Romany Soup Art

«Hay un reloj

que da la una,

que da las dos

pero no da las tres.

Con unas gotas de miel

mejora un poco

y da las cuatro,

las cinco,

las seis,

¡Pero no da las tres!

Para jugar con el trigo

no te vistas de amarillo!

Usa el trajecito rojo

y una amapola serás

que se hamaca con el viento

en el dorado trigal.

Esta caracola

tiene muy adentro,

donde no se ve,

allí donde nadie la puede robar,

una ola.

¡Ay, ola! ¡Ay, ola!

¡Tan bella y tan sola!

Esta caracola

tiene muy adentro

y se puede oír,

el canto que trajo

consigo del mar,

una ola.

¡Ay, ola! ¡Ay, ola!

¡Tan lejos del mar!

No hay alegría

más amarilla

que la de mis pájaros

cuando a la mañana

les doy agua fresca, lechuga, alpiste,

y un poco de sol.

La cucharita de plata

–sirena de la sopa de fideos–

se enamoró de un cucharón.

Oh! Oh!

Y lloran en la cocina,

cuchillo y tenedor.

Oh! Oh!

¿Acaso el último pájaro de la tarde,

en el jardín,

canta diciéndonos

que volverá con el sol de la mañana?

Estamos

aquí

acurrucados,

para dejar

espacio

al vuelo

de los pájaros

Decimos amapola

y la boca se nos llena de pétalos,

de un dulce sabor

a verano y a trigo.

Mi limonero de las cuatro estaciones

ha muerto,

pero vivió

y el perfume de azahar aromó su copa

y limones de oro bajo el sol acunó.

Gracias, en nombre de todo lo que es bello.

En el papel del aire

el verde escribe una flor.

Letra abierta, clara, firme.

La corola dice: Vengo.

El perfume dice: Voy.

-Edith Vera

Edith Vera (1925-2003) nació y murió en Villa María, Córdoba. Egresó como maestra-bachiller y trabajó en Leones y en San Francisco del Chañar, se trasladó a Córdoba para estudiar abogacía y finalmente regresó a Villa María, donde estudió el profesorado de Jardín de Infantes y apenas egresó fue nombrada directora del Jardín de Infantes Antonio Sobral, cargo que ejerció hasta 1979, cuando fue cesanteada por la dictadura militar, y que no le fue restituido con la llegada de la democracia.

En 1960 recibió el Primer Premio en el concurso “Campaña para una Buena Literatura para Niños”, organizado por el Fondo Nacional de las Artes, por Las dos naranjas (1969) y el Premio “Alberto Burnichon Editor”, al libro mejor editado en Córdoba en el bienio 1997/1999, por El libro de las dos versiones.

Además de poesía, escribió cuentos y artículos. Su obra, mayormente desperdigada e inédita, circuló durante décadas por revistas, antologías, programas de radio, fotocopias y blogs. Su nombre es una leyenda, y su obra un enigma que todavía está a punto de florecer.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: