.las cartas más apasionadas del mundo-Apasionadas II

.las cartas más apasionadas del mundo-Apasionadas II

“La tierra revestida de belleza
espera el regreso de la primavera.
Todo amor verdadero debe morir,
o como mínimo, transformarse
en una cosa menor.
Prueben que miento.

Tal cuerpo tienen los amantes,
tal respiración rigurosa,
con el que tocan o suspiran.
A cada caricia que dan,
el amor se acerca a la muerte.
Prueben que miento. “

-W.B. Yeats

 

 

 

 

Antonio Machado dirigió apasionadas cartas a Pilar de Valderrama. Ésta es la tercera carta que se conserva y fué escrita en enero de 1929. Ella era poeta; cuando se conocieron ya había escrito dos libros: “Las piedras de Horeb” y “Huerto cerrado”. Su amor por el poeta le inspiró “Esencias”. Él también escribió versos a Guiomar, el sobrenombre bajo el que ella se ocultaba:
Antonio Machado a Pilar de Valderrama
Hoy miércoles, con el pie en el estribo, recibo tu ansiada carta.
¡Qué alegría tan grande, Pilar, diosa mía! Ya está casi bien mi reina y escribe a su poeta, palabras llenas de cariño. ¡Dios te lo pague! ¡Con qué regocijo vuelvo a Madrid! Te escribo momentos antes de tomar el taxi que me lleva a la estación. La carta la depositaré mañana en nuestro Continental.
Tus letras del sábado son realmente adivinatorias, como habrás visto por mis cartas. Porque, en verdad, mientras tú me escribías comunicándome tu sed de ternura, te imaginaba yo reclinada en mi pecho, como una niña… ¿Y qué eres tú, Pilar, diosa mía, para mi? Ciertamente una mujer, la mujer por excelencia, la diosa; pero una mujer; para un hombre, -como yo al menos- es siempre una niña. Y una mujer como tú, llena de alma, será siempre más niña que las otras. ¿Por qué haces tú poesía, Pilar, y tan sincera? Porque en ti, como en Rosalía de Castro, a pesar de tu experiencia integral de mujer, la niña, capaz de ver el mundo con ojos nuevos, no ha muerto. Nunca reniegues de tu infantilidad. Ésa es tu gloria. Yo también, a pesar de mis impurezas, y de mi larga experiencia de la vida, me siento a veces niño, sobre todo cuando estoy a tu lado. Y lo más grande del amor consiste en esto: que hace revivir en nosotros lo infantil, que es lo más noble de lo humano. (…)
¡uso, absolutamente irresponsablemente, de esta pasión que tengo por tí!
Sólo me acuso de no habértelo dicho el primer día que te vi, haber tardado tanto tiempo en leer mi corazón.
A Unamuno le digo que eres mujer y poeta, pero no literata, un alma que canta dentro de un cuerpo divino.
Y añado que eres muy buena; pero, para que no sospeche nada, no le digo que eres buena para mí, sino en general… y paso a hablarle de otras cosas.
¡Cuanto me duele no poderle confesar mi amor entrañable a mi diosa!
Te he sentido a mi lado, Pilar, vida mía.
Y he oído lo que me dices.
Y ahora con tu cantar vuelvo lleno de orgullo a Madrid, porque, en efecto, el calor de tus ¿sabes? me da la vida.
¡Qué felíz soy, Pilar, cuando pienso que tú me quieres! ¿Será verdad?
Cuídate mucho, saladita mía; aunque yo deseo infinitamente verte, por nada del mundo quiero que puedas recaer en tu mal.
Si yo pudiera estar a tu lado, ¡con qué placer velaría tu sueño!
Esta carta va también al Continental. Tú la recogerás cuando puedas.
Y cuando puedas me citarás para que nos veamos.
Me perdonarás entonces un poco de silencio y un poco de locura.
Mañana jueves pasaré por el Parque, pero no para verte, sino para rezar a ese altar de mis sueños.
De ningún modo quiero que cojas frío.
Si te veo abrir el balcón, me voy en seguida.
Adiós, reina, gloria, maravilla de Antonio.”

-Antonio Machado

 

.amores a escondidas
Cuando se conocieron, Antonio Machado iba a cumplir 53 años y Pilar, 14 años más joven, 39.
Sus encuentros, con grandes precauciones por parte de ella, se llevaron a cabo de forma irregular.
Sus principales enemigos eran que ella estaba casada y era madre de tres hijos y que él era un hombre muy conocido.
Las cartas fueron publicadas por primera vez con el título de “Cartas a Guiomar”, para proteger a su autora.
Sabiendo la identidad de la misteriosa corresponsal de Machado es más fácil entender este soneto:

 

“De mar a mar entre los dos la guerra,
más honda que la mar. En mi parterre,
miro a la mar que el horizonte cierra,
Tú asomada, Guiomar, a un Finistere,
miras hacia otro mar, la mar de España
que Camoes cantara, tenebrosa.
Acaso a ti mi ausencia te acompaña,
A mi me duele tu recuerdo, diosa.

La guerra dio el amor el tajo fuerte.
Y es total angustia de la muerte,
con la sombra infecunda de la llama

y la soñada miel de amor tardío,
y la flor imposible de la rama
que ha sentido del hacha el corte frío.”

 

 

-Selección de Alicia Misrahi

 

 

3 pensamientos en “.las cartas más apasionadas del mundo-Apasionadas II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s