.los trasplantes llevan tiempo

Scroll down to content

Imagen

Colombia, Triángulo del Café

 

“Somos polvo cósmico,
somos preciosos, y
debemos encontrar la forma
de regresar al jardín”.
(Joni Mitchell)

LOS TRASPLANTES LLEVAN TIEMPO

Echar raíces en un lugar nuevo
puede parecer amenazante para nuestra
supervivencia. Pero con el tiempo,
suele darnos más espacio para desarrollarnos.
LLEGA un momento durante la temporada de un huerto cuando la urgencia del llamado del verano a propagarse hace que plantones y plantas comiencen a apiñarse. Al horticultor novato como yo, esto le produce ansiedad y tensión porque significa que debo hacer lugar nuevo. Tengo que decidir qué plantones permanecerán, cuáles ralear y descartar en beneficio del resto y cuáles desarraigar y trasplantar.
Es un poco desalentador interferir en el crecimiento descontrolado que tiene lugar casi frente a mis ojos… los calabacines se desarrollan con tal velocidad surrealista que ahora sé de dónde provino la inspiración para Invasión of the Body Snatchers. Los nuevos plumajes verdes y delicados de las zanahorias se mecen de la brisa de su vecindario parcialmente sombrío; y las cinco variedades de tomates que planté con fervor excesivo se disputan el sol que necesitan para ayudar a mantener mi reputación de elaboradora de la mejor salsa a la puttanesca en Massachusetts.
Es tentador limitarse a observar sin interrumpir esta silenciosa fiesta en mi terreno trasero. Pero mi preocupación maternal prevalece y sé que si no intervengo para imponer un poco de disciplina, podría perderlo todo.
De modo que me aventuro en el aventuro en el huerto con el corazón en la boca y la pala en la mano.
Mientras tiro de las largas y colgantes hojas de los calabacines, la planta se libera con renuencia del abrazo de su vecina, la calabaza de verano. Las ramas entrelazadas de mis tomates perita amenazan con partirse cuando intento separarlas. Con delicadeza, desentierro sus jóvenes raíces y coloco mis plantas en las camas recién preparadas y frescas que constituirán su hogar durante el verano.
En los días subsiguientes, por mucho que los riegue y los atienda, mis trasplantes, acusadores, languidecen con apatía. Se comportan como adolescentes castigados con una depresión rebelde. Verifico con ansiedad todo mi material sobre horticultura. Sí, preparé el suelo con una combinación de recetas tentadoras de harina de hueso, estiércol y un poco de turba.
Entonces, cuando pienso que he cometido un error grave, que mis plantas que están destinadas a morir, llego a casa del trabajo y las descubro calentándose al sol, firmes y turgentes, balanceándose con dicha. Y esto me confirma que los trasplantes requieren tiempo.
La primera vez que intenté un trasplante en mi huerto, acababa de ingresar en un empleo nuevo. Había estado casi seis años en el anterior. En mi antiguo trabajo, conocía todas las reglas, comprendía y aceptaba las políticas, tenía amigos que estaban al tanto de mis estados de ánimo, mi cumpleaños, mis novios y mi estilo laboral… pero supe que me había llegado la hora de partir.
De manera que me desarraigué y me adentré en lo desconocido de mi nuevo empleo. El principio estuvo atestado de dificultades. Las personalidades y culturas eran muy diferentes de lo que había conocido. Al poco tiempo me enfermé, tuve confrontaciones, extrañaba a mis amigos y en líneas generales me sentía muy desgraciada. No podía creer la equivocación que había cometido. Añoraba regresar a la seguridad de mi antiguo trabajo.
Me retorcía de desdicha y descontento. Nadie me entendía. Nadie reconocía mis talentos. Pasé muchas noches en vela y me convencí que debía hacer algo.
Luego, un día, y admito que no sé qué día fué ni por qué, me sentí felíz. Sabía lo que podía esperar de mi nuevo trabajo. Estaba incursionando en terrenos nuevos y entablando nuevas amistades. Me había ganado la confianza de mis jefes. Sentía que estaba haciendo algo provechoso y eso se reflejaba en mi rendimiento.
Y al igual que mis plantas de tomates que se habían resistido al principio, yo también había echado raíces. De modo natural, mi alma, mi espíritu y mi intelecto se habían afianzado en el medio nuevo y conspirado para obtener los nutrientes que yo necesitaba para sobrevivir: amigos, desafíos, reconocimiento, incluso un lugar nuevo donde almorzar todos los días. El mero desafío de sobrevivir estaba superado. Ahora podía pasar al siguiente nivel de realización en el que podría crecer, contribuír y rendir los frutos de mi esfuerzo.
Mi pequeña lección sobre trasplantes y sobre el tiempo que requieren me hizo pensar en tantos amigos que he visto agonizar a causa del divorcio, el traslado a otra ciudad, el cambio de carrera o la simple mudanza a una casa nueva. La severidad del desarraigo varía según las circunstancias, pero el curso de los acontecimientos es siempre el mismo.
Comienza con una gran expectación, luego viene la preparación, después el cambio físico, un período de gran angustia e incertidumbre y, por fin, la adaptación y el desarrollo general saludable del espíritu humano.
Somos tan robustos y adaptables comos las plantas.
Realicemos los “trasplantes” necesarios en nuestra vida y confiemos en nuestra aptitud innata para prosperar.

El Jardin de la Vida- Vivian Elizabeth Glyck-“Doce Lecciones que aprendi de las Plantas”

 

Imagen

Colombia, Triángulo del Café

“Here we are
stuck by this river,
you and i
underneath a sky that’s ever falling down, down, down
ever falling down
Through the day
as if on an ocean
waiting here,
always failing to remember why we came, came, came:
i wonder why we came
You talk to me
as if from a distance
and i reply
with impressions chosen from another time, time, time,
from another time…”

 

 

Anuncios

2 Replies to “.los trasplantes llevan tiempo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: