.bendita tú eres entre todas las mujeres

Murillo_immaculate_conception

Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción, es uno de los atractivos del Museo del Prado, en Madrid.

  “Sus ojos calmos se elevan hacia al altura, aún cuando ella misma ha dejado la Tierra atrás y asciende acompañada por un ejército de ángeles custodios. Sus manos entrecruzadas en el pecho no sólo sostienen el manto que cubre su cuerpo sino que también señalan el lugar exacto donde fulgura su corazón cristalino. Hay en el rostro de María un aura de santidad que irradia paz a toda la escena y que deja en el observador el sentimiento de que es posible hallar en el arte la inefable conmoción estética junto con una vía de acceso a la redención y la esperanza. El Papa Pío IX estableció formalmente el dogma de la Inmaculada Concepción como parte de las enseñanzas de la Iglesia Católica en 1854. Pío XII, por su parte, proclamó la ascensión de María al cielo como postulado de fe en 1950. María era virgen al momento de la concepción de su hijo Jesús, como se relata en Lucan 1,27. El ángel Gabriel, mensajero de Dios, le anunció que el espíritu santo descendería sobre ella y concebiría un hijo, que sería Hijo de Dios. Sobre la naturaleza divina de esta concepción, se generaron arduos debates teológicos en los inicios del cristianismo, hasta que la virginidad de María al momento de dar a luz a Jesucristo finalmente fué aceptada por las iglesias Ortodoxa y Católica. La adoración cristiana a María no cesó de crecer con el correr de los siglos. Asimismo, la Inmaculada Concepción se convirtió en un tema recurrente dentro del universo del arte pictórico. Después de Jesús, María ha sido la figura más representada en la iconografía religiosa cristiana. El pintor barroco Bartolomé Esteban Murillo nació el 31 de diciembre de 1617 en Sevilla y, en esta obra, simbolizó la concepción a través de un gesto. La virgen, de rostro aniñado y cubierta con una túnica blanca y un manto azul, mira al cielo en procura de una bendición. A sus pies, una blanca media luna y, a su alrededor, nubes y querubines secundan la ascención. La obra de Murillo lleva su marca distintiva basada en la tendencia a marcar un fuerte contraste entre la luz y la sombra, en Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción hay un eco estiñístico del pintor italiano Caravaggio, quien influenció poderosamente al artista español. Murillo trabajó sin descanso a lo largo de varios años en esta pintura, que recién logró completar cuatro años antes de su muerte, el 3 de abril de 1682. El destino original de la obra, merced a un encargo, era ser un retablo de un altar del Hospital de los Venerables de Sevilla. Sin embargo, tuvo un sitio transhumante: durante la retirada de España de las fuerzas de Napoleón Bonaparte, el mariscal francés Jean-de-Deau Soult se la apropió y recién en 1941 la pieza retornó a su país de origen cuando Francia, sojuzgada por los nazis, la restituyó al general Francisco Franco. Murillo fué el décimo cuarto de un barbero y quedó huérfano a los diez años. Su tutor lo encomendó como aprendiz a un modesto artista que le enseñó a realizar pinturas votivas que se vendían en el mercado. Finalmente, viajó a Madrid a estudiar las obras de los grandes contemporáneos y permaneció allí durante tres años, para regresar luego a Sevilla y establecerse como un artista respetado. Los motivos de su pintura oscilaron entre la representación de la vida de la gente sencilla y sus tributos al espíritu piadoso desde una perspectiva religiosa. El interés de esta alegoría de la Virgen parece residir no sólo en la sobrada eficacia técnica de Murillo, sino en el agraciado don de poder transmitir figurativamente la calidez de una humanidad que, aunque resulte paradójico, no es de este mundo.”   Fuente: Transcripción de “Las mujeres más bellas de la pintura” .Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682) Le llevó mucho años a este artista barroco concluir su alegoría sobre la Inmaculada Concepción de la Virgen María. Lo logró poco tiempo antes de su muerte.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s