viaje (2)

viaje

viaje (1)

 

 

 

“El cuerpo es el tabernáculo.
Viajando mil millas,
Los dioses siguen estando en su lugar.

El cuerpo es el templo de los dioses. Debería mantenerse limpio y puro, para que pueda suceder el más santo de los eventos. Sagrado, debería mantenerse sin profanar. Consagrado, en su interior es donde se exploran las cuestiones más profundas.

Antaño, los devotos llevaban tabernáculos para poder mantener sus devociones incluso cuando estaban lejos de casa. Sus dioses estaban dentro de esas cajas, protegidos y atesorados. Los seguidores del Tao creen que los dioses están dentro de ellos mismos. Por lo tanto, dondequiera que vayan, llevan los dioses en su interior.

Durante sus viajes, cuando llegan a un lugar de descanso, abren no un receptáculo sino a sí mismos. Llevan su sentido de “hogar” en su interior. Incluso durante una estadía, permanecen orientados a lo sagrado en su interior. Tal vez puedan incluso hacer descubrimientos más rápido, puesto que las preocupaciones de la mente no están ya presentes para interferir con el fluir de lo divino. Una vez que la gente conecta con su fuerza interior, las maravillas del viaje no terminan.”

Maestro Deng Ming-Dao
Traducción de Karin Usach

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: