Mariposadel67

.noches de insomnio one

.noches de insomnio one

 

 

2 de octubre de 1911

Noche de insomnio. Ya es la tercera sin interrupción. Me duermo perfectamente, pero después de una hora me despierto, como si hubiera metido la cabeza en un agujero equivocado. Estoy completamente despierto, tengo la sensación de no haber dormido en absoluto, o de haber dormido sólo bajo una delgada película; me veo abocado a la tarea de volver a dormirme y me siento rechazado por el sueño. Y desde ese momento, durante toda la noche hasta cerca de las cinco, sigo en ese estado, durmiendo en realidad, pero al mismo tiempo despierto por la presencia de vívidos sueños. Hacia las cinco, los últimos rastros de sueños desaparecen, me reduzco a soñar, lo que cansa más que estar despierto. En resumen, me paso la noche entera en el estado en que se encuentra una persona normal algunos instantes antes de dormirse realmente. Cuando me despierto, todos los sueños me rodean, pero me cuido de recordarlos. Hacia el amanecer suspiro sobre mi almohada, porque por esa noche toda esperanza ha desaparecido. Pienso en aquellas noches cuyo amanecer me arrancaba a un profundo sueño, y al despertarme me sentía como si hubiera dormido metido en una nuez.

Esta noche fue horrible la aparición de una criatura ciega, al parecer hija de mi tía de Leitmeritz, que sin embargo no tiene ninguna hija, sólo hijos, uno de los cuales se rompió una vez una pierna. En cambio, había analogías entre esta criatura y la hija del Dr. M., que, según comprobé en estos últimos tiempos, está camino en convertirse en una gruesa jovencita rígidamente vestida. Esta criatura ciega, o de vista muy frágil, tenía ambos ojos cubiertos con un par de anteojos; el izquierdo, debajo de una lente mantenida a cierta distancia, era de un color gris lechoso, protuberante; el otro era hundido y estaba cubierto por una lente muy cercana a él. Para colocar esta lente a la distancia óptica correcta, en vez de las patillas habituales sobre las ojeras, se requería una palanca, cuyo extremo sólo podía fijarse sobre el hueso del pómulo, de modo que de la lente descendía una barrita hasta la mejilla, se hundía en un agujero de la carne y terminaba en el hueso, mientras otra patilla de alambre emergía de allí y pasaba sobre la oreja.

Creo que este insomnio sólo se debe al hecho de escribir. Porque por poco y mal que escriba esos pequeños estremecimientos me vuelven más sensible; siento, sobre todo hacia la noche y aún más por la mañana, la inminente posibilidad de estados más importantes, más desgarradores, que me capacitarían para realizar cualquier cosa, y en medio del estrépito general de mi ser interno, que no tengo tiempo de dirigir, no encuentro reposo. En el fondo, ese estrépito no es más que una armonía reprimida y contenida, que puesta en libertad me llenaría por completo, aún más, me dilataría inmensamente y sin embargo seguiría llenándome. Pero por ahora ese estado sólo me hace más daño; al suscitar débiles esperanzas, ya que mi ser no posee la fuerza suficiente para soportar la mescolanza presente, de día el mundo visible me ayuda, de noche me destruye sin remisión. En este sentido, siempre pienso en París; parece ser que durante el sitio, y más tarde hasta la época de la Commune, la población de los suburbios del norte y del oeste, hasta ese momento casi extranjera para los parisienses, se dedicó durante algunos meses a acercarse por las calles comunicantes, minuto tras minuto casi, hacia el centro de París, a sacudidas, como las agujas de un reloj. Mi consuelo –y con él me acuesto ahora- es que hace muchísimo tiempo que no escribo nada; que por lo tanto el hecho de escribir no ha podido acomodarse aún a las circunstancias presentes; que, sin embargo, con un poco de virilidad lo conseguiré, por lo menos provisionalmente…”

-Franz Kafka (1883-1924, de “Diario”).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: