.noches de insomnio two

noches de insomnio two

 

“Dormir…

Con el corazón callado y arrítmico, la mano temblando, el calor íntimo de un trago de vino tinto. Y entrar en la cama llena de almohadas y elegir la mejor posición. Entonces un murmullo de oración viene de la sangre caliente. Pero no consigo nunca captar el instante cero en el que me duermo y durmiente muero.

Es de noche, anduve descalza en la arena penumbrosa, pero el mar era un voluminoso reflujo de la noche oscura y yo me asusté como golondrina. El negro mar me llamaba en su resaca de marea baja, de negra marejada.

Después de una noche desvelada estoy en estado de vigilancia agreste. Y lo que deberían haber sido los sueños si yo hubiese dormido por la noche comenzó a ocurrir de día: de cualquier modo, esos sueños adquirían apariencia y pasarían porque porque tenían que pasar incluso por las rendijas estrechas que el día abre en mí. De tal modo, me resulta imposible dejar de soñar y de desvariar. Soy un cráneo hueco y con paredes vibrantes y lleno de nieblas azuladas: ésas son materias del dormir y el soñar y no del ser. Invento porque tengo que inventar mi futuro e inventar mi camino.

Quiero la escoria que resplandece en el riacho oscuro. Quiero el destello de la piedra bajo los rayos del sol, quiero la muerte que me libera. Conseguiría placer si me abstuviese de pensar. Entonces sentíría el flujo y el reflujo del aire en mis pulmones. Experimento vivir sin pasado ni presente ni futuro y heme aquí: libre.

Es la mañana. El mundo está tan alegre como un circo desvalido.

Me he enfrentado con lo imposible de mí misma.

Así que he desafinado sin querer. Irreal como música. Yo soñolienta y fantasmagórica en la noche cerrada y llena de humo, y nosotros alrededor de la intensa lámpara amarilla, luz que no me deja dormir, como los focos cegadores que los verdugos encienden sobre la víctima de la tortura para no dejarla descansar.

Yo antes era una mujer que sabía distinguir las cosas cuando las veía. Pero ahora he cometido el craso error de pensar.

Ángela vive aturdida en medio de un gran desorden. Si no fuese por mí, Ángela no tendría conciencia. Si no fuese por mí, ella sería diáfana como el perfume de un sueño. Para que sea más que el perfume de un sueño, esparzo aquí y allá, en su vastedad, otro cactus duro, más adelante otros. Como hitos que marcan la distancia. ¿Perfume de un sueño? Pero ella es el sustrato inmaterial de mí.

Soy como sonámbula. Quiero componer una sinfonía en cuyo enredo haya silencio, y la platea no aplaudiría pues sentiría que los músicos inmóviles, como en una fotografía, no quieren decir “fin”. La música está en su auge, se hace entonces un minuto de silencio, y los sonidos se reanudan.

Tuve insomnio ayer por la noche. Cerré los ojos, relajé mi cuerpo e intenté no pensar en dormirme. Poco a poco comencé a tener una extraña conciencia de abandono. Mi… ¿pensamiento?, mi esencia se… Mi cuerpo estaba fuera de mí y yo lo vi transparente y a través de la transparencia arterias pulsadoras, vivas, llenas de sangre que circulaba con la más alta velocidad posible por todos los miembros: parecían canales de riego. Vi también aire, agua y un líquido amarillo. Veía todo en colores. Todo en absoluto silencio. No a todos se les da la posibilidad de una fugaz zambullida en la propia y misteriosa carne. Éste es mi cuerpo que es autónomo y seguramente electrónico. Ninguna máquina me hace vivir. Mi cuerpo está vivo y marcha como una fábrica que trabajaba en silencio absoluto. Mi interior es una de las cosas más hermosas y extrañas del mundo.

Yo soy la naturaleza genial. Sólo Dios, que es energía creadora, podría haberme hecho con la perfección del tesoro que tengo dentro de mí. Después mi pensamiento o esencia visionaria volvió a mí misma y esa vuelta fue muy confortable y me sentí plenamente satisfecha. Y con una ternura delicada por la posesión de esa cosa inexplicable que trabajaba para mí. A partir de ese momento ya no recuerdo nada. Enseguida sentí que el sueño me vencía despacio y me dormí bajo la bendición del cuerpo de Dios…”

-Clarice Lispector (1926-1977 de “Un soplo de Vida”)

2 pensamientos en “.noches de insomnio two

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s