Mariposadel67

.fausto

(Quince)

-Fausto-
“Fausto a los nueve años
reunía alas de mariposas
en su imaginación
de patios abiertos
hacia el ocaso

Mientras cerraba los ojos
el viento elevaba
hojas de otoño
El Mar rugía distante
Y un sol cantaba
entre las nubes
tenues melodías,
que sólo Fausto
sabía escuchar.

En el delicado vuelo
de una mariposa
descubrió la eliptica
razón de la nada
y los sonetos con que la muerte
recibe a los desconsolados.

El estallido del silencio
la crisálida de las horas
y la eterna creencia
que calma la noche.

Al cerrar las puertas del día
y clamar entre los muros
del sueño;
atrapó aquella mariposa
que buscó por cien días,
sus dedos le acariciaron
con un anhelo que sólo
se asemeja al frenesí,
aún más vigoroso que
el deseo de la carne

El matiz de las alas
Impregnó los surcos
de aquellos dedos y
la efímera existencia
fué rudamente disuelta

el despertar
coronó de desiertos
el corazón de Fausto,
que dejó de ser Fausto
arrojándose al aire
en un vuelo fugaz
entre papeles escritos
que reunía con esmero

Se precipitó rotundo
contra el suelo frío

El golpe
dejó señal en su frente

Jamás volvió a
soñar en colores
Esta es tu infamia
Mariposa

Fausto tiene los días contados…
A pesar de que el tiempo ya se había detenido, décadas atrás
Esta noche invoca a todos los demonios de la poesía
Pero ellos ya se han marchado, meses atrás
Su mente es un agujero negro
Donde habian vacías esperanzas
Hay hombres vestidos de rojo que saltan de montículos
A monticulos de chatarra en tierras yermas
ocultándose de una mujer inquisidora de almas
uno de ellos es Fausto,
Fausto cree que en ese sueño no será visto
Pero los aleteos detrás de su cabeza detrás de su mente
continúan clamando su nombre

Hay pistas, rastros añejos, un mapa que se hundió ávido en el olvido
sólo los fantasmas le huelen sus pasos mientras la basura metálica
grita su presencia y el cuida ingenuamente de no caer
Aún sabiendo que de bruces su existencia terminará por carecer de sentido
la sangre cae desde la comisura de los labios
así se percibe en los sueños asi en la realidad, algo ardiente y oxidada
desde el fondo de la habitaciones alguien susurra corazones
susurra
Los aleteos parecen alaridos y las manos de Fausto se aferran a las sienes
de fondo los susurros entre alarido y alarido y alarido,
los pies corren porque sólo eso saben hacer, correr
Correr como para quebrar la monotonía de este horizonte gris
Y acabar quebrando la monotomía de un horizonte gris y susurros

Fausto tiene los días contados…
Deja de correr porque olvidó la existencia de sus pies
Deambula distraido deambula

Una mariposa besó al lobo que habita en el corazón de Fausto
Le arrebató del pecho sin una gota de sangre
Lo ha colgado en la ventana, lo ha colgado…”

-Eduardo Jeraldo Farias Alderete (de “la infamia de las mariposas”)

2 Replies to “.quince”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: