el amor, y por la que beso tus manos y tus pies. Corazón mío, ¡y qué poco conoces el mundo! ¿A qué tu carta tan llena de lamentaciones? Nada hallé en ella que no me fuera querido, es más, queridísimo. Y, aunque así no fuese, ¿dónde hallarías en lo sucesivo un pecho en quién descargar, mejor que en mí, tus pesares? ¿Quién más obligado y con más derecho a compartir tus debilidades y faltas, que yo, que voluntariamente me he prestado a ello, sin que fuerza alguna de parentesco u otros deberes me empujaran? (…) Mi queridísima Juana, permíteme que te diga una vez más que te quiero, sans phrase, y que hemos de compartir alegrías y dolores, yo tu dolor y tú el mío…”

-Tu v.B.

-Selección de Alicia Mizrahi

4 pensamientos en “.las cartas más apasionadas del mundo- Románticas V

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s