.las cartas más apasionadas del mundo-Destructivas I

.las cartas más apasionadas del mundo-Destructivas I

“He envenenado tu existencia…
¡Ángel mío, te amo infinitamente,
pero mi destino es atormentar a los que amo!”
-Fedor Dostoievski

Como se puede ver en el pasaje que sigue, Dostoievski amó tiernamente a Ana Griogorovna después que se terminara una pasión tan loca como destructiva con Apolinaria Susslova:

“¿Y por qué llorabas, mi Anita, querida, cuando me acompañaste? Escribe, querida mía, escribeme detalladamente, pero no cartas demasiado largas (no te fatigues) y no pongas la firma completa (para el caso en que me marchara y tu carta ya no me encontrase aquí). Anita, mi sol, mi luz, te amo. Mira, es al separarse cuando se siente y se comprende la fuerza con que se ama. Sí, tú y yo comenzamos a desenvolvernos juntos. Calma, pues, mi impaciencia. Espero tener carta tuya mañana y tú podrás recibir la mía mañana también. No me escribas antes de haber recibido mi próxima carta.
Adiós, mi alegría, mi luz. Mis nervios están un poco descompuestos, pero me encuentro bien y no muy cansado. Y tú, ¿cómo estás? Soy tuyo. Abrazos sin fin…”

-D***, QUE TE AMA…

Sin embargo, la pasión por el juego era mayor y le empujaba una y otra vez al desastre:

Saxon-les-Bains, sabado 4 de abril de 1868
“Mi querido ángel, Anita, ¡lo he perdido todo! Apenas llegué en media hora, ¡lo he perdido todo! ¡Pues bien!, ¿qué puedo decirte ahora, ángel mío, a quien atormento tanto? Perdón, Anita, he envenenado tu existencia ¡y esto después del nacimiento de Sonia!
He llevado mi sortija a un prestamista. Me la ha tomado de mala gana y no me ha dado el dinero, bajo pretexto de que no tenía, diciéndome que volviese a buscar la contestación a las siete. Ahora son las seis y cuarto. Me ha dicho que en todo caso no me dará más de 10 francos. Sencillamente se ve que tiene miedo a causa de las autoridades que prohiben la usura; ella misma me lo ha dado a entender. Le suplicaré que me dé no 10 francos, sino 15. Pero con 15, incluso con 20 (que seguramente no me dará), no me podré marchar. Hay que contar para el hotel lo menos 17 francos: el viaje 9; en total 25 y yo no tengo nada, absolutamente nada, ni un céntimo. Sin embargo, Anita, me es imposible permanecer aquí. Sácame de aquí, ángel mío, (¡Ah, ángel mío, te amo infinitamente, pero mis destino es atormentar a los que amo!) mándame todo lo que más puedas. No para jugar (te lo juraría, pero habiéndote mentido yo millares de veces,no me atrevo). He aquí las cuentas, suponiendo lo peor (cconsidero la peor situación, es más seguro). Si tu dinero llega pasado mañana, será preciso contar para el hotel por lo menos cuatro días. Así:
Hotel (lo mínimo)……………60 francos
Desempeño de la sortija….20 francos
Ferrocarril………………………10 francos
Total……………………………….90 francos”

Acto seguido, Dostoievski pedía que le enviara 100 francos para poder salir del mal trago…

[.un hombre de grandes pasiones
Ana Griogorovna apareció en los últimos años de la vida de Dostoievski, cuando ya había vivido una vida sentimental tan apasionante como dolorosa. En concreto, una mujer que le marcó fué Apolinaria Susslova, a quién describió en ‘Humildes y Ofendidos’:
“Una belleza maravillosa, ¡qué busto, qué figura, qué presencia! Su mirada de águila era siempre severa y fría. Su porte era majestuoso. Era glacial como el invierno y mantenía a las gentes a distanciacon su virtud hostil. Miraba a todo el mundo como una abadesa de la Edad Media, sin pasión. ¡Pues bien! No había mujer más pervertida. Era tan voluptuosa que el Marqués de Sade hubiera podido tomar lecciones de ella. Si, era la encarnación del demonio, pero con un encanto irresistible…”
El escritor sustituyó la pasión por esta mujer por el juego, que le llevó a escribir a toda prisa ‘El jugador’, acosado por sus acreedores.]

-Selección de Alicia Misrahi

4 pensamientos en “.las cartas más apasionadas del mundo-Destructivas I

  1. No sabía que don Fedor Dostoievski fuese un jugador empedernido. ¿Le envió Anita los 100 francos para sacarlo del aprieto? Estas historias en capítulos me dejan expectante y ansiosa.
    Un gran abrazo, Gabi. (¿Ya es primavera?)

  2. Tenía que haber sido jugador para describir tan magistralmente ese vicio del juego, hoy enfermedad de ludopatía. Siempre me encantó Dostoievsky, en especial Crimen y castigo, sin embargo, desconocía sus vericuetos amorosos y epistolares. Ciertamente debió ser un personaje singular, siendo así que, después de leer esta carta, él recuerda al joven Rodion Romanovich Ralcolnikof, cuando, en un aprieto económico, mata a la vieja usurera de Crimen y Castigo, en las páginas de mayor fuerza dramática de la obra, cuestionando la legitimidad del hecho.

    • Tomado de su vida real, haciendo catarsis en letras, de su agonia profunda del alma. Escribir es una forma de exorcizar los demonios… y vaya que lo hizo magistralmente Dostoievsky!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s