.las cartas más apasionadas del mundo-Celosas VII

Fernando_Pessoa_2_by_lublinerFernando Pessoa

Fernando Pessoa, aconseja en la siguiente carta a su novia Ofelia Queiroc cómo deshacerse de un pretendiente pesado que incluso quiere deshacer el noviazgo entre los dos calumniándola.

Fernando Pessoa a Ofelia Queiroc
28 de Mayo de 1920

Bebecito mío: lo que quería decirte en la otra carta, y no tuve tiempo, pero te digo en ésta, es esto y te pido que aprendas bien la lección y, si me amas, que escuches este consejo:
El Destino es una especie de persona, y deja de molestarnos si le mostramos que no nos importa lo que nos haga. Por eso, tú debes tener la fuerza de pensar sólo en esto: Quiero a Fernando, no pasa nada más.
Al muchacho, y a lo que él dice, trátalo con desprecio, pero con desprecio auténtico y verdadero: no que eres muy joven, ¿pero no serás capaz, si yo te lo pido, de concentrar tu espíritu en una actitud de indiferencia hacia todo cuanto no sea tu Niñito? Si no puedes hacer esto, todavía no sabes amar.
Lo sé bien; te importunan por todas partes, te molestan, te cansan. Ocúpate de ti misma (¿entiendes?) y no te fijes en nada de eso.
¿Me quieres a mi, al Ibis, al Niñito?
Yo soy muy nervioso, pero tengo ya el espíritu educado hasta el punto de aceptar a sangre frío lo peor y lo más complicado. Si yo fuese diez años -¿qué digo?, basta con dos años- más joven, me habría quedado enteramente confundido con lo que me contaste.
Me quedé fastidiado por tí, pero por mí no te imaginas lo tranquilo que estoy, sosegado, en orden dentro de mi cabeza.
Te quiero inmensamente, Bebé, créelo; no quiere esto decir que no te ame, quiere decir que en todo esto sólo sólo doy importancia a tí y a mí, y lo demás no me importa para nada.
¿Eres tú capaz de hacerme un favor? Es que procures estar tranquila, sentir desprecio, sentir indiferencia. Tú estás proporcionándole al muchacho un placer inmenso. Mira: de mí no saca ningún placer…
Mañana tengo que verte. Lo natural es que vaya a hablarte en Belem durante la hora de la comida, un poco de mediodía en adelante. Pero procuraré estar en Santos a la hora de tu ida, para quedar contigo.
No te lo imaginas. Tengo realmente una sensación de alegría. Es que me estorban, y no me disgusta que me estorben, para que yo remueva los obstáculos.
¡Sécate las lágrimas, Bebé malo! ¡Tienes hoy de tu parte a mi viejo amigo álvaro de Campos que generalmente ha estado sólo en contra tuya! Sólo vale la pena lo que se consigue con esfuerzo.
Mil besitos, besos y chi-corazones de tu siempre tuyo
Fernando. ”
P.S.: Puede ser que, por cualquier razón contraría a mi intención, ni pueda ir por la mañana. En ese caso, espérame en Belem inmediatamente después del mediodía. Acecha mi llegada y sube para hablarme. No es natural que tu padre esté, ¿verdad?. En cuanto al muchacho, puede estar si quiere, que eso no tiene importancia.

-Selección de Alicia Misrahi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s