Kelsey J. Beckett

Kelsey J. Beckett

 

 ” XXV
La mañana se despliega de nuevo

A través de cada calle,
Y somos extraños otra vez;
Porque si nos encontramos
¿Cómo puedo decirte que
La última noche te me apareciste
De improviso, en un sueño?
Y cómo olvidar
Que desgastamos amor alegremente
Hablando sin sentido
Como amigos, como lo que serán
Esos que dejaron morir la pasión dentro de su corazón.
Ahora, mirando expandirse el rojo crepúsculo,
Me pregunto cómo el amor pudo ponerse
En sueños, cuando no nos vimos
Más veces de las que puedo contar con los dedos de una mano.”
—————
“XXIV
Amor, debemos separarnos: no hagamos que sea desgraciado ni amargo.
En el pasado hubo demasiada luna y autocompasión: dejemos que termine: ahora cuando nunca antes el sol atravesó con más brío el cielo ni los corazones tuvieron más ganas de ser libres, de derribar mundos, devastar bosques; vos y yo ya no los sostenemos; somos cáscaras, que ven cómo el grano se emplea para otro uso.
Hay arrepentimiento.
Siempre, hay arrepentimiento.
Pero es mejor que nuestras vidas se desaten como dos barcos, llevados por el viento, húmedos de luz que parten con sus rumbos ya fijados, y ondulando se separan en el agua, y se pierden de vista. “
—————
“XXVI
Esta es la primera cosa
Que comprendí:
El tiempo es el eco de un hacha
En un bosque. “
—————
“XXVIII
¿Esto es por ahora o para siempre,
Que el mundo cuelga de una rama?
¿Son una ilusión o un lugar de encuentro
Los bosques que encontramos donde pasear?
¿Son un espejismo o un milagro,
Tus labios buscando los míos:
Y los soles como pelotas de un malabarista
Son una truco o una señal?
Brilla, mi ángel súbito,
Quiebra el miedo con el pecho y la frente,
Te recibo ahora y para siempre,
Para siempre es siempre ahora.”
—————
“XXX
Así, durante ese día verde cargabas con tu cabeza
Y el día se arrancó y supo amargo
Como si aún guardara el frío entre las hojas
En cambio
Fue tu imagen seria la que se hizo más dulce
La que flotó con alas rígidas, enfocada en el sol
Entre la incertidumbre y estallidos de vergüenza
Extinguiéndose antes de dormirme.
Ahora sos esa
A la que no me atrevo a pensar viva: tan sólo un nombre
Que a veces resuena, como una creencia
Incrustada hace tiempo en el pasado estático.
El verano reventó y se agotó.
Ahora estamos a salvo.
Los días pierden fe, y pueden enfrentarse
Puertas adentro.
Esta es tu última hora, cortada y pegada
Con detalle: pasatiempo de un invierno de provincia”
-Philip Larkin (De: “El barco del norte”, 1945)
(versiones en castellano: Hugo Zonáglez con la gran colaboración de Sandra Toro)

Rachel Idzerda.jpg

“Gatherer” by Rachel Idzerda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: