.una estacion llamada Soledad

 Solitude-

Una estación llamada Soledad…
Porque a veces parece como que el cielo y la tierra se alían con el alma, hasta fundirse en una unidad de calma y paz.
De espera eterna.
De un silencio suave y rítmico como el sonido de las hojas que danzan en el aire hasta dejarse caer gozosas en el suelo.
La brisa tenue y rítmica, generando armoniosas melodías entre verdes y ocres, entre luces y sombras, entre raíces que se funden con la nueva semilla aspirante a nacer.
El sol tibio de la tarde, buscando donde desplegar su luz y calor…platinando hojas y canteros, tapizando de magia los últimos rincones oscuros de esta quietud absoluta de un domingo en Palermo.
Los bancos, vacíos.
Senderos huérfanos de pisadas de hombre. Y de niño.
La soledad despojada y pura.
Y mi mirada recorriendo con nostalgia cada palmo de verde.
Y de último sol de la tarde.
El corazón, latiente.
El pulso, firme.
Y la magia, apareciendo de a poco, como invitada de último momento a mi escenario interior en blanco y negro.
Los troncos de los árboles, guardando la memoria de amores fugaces y furtivos.
Y de los otros, si es que se han salvado de la rutina y del miedo a amar. Y explorar con todos los sentidos.
Las viejas pérgolas enlazadas de rosales testigos de historias y secretos. De miradas y silencios. De un horizonte plagado de sabores porteños.
El mismo viento. El mismo cielo. El mismo aroma en el aire. La misma luz develando ensueños.
A lo lejos, el relato de un partido de fútbol en una radio vieja.
Y más cerca, unos ojos sedientos de ver y de sentir.
O simplemente, un alma triste entregándose a la belleza más pura.
Esa belleza capaz de hacerte despertar de un largo sueño.
Y hacer que de tu pecho abierto salga una sola palabra hacia la vida: Gratitud.
Y ahí…en ese instante fugaz, uno se reconcilia con los misterios de la vida y comprende por fin que todo tiene un sentido.
Aún el silencio y la soledad.
Y el dolor y el desencuentro.
Y la ternura y la entrega.
Y el haberlo intentado.
Y el seguir intentándolo cada vez que uno se despierta cada día.
Sin olvidar jamás de luchar siempre con un sueño bajo el brazo.
No hay errores.
Simplemente, aprendemos.
Y el final es solo la excusa para un nuevo comienzo.
O el reencuentro definitivo…

Gabi Dakoff (21-09-2002)

 

15 pensamientos en “.una estacion llamada Soledad

  1. Belleza de letras y de sentires profundos, serenos, nostálgicos, tristes, dilatados como el horizonte en el océano imnenso. Mirada de abrazo, de candor, de caricias al corazón mismo de todas las cosas que te rodean. Diálogo calmado y armonioso buscando el acorde sentido y mágico de esta trama de amor y vida, de sueños, de avatares, con tiempos de silencio, canto y llanto. Y la magia, mañana, vestirá tu escenario de tu color, azul de cielo azul.
    Me has conmovido y emocionado. Gracias.
    Ramón

    • Gracias Ramon! Recuerdo exactamente ese dia. había ido especialmente al Parque de Palermo, en Buenos Aires un día después del comienzo de primavera. Los festejos del día anterior, habían dejado devastado el parque, por eso estaba cerrado. Me sentí parte de esa misma soledad. Invadida de melancolía.

  2. Pingback: .una estacion llamada Soledad | Mariposadel67

  3. Gabi, me conviertes en paradoja, en contradicción, en acertijo…
    Porque quiero reír de gozo al maravillosamente sentirte entre tus palabras
    y porque también haces brotar mis lágrimas al sentir como tus letras forman parte del aire que me alienta.
    Y las respiro,
    y me recuesto en ellas como un barco lo hace en el mar, meciéndome, salado y húmedo baile,
    acunándome, rompiéndome y volviéndome a formar en más pedazos de los que puedo contar,
    abrasándome en el fuego que propones para luego salir entre esas fogosas llamas
    y sentirme indemne, impoluto, extrañamente fresco y vivificado, sediento del ansia dulce
    de abrir los labios y sentirme besado por la música con la que rodeas tus pasos, tus letras,
    tu magia, tu dulce Ser.
    Pienso recorrer todas las lenguas del mundo para intentar encontrar en algún idioma
    la palabra justa que pueda dar un nombre a lo que me has hecho sentir.

    • Bueno, me dejaste sin palabras…
      Sólo puedo compartirte el dia en que saqué la foto en los bosques de Palermo (Bs.As.) era un dia de plena fiesta: primer dia de la primavera. Pero mi alma estaba profundamente triste. 2002 y mi corazón estaba a miles de kilómetros de allí. Todos festejaban y la única manera de calmar, mi dolor, era obturando imágenes. Hasta que ‘clic’ dí con una que se alió con mis latidos de ese momento: un parque cerrado, solitario, desierto de almas, y en medio del color de flores, yo lo vivi en blanco y negro… como mis lágrimas…

  4. Vos sos…
    No puedo, ni quiero encerraros en una palabra que os describa.
    Aun así lo voy a intentar.
    Vos sos…
    Sos un sueño dentro de otro sueño donde aún se puede volar.
    Vos sos…
    Sos la atmósfera de un cuento infinito donde todo es posible.
    Vos sos…
    Sos la danza de una mariposa jugando entre las flores.
    Vos sos… pero no, es imposible,
    porque vos sos mucho más de cuanto yo pueda imaginar.

    Me bebo dulcemente tus lágrimas… en blanco y negro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s