.las cartas escogidas de los grandes compositores-la guerra

.las cartas escogidas de los grandes compositores-ideales

“Qué angustioso y salvaje vivir rodeado de tambores, cañones y miserias de todo tipo.”

-L.V. Beethoven
Viena, 26 de Julio de 1809

Esta cita forma parte de un mensaje enviado a sus editores durante la invasión de Viena por las tropas napoleónicas. Pero vamos a escoger un ejemplo más reciente para un problema endémico, una sola carta para reflejar el despliegue de la demencia colectiva que supone la agresión de un grupo humano hacia otro.

De Béla Bartók a la Srita. Müller-Widmann
Budapest, 13 de abril de 1938

“Querida Srita. Müller:
¡Su amable carta ha sido un gran consuelo para nosotros!
Si, también para nosotros fue un tiempo horrible, los días en que Austria fué tomada por sorpresa (1). En mi opinión, en totalmente superfluo escribir sobre esta catástrofe. Después de todo, usted ha referido lo esencial de manera muy bella y concisa -exactamente tal como lo sentimos. Sólo me gustaría añadir una cosa que -al menos para nosotros- es lo más horrible en este momento. Ello es que existe el peligro inminente de que también Hungría caiga bajo este régimen de robos y asesinatos. La única pregunta es ¿cuándo y cómo? Cómo podría yo seguir viviendo o -lo que es lo mismo- trabajando en un país así resulta inconcebible. De hecho, debería emigrar mientras eso aún sea posible. Pero -incluso en el mejor de los casos- ganarme el pan en cualquier país extranjero me causaría dificultades tan colosales y tal angustia mental (empezar de nuevo en otro lugar a mis 58 años, con un trabajo infructuoso como, por ejemplo, dar clases y depender completamente de ello) que ni siquiera contemplo esa posibilidad. Sé que no podría hacerlo y que, en estas circunstancias sería incapaz de dedicarme a mis obras, que es para mí lo más importante. Esto sucedería en cualquier lugar donde yo fuera o residiera. Además, tengo a mi madre aquí: no voy a abandonarla ahora, en sus últimos años; ¡no, no puedo hacer eso! Me refiero en todo momento a Hungría, donde desgraciadamente los cristianos “cultos” ven con simpatía el sistema nazi, casi sin excepción: me averguenza profundamente permanecer a esta clase social.
Pero tanto como esto me preocupa el siguiente pensamiento: cuando (después de la caída de Checoslovaquia y Hungría) le llegue el turno a Suiza, por ejemplo, (y luego Bélgica, etc). ¿Qué pasará allí? No importa lo favorable que pueda parecer la situación, ¡siempre hay la posibilidad de que aparezcan 1.000 personas que pidan a Alemania que marche sobre el país!
Ahora, por lo que respecta a mi situación, es bastante mala por el momento, ya que no sólo mis editores (E.U.) (2) se han vuelto nazis (los propietarios y directores han sido simplemente expulsados), sino que la A.K.M. (sociedad para los derechos de la interpretación) a la que pertenezco (al igual que Kódaly) es, al gin y al cabo, una sociedad vienesa que también ha sido “nazificada”. Recibí el infame cuestionario justo anteayer, con preguntas sobre abuelos, etc., y luego: “¿Tiene usted sangre alemana, está emparentada racialmente, o es usted no-ario?”. Naturalmente, ni yo ni Kódaly lo hemos rellenado: a nuestro parecer este cuestionario (!) es ilegal y anticonstitucional. Una pena, en realidad, ya que se podrían hacer chistes tan divertidos al responderlo, por ej, decir que no somos arios -puesto que, después de todo, “ario” según mi diccionario significa “indoeuropeo”; los húngaros, sin embargo, son finohúngricos e incluso tal vez nortúrquicos racialmente, y por lo tanto de ninguna manera indoeuropeos, y por consiguiente no arios. Otra pregunta era: “¿Dónde y cuándo ha resultado usted herido?”. Respuesta: “¡El 11, 12 y 13 de marzo en Viena!”.
Sinceramente suyo,
Béla Bartók.”

(1) Hitler se había anexionado Austria el 11 de marzo
(2) Edición Universal

-Selección y texto de Rafael Esteve

(1) August Röckel fué director musical de la corte de Dresde hasta 1849 cuando fué a prisión por sus actividades políticas

-Selección y texto de Rafael Esteve

12 pensamientos en “.las cartas escogidas de los grandes compositores-la guerra

  1. Me encanta esta carta, sobretodo en el contexto histórico en el que está. La referencia al cuestionario nazi, es una maravilla las contestaciones que hubiera dado. Conociendo lo que pasó después, es impresionante verlo desde la perspectiva de alguien que tuvo que completarlo.

  2. Me ha llamado la atención su elipsis cronológica en una entradilla, que si bien no era imprescindible, me parece sumamente reveladora y oportuna, pues de alguna manera enlaza a la Francia napoleónica con la Alemania nazi…Por alguna razón la historia a tratado bastante mejor a Napoleón que a Hitler, cuando ambos supusieron en sus respectivas épocas, tiranos invasores sometedores de la libertad.
    En vuestra cita de Beethoven, mostráis a un músico hastiado de los infortunios de la guerra, que si bien ciertamente acusó como cualquier ser humano sensible los aspectos oscuros de esta, por otro lado siempre alentaron dentro de él ese espíritu indomable y rebelde que le caracterizó, y aunque algo fatigaran su alma no así su carácter irreductible y las ganas de luchar de su bravo corazón. La cita que fecháis en 1809 corresponde a la segunda invasión napoleónica de Austria y Beethoven, ya hastiado de Napoleón y sus muestras de sangre y fuego por toda Europa, compuso este concierto n. 5 de piano y orquesta “emperador” que quiero traeros, no en alusión ciertamente a Napoleón, sino a Francisco I de Austria, aunque fue dedicada explícitamente al archiduque Rodolfo de Austria, mecenas y alumno de Ludwig.

    Y en cuanto a Bela… Pues que fue valiente y coherente con su integridad moral y de pensamiento hasta donde pudo y se granjeó la enemistad nazi con alguna proclama suya pro judía a la vez que renegó del giró fascista de su país ante el invasor, pero cumplió con lo que vos exponéis en la carta de hoy y no se exilió de su Hungría hasta la muerte de su madre, momento en el que abandonó su país hacia Estados Unidos, para ya nunca más regresar a pesar de que jamás se adaptó a la lejanía de su tierra.
    De Bartók os traería siempre alguna música “étnica” de su amada Centroeuropa, estudioso él como nadie durante la primera parte del siglo XX de la fusión de etnia y música. Aquí estas deliciosas “danzas étnicas rumanas” a piano y violín. Una maravilla de sensibilidad y tacto exquisito,

    Doliente el tema que hoy traéis aquí aunque justamente necesario para no olvidar el pasado y hasta donde podamos evitar el repetir. Lamentablemente sincrónico con los atentados de ayer tarde en París, como su vuestra sensibilidad intuyera el acontecimiento y la publicación por parte de vos de una carta de este tipo que aludiera a un asunto tan lamentable como la guerra.
    Sigamos creyendo no obstante que necesariamente algún día todo esto ha de detenerse por el bien de tantos seres que sufren de manera cruel la seca maza de la barbarie.
    Un afectuoso abrazo para vos y para todos los que seguimos creyendo en la posibilidad del amor puro y verdadero.

    • Gracias, Lottar…

      sólo la música puede traerme paz a dias tan tristes como los que estoy sintiendo
      no puedo evitar llorar, por la sincronidad del post, que estaba programado hace semanas…

      cuánto dolor…
      tengo a una amiga argentina en París, que aún no pude contactar, y no sé cómo está ella y su familia…
      tampoco puedo evitar el dolor que me produce otras pérdidas que se dan a diario y no aparecen los diarios
      todo me llega y con igual intensidad. nada me es indiferente.
      mi solidaridad y amor, para todas las familias…
      Namasté

    • Una guerra significa un retroceso enorme como humanidad… tengo todos mis bisabuelos que vinieron aqui, huyendo de guerras, y de muchas maneras, eso me toca y desgarra el alma. Y sé tantas historias de hambre y miedo y de milagro, buscando un lugar mejor, para vivir. Relatos realmente enternecedores. Por eso entiendo esas pesadillas tuyas, porque he escuchado muchas veces, testimonios de personas que lo vivieron en primera persona. Escuché sus voces y me llega su dolor.
      Por eso brego tanto por la paz. Y la unión. Por ese abrazo hermanado…
      Te mando un abrazo grande, grande…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s