.las cartas más apasionadas del mundo-Dubitativas II

.las cartas más apasionadas del mundo-Dubitativas II

Frierich Von Schiller intenta borrar las dudas  de Carlota Von Lengelfeld sobre si será la mujer que le conviene…

Frierich Von Schiller a Carlota Von Lengelfeld
8 de enero de 1790
“Las dudas que me expones, querida mia, de si serás para mí realmente lo que quisieras ser, contienen un callado reproche en contra mía, a pesar de que sé que no querías hacerme ninguno. No tendrías esa duda, si mi amor por ti hubiera tenido una manera de expresarse más calurosa, si hubiese encontrado más palabras que dijeran lo que tú eres para mi corazón. Pero estas dudas se acabarán en tí cuando me conozcas del todo, cuando hayas tomado la suficiente confianza con mi manera de ser para saber con qué lenguaje se expresan mis sentimientos. También mi amor es callado como todo en mi carácter: aprenderás a conocerlo no en un rápido arrebato aislado, sino en el acorde total de mi vida.
Será para ambos un hermoso trabajo hasta que hayamos aprendido recíprocamente qué cuerda es más dúctil y más armoniosa, hasta que cada uno de nosotros conozca los lugares sensibles del corazón y el humor del otro, en los que se coincide agradablemente y menos se yerra. Preveo, queridísima, que hemos de realizar diversas experiencias en nosotros mismos que prometen aún una bella ocupación. Hasta el punto en que cada cual busque en el otro aquello en lo que es rico: el aprender esto no es ningún arte fácil, pero tiene su recompensa inmediata e inexpresable. Yo podría avisarte de muchas peculiaridades mías, pero prefiero que tú mismas las descubras. Tus miradas en mi alma tienen que ser espontáneas; aquello que tú misma descubras lo emplearás mejor y con más tacto. No te dejes desorientar por los extraños aspectos de mi alma, que a menudo varían con bruscas transiciones. No tienen nada que ver con nuestro cariño. Esta rápida agilidad de mi alma es una singularidad mía, a la que te tienes que acostumbrar poco a poco. ¡Cómo me alegro del porvenir, que nos iluminará, sin darnos cuenta con una suave luz cuanto te digo!
Hoy ha salido tu carta para tu madre. Será un momento felíz para ella cuando la reciba. Yo escribo mañana a la Chére Mére y le daré prisa. También vosotras debéis hacerlo, o mejor Carolina solo.
Te abrazo con toda mi alma. Estás siempre junto a mí. Adiós, mi amor, mañana tendré carta tuya. La espero con ansia. Te abrazo mil veces. Adiós.”
-Schiller
-Selección de Alicia Misrahi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s