.las cartas más apasionadas del mundo-Celosas I

.las cartas más apasionadas del mundo-Celosas I

“¡No pierdas la virtud!
La virtud es lo único que hace
que me avergüence de mis
digresiones, sólo la virtud
hace que las odie…”
-Marqués de Sade

En marzo de 1763, cuando todavía no hacía un año que se conocían, el marqués de Sade dirigió una dura carta a una enamorada, Laure Victoire de Lauris.
Se habían conocido a finales de 1762 y él se había quedado prendado de ella. El padre del marqués quería que se casara con mademoisselle de Montreuil. Donatien luchó contra el matrimonio arreglado e incluso quedó para reunirse con Laure en Provenza…
Como la muchacha no acudió la acusó de engañarle con otro, en una larga carta de ocho páginas e, incluso de haberle contagiado la gonorrea, aunque lo más probable es que fuera al revés:

El marqués de Sade a Laure Victoire de Lauris
Marzo de 1763
“¡Mentirosa! ¡Infeliz desagradecida! ¿Qué ha sido de vuestra promesa de amarme mientras viviérais? ¿Quién os obliga a serme infiel? ¿Quién os convence de romper los lazos que iban a unirnos para siempre? (…). Sin duda vuestra familia ha influido en vuestra decisión. (…) Teméis reuniros con quien os adora. Los vínculos de un lazo eterno pesaban sobre vos, y vuestro corazón, cautivado únicamente por la falsedad y la frivolidad, carecía de la sutileza suficiente para apreciar todos sus encantos. (…) Mi amor no era suficiente para vos. (…) ¡Monstruo, nacida para hacerme infeliz, adelante, no dejéis nunca la ciudad! ¡Ojalá las traiciones del granuja que sustituirá en vuestro corazón hagan que París os resulte tan odioso como vuestros engaños lo han hecho para mi.”

Luego se arrepentía un poco y aflojaba:

“Pero, ¿qué estoy diciendo? ¡Oh, mi amada querida! ¡Mi amiga divina! El sustento de mi corazón, el único deleite de mi vida, mi querido amor, ¿adónde me lleva esta desesperación? Perdonad los arrebatos de un desdichado que ya no se conoce, a quien, tras perder a su amada, sólo le queda esperar a la muerte (…). ¿Quién podría devolverme la vida en la que erais mi único deleite (…). Si os pierdo, pierdo mi existencia, mi vida, muero la más cruel de las muertes.”

Y, finalmente, lanzaba la granada final:

“La historia [de la gonorrea] debería moveros a tratarme con más delicadeza. Reconozco que no se la ocultaré a mi rival y que no será la única confidencia que compartiré con él. Os juro que seré capaz de cometer cualquier iniquidad (…). Pero me sonrojo al pensar que habría de recurrir a tales artimañas para no perderos. Sólo debo hablaros de vuestro amor. (…)
Amadme siempre. Sedme fiel o moriré de dolor. Adiós, hermosa mía, os adoro y amo mil veces más que a mi propia vida. Aunque me pidáis que os deje, os juro que siempre permaneceremos juntos.”

-Selección de Alicia Misrahi

 

2 pensamientos en “.las cartas más apasionadas del mundo-Celosas I

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s