.las cartas más apasionadas del mundo-Atormentadas II

.las cartas más apasionadas del mundo-Atormentadas II

Eran habituales las misivas de Franz Kafka a Milena Jesénska en las que se interrogaba sobre ambos y su relación. En esta ocasión, en embargo, él, en su característico estilo atormentado, responde a las dudas de ella. Sin embargo, se lee entre líneas uno de los temas que más atormenta al autor de El Proceso: amaba a las mujeres, pero consideraba al sexo como algo sucio.

Franz Kafka a Milena Jesénska

1921

Miércoles por la noche

“(…) Sólo unas líneas rapidísimas para inauguar mi nuevo domicilio a toda velocidad, porque a las diez llegan mis padres a Franzsensbad; a las doce mi tío, de París y tengo que ir a esperarlos a todos; nuevo domicilio, porque me he mudado al departamento vacío de mi hermana, que está en Marienbad, para dejar lugar a mi tío. Una casa vacía y grande, eso me gusta, pero la calle es ruidosa; sin embargo, no puedo decir que sea un mal cambio. Tengo que escribirte, Milena, porque me temo que una de mis últimas cartas de protesta (esta mañana rompí la peor, de verguenza, imagínate, todavía sigo sin noticias tuyas, pero es absurdo quejarse del correo) pudieras deducir que no tengo bastante confianza en tí, que temo perderte, no confío en tí. ¿Podrías acaso ser lo que eres para mí, si no confiara en tí? Lo que me provocó esa sensación fué la breve contigüidad corporal y la repentina separación física. (¿Por qué justamente el domingo?, ¿Por qué justamente a las siete?, ¿Por qué todo?), es comprensible que me haya trastornado un poco el juicio. ¡Perdóname! Y acepta ahora como buenas noches, el río de todo lo que soy y todo lo que tengo y todo lo que es beatíficamente felíz para mí, para que pueda reposar en tí.”

-Franz

[El peso del cuerpo.

Franz Kafka no supo vencer su miedo, la repugnancia que le inspiraba la intimidad corporal, la oposición de su familia… Para complicarlo más, Milena Jesénska estaba casada. Sólo con el último amor de su vida, Dora Diamant, una judía berlinesa de 19 años, Kafka se dejó ir totalmente. Llegaron a vivir juntos, a pesar de la oposición de la familia de él. En los últimos meses de la vida de Kafka, vivieron en la pobreza y dependían incluso de los paquetes que les enviaban los padres de él. Para mayor humillación, Kafka escribió una carta al padre de Dora pidiéndole que le aceptara en la familia. La respuesta fué un “no” tajante… El escritor murió el 3 de junio de 1924 ]

-Selección de Alicia Misrahi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s