.carta de Jerusha Abbott al señor “Papaíto-Piernas-Largas Smith”, 22

Jean Webster

Jean Webster

“10 de septiembre
Querido Papaíto:

Se ha marchado y lo extrañamos. Cuando uno se acostumbra a las personas o a los lugares y de pronto le son arrebatados, queda con una sensación terrible de vacío. Encuentro muy insulsa la conversación de la señora Semple… Igual que comida sin sal.
Las clases se reanudan de aquí a dos semanas y me alegraré mucho de volver al colegio. Y eso que he trabajado bastante este verano: ¡cuatro cuentos y siete poesías! Los que envié a las revistas vinieron de vuelta con la más cortés puntualidad. Pero no me importa nada, porque me sirvieron de práctica. El niño Jervie las leyó (como iba a buscar la correspondencia, no pude evitar que se enterase) y me dijo que eran terribles y demostraban bien a las claras que yo no tenía la menor idea de lo que estaba hablando. (El niño Jervie no permite que la cortesía se interponga con la verdad.) La última historia que escribí, sin embargo, un pequeño bosquejo de la vida en el colegio, la encontró menos mala, me la hizo escribir a máquina en el pueblo y la envié a una revista. Ya hace dos semanas que la tienen. Quizá lo estén pensando…
¡Tendría que ver el cielo! Hay una luz rarísima color naranja, difusa por todas partes. Tendremos tormenta.
La tormenta empezó en este preciso momento y se están golpeando los postigos y caen unos tremendos goterones, mientras Carrie corre a poner baldes bajo las goteras. Justo cuando volvía a tomar la pluma me acordé de que había dejado una manta, un almohadón, un sombrero y los poemas de Matthew Arnold bajo un árbol de la huerta. Salí corriendo a buscarlos, pero estaban empapados. El rojo de la tapa se había corrido a las páginas de adentro y de ahora en adelante la Playa de Dover quedará para siempre
bañada en olas rosadas. ¡Pobre Matthew Arnold!
Una tormenta en el campo es muy incómoda, ya que siempre hay que pensar en todo lo que quedó afuera y puede arruinarse con la lluvia.”
2Jueves
¡Papaíto, Papaíto!
I. Me aceptaron el cuento. Alors (entonces) soy escritora. ¡Cincuenta dólares!
II. Recibí una carta de la secretaria del colegio. Me han otorgado una beca por dos
años, que cubrirá los gastos de mi alojamiento y de toda la enseñanza.
La razón es mi “notable pericia en inglés y excelencia general en otros órdenes”. ¡Y me la he ganado yo! La había solicitado antes de salir de vacaciones, pero nunca creí obtenerla, a causa de aquellas famosas malas notas en matemáticas y latín. Pero parece que lo compensé con mi trabajo posterior. Me alegro mucho, Papaíto, porque ahora no seré para usted una carga tan pesada. La mensualidad será lo único que voy a necesitar en adelante, e incluso eso puedo ganármelo escribiendo, enseñando o con algún otro trabajo.
Estoy ansiando volver y empezar a trabajar de nuevo.
Siempre suya,
Jerusha Abbott
(Autora de Cuando las de Segundo ganaron el partido. En venta en todos los quioscos. Precio: 1 0 centavos.)”
“26 de septiembre
Querido Papaíto-Piernas-Largas:
¡De nuevo en el colegio y ya en las clases superiores! Nuestro cuarto este año es mejor que nunca, con dos ventanas enormes que miran al sur y amueblado… ¡como de teatro! Julia, con una mensualidad ilimitada, llegó hace dos días y estamos en un verdadero frenesí “decoratorio”. Ha vuelto a empapelar todo y tenemos alfombras persas y sillas de caoba, pero caoba de verdad, no pintada como la que nos conformaba tan bien el año pasado. Queda suntuoso, pero yo no me siento muy cómoda, me parece que no
pego en ese ambiente tan elegante y siempre tengo miedo de echar una mancha de tinta donde no debo.
Además, Papaíto, me encontré con su carta esperándome. O mejor dicho, la carta de su secretario.
¿Quiere hacerme el inmenso favor de darme una sola razón valedera por la que yo no deba aceptar esa beca? No entiendo en absoluto su objeción. De todos modos, no le servirá de nada poner reparos porque ya la he aceptado. Y no voy a volverme atrás. Esto suena a impertinencia, pero no es ésa mi intención.

Me imagino que, habiendo usted emprendido mi educación, quisiera ponerle punto final en forma de un diploma, ¿verdad? Sólo le pido que mire el asunto desde mi punto de vista. Al aceptar esta beca le seguiré debiendo toda mi educación, igualito que si hubiera dejado que la pagara toda, pero eso será una deuda moral, y ya no le deberé una cantidad tan enorme de dinero. Ya sé que usted no quiere que se lo devuelva, pero yo voy a querer pagárselo, si me es posible.

¡Y ganar esta beca me hace las cosas tanto más fáciles! Estaba preparada para pasar el resto de mi vida pagando mis deudas, y ahora no tendré que pagar más que la mitad de ese resto.
Espero que comprenda usted mi posición y no se enoje. La mensualidad seguiré aceptándola y se la agradeceré infinitamente, pues vivir a la altura de Julia y sus muebles requiere por cierto una renta. Ojalá hubieran criado a esta chica con más sencillez, o que no fuera mi compañera de cuarto.
Pensaba escribirle una buena carta y ésta no es gran cosa. Pero estuve dobladillando cuatro cortinados de ventanas y tres de puertas (me alegro de que no vea el largo de las puntadas), y lustrando un juego de escritorio de bronce con pasta para los dientes (trabajo muy difícil), y cortando alambre de colgar cuadros con tijeras de uñas, y guardando el contenido de dos baúles de ropa (parece increíble que Jerusha
Abbott posea dos baúles llenitos de ropa, pero es la verdad), y entre una cosa y la otra dando la bienvenida a cincuenta amigas del alma.
El primer día de clase es una ocasión especial.
Buenas noches, Papaíto querido, y no se enoje porque su pollita quiere empezar a arañar por sí misma. Está creciendo y llegará a ser una gallinita terriblemente enérgica, con un cloqueo muy decidido y muchas hermosas plumas (todas debidas a usted).
Afectuosamente,
Judy”
“Querido Papaíto:
¿Todavía sigue machacando con el asunto de la beca? Nunca conocí a un hombre tan obstinado, testarudo, irrazonable, tenaz y porfiado, ni tan incapaz de ver el punto de
vista ajeno como usted.
“El señor Smith prefiere que no acepte favores de extraños.”
¡Extraños!… ¿Y se puede saber qué es usted? ¿Es que hay alguien en el mundo de quien yo sepa menos? Ni siquiera lo reconocería si lo encontrara en la calle. Le diré: si
hubiera sido usted una persona cuerda y razonable, y hubiera escrito lindas cartas paternales a su pequeña Judy, y hubiera venido a verla de vez en cuando, y le hubiera acariciado la cabeza y le hubiera dicho lo contento que estaba de que ella se portara tan bien… entonces, tal vez, ella no habría hecho escarnio de usted en su vejez sino que habría obedecido sus menores deseos como una hija respetuosa que se porta como es debido.
¡Extraños, en verdad!… Vive usted en una casa de cristal, señor Smith.
Además y sobre todo, no se trata de un favor. Es un premio y me lo he ganado a fuerza de trabajo.
Si nadie hubiera sido bastante buena en inglés como para merecer la beca, la comisión no la habría concedido. Algunos años no la dan, la declaran desierta. Además… ¿Pero de qué sirve tratar de razonar con un hombre? Pertenece usted a un sexo, señor Smith, completamente desprovisto de sentido común y de lógica. Para hacer entrar en razón a un hombre existen dos métodos: o engatusarlos o ponerse desagradable. Como me inspiraría desdén engatusar a un hombre con el fin de conseguir lo que quiero, no
me queda más remedio que ponerme desagradable.
Me niego, señor mío, a rehusar la beca, y si sigue usted haciendo alharaca no aceptaré tampoco la mensualidad y me destrozaré los nervios dando clases a estúpidas chicas de primer año.
¡Éste viene a ser mi ultimátum!
Ahora, escuche otra idea que se me ha ocurrido. Si usted cree que al aceptar esta beca se priva a algún otro de recibir educación, tengo también la solución: emplee ese dinero en educar a alguna otra chica del asilo John Grier. ¿No le parece una buena idea? Sólo que, Papaíto, “eduque” a esa chica todo lo que quiera, pero por favor, que no le “guste” más que yo, ¿estamos?
 Confío en que su secretario no se ofenda por que hago tan poco caso de las sugerencias que me hace en su carta, pero si se ofende, ¡mala suerte! Lo que pasa es que usted está muy malcriado. Hasta ahora he hecho caso con toda humildad a sus caprichitos, pero esta vez estoy resuelta a mantenerme firme.
Suya,
con el ánimo por completo e irrevocablemente decidido,
Jerusha Abbott”
“9 de noviembre
Querido Papaíto-Piernas-Largas:
Hoy salí para la ciudad con intención de comprarme varias cosas sin las cuales no podía ser feliz ni un solo día más (un tarro de betún para zapatos, unos cuellos, género para una blusa, un pote de crema y un jabón de tocador: todo sumamente necesario) y cuando fui a pagar el ómnibus me encontré con que había olvidado mi monedero en el bolsillo de mi otro saco. Tuve que bajarme y tomar el ómnibus siguiente.
Resultado: llegué tarde al gimnasio. ¡Es terrible tener dos abrigos y nada de memoria!
Julia Pendleton me invitó a pasar con ella las vacaciones de Navidad. ¿Qué le parece la idea, señor Smith? Imagínese lo que será ver a Jerusha Abbott, del asilo John Grier, sentada a la mesa de los poderosos. No tengo la menor idea de por qué me ha invitado. Últimamente parece que se está encariñando mucho conmigo. A decir verdad, preferiría ir a lo de McBride, pero Julia me invitó primero, de modo que, si voy a alguna parte, tendrá que ser a Nueva York. Me asusta la idea de encontrarme con los Pendleton “en masa” y, además, tendría que comprarme mucha ropa nueva. Por lo tanto, Papaíto, si
escribe usted que debo permanecer en el colegio durante las vacaciones, me inclinaré ante sus deseos con mi habitual docilidad.
Por el momento estoy enfrascada en la lectura de Vida y cartas de Tomas Huxley. Lo que se dice lectura livianita para ratos perdidos, ¿no? Y muy instructiva, además… ¿Sabe usted lo que es un arqueoptérico? Es un pájaro. ¿Y un esterognato? No estoy muy segura, pero parece que era una especie de eslabón perdido, algo así como un ave con dientes o un lagarto con alas… No, tampoco es eso. Lo acabo de mirar en el libro: es un mamífero mesozoico.
papaito 29
Este año voy a estudiar economía. Es una materia que informa muy bien el espíritu. Cuando termine ese estudio, la emprenderé con la beneficencia y las reformas sociales. Entonces, señor Síndico, voy a saber cómo se administra un asilo de huérfanos… La semana pasada cumplí veintiún años. ¿No le parece que seré una buena votante cuando las mujeres logremos obtener nuestros derechos? Creo que es un gran desperdicio por parte del gobierno no aprovechar a una ciudadana tan consciente, inteligente y bien
informada como la que sería yo.
Siempre suya,
Judy”
“7 de diciembre
Querido Papaíto-Piernas-Largas:
Gracias por el permiso para ir a quedarme en casa de Julia. Me imagino que su silencio significa que acepta.
Estamos viviendo en un torbellino de sociabilidad. La semana pasada tuvimos el baile de los Fundadores. Es el primer año que nos invitan, pues sólo las estudiantes de las clases superiores pueden asistir. Yo invité a Jimmie McBride, y Sallie al compañero que él había llevado al campamento el verano pasado, un pelirrojo simpatiquísimo. En cuanto a Julia, invitó a un tipo de Nueva York, no muy interesante, pero socialmente irreprochable. Está emparentado con los Chichester de la Mater. Quizás eso signifique algo para usted. Lo que es a mí, no me ilumina en absoluto.
Nuestros invitados llegaron el viernes a la tarde. Tomaron con nosotras el té en el corredor de las seniors y luego se fueron volando a comer a su hotel.
Nos contaron después que el hotel estaba tan repleto que tuvieron que dormir sobre
la mesa de billar, uno al ladito del otro. Dice Jimmie que la próxima vez que lo inviten a una fiesta en este colegio, se va a traer su tienda de campaña y la va a instalar en el parque.
A las siete y media ya estaban de vuelta para la recepción del presidente, seguida de baile. Como podrá ver, nuestras fiestas comienzan muy temprano. Los carnets de baile de los muchachos estaban todos preparados de antemano y después de cada pieza los dejábamos agrupados en la letra correspondiente a su nombre, de modo que
sus compañeras pudiesen encontrarlos fácilmente para la pieza siguiente. Jimmie,
por ejemplo, debía quedarse esperando pacientemente en la letra M hasta que la compañera viniese a buscarlo. Eso al menos era lo que se suponía que tenía que hacer, pero siempre se mezclaba con las S y las R y todas las demás letras. Como invitado resultó muy difícil de complacer, ya que se puso de mal humor porque no bailó conmigo más que tres piezas. Dice que se siente tímido cuando baila con chicas desconocidas.
A la mañana siguiente tuvimos el concierto del Glee Club y ¿quién cree usted, Papaíto, que escribió la letra de la canción humorística compuesta para la ocasión? ¡Acertó!… Como verá, su huerfanita se está convirtiendo en una persona de nota.
Nuestros dos días de fiesta fueron muy divertidos y creo que los invitados masculinos la pasaron bien. A algunos los aterraba la perspectiva de enfrentarse a un millar de chicas, pero se aclimataron bien pronto. Nuestros dos estudiantes de Princeton estaban encantados; por lo menos, así lo manifestaron con mucha cortesía y nos invitaron para el baile de ellos, la próxima primavera. Ya hemos aceptado, así que, por favor, Papaíto querido, no ponga usted inconvenientes.
Julia, Sallie y yo estrenamos vestido. ¿Quiere que le diga cómo eran? El de Julia, de raso color crema con bordados en oro y llevaba orquídeas lila. ¡Un sueño! Y costó un millón de dólares. El de Sallie era celeste pálido adornado con bordados persas y quedaba muy bien con su pelo colorado. Aunque no costó tanto como el de Julia, le aseguro que era igual de elegante.
En cuanto al mío, era de crepé de Chine rosa pálido, adornado con encaje crudo, y llevaba rosas carmesí (Sallie le había soplado a Jimmie el color que tenía que mandarme). Y las tres teníamos zapatos de raso, guantes largos, medias de seda y echarpes de gasa de color haciendo juego. Me imagino que estará usted debidamente impresionado con estos detalles modisteriles.
Es imposible no compadecer a los hombres por la vida sin color que se ven obligados a llevar.
¡Cuando pienso que el chiffon, el encaje de Venecia, el bordado a mano y el punto de Irlanda no significan absolutamente nada para un hombre!… En cambio las mujeres, sea cual fuere su interés principal: bebés, microbios, maridos, poesía o sirvientes,
paralelogramos, jardinería, Platón o bridge, primera y primordialmente se interesan por la ropa. Es el toque único que hace de todas las mujeres una sola…(Este pensamiento no es original, lo saqué de una obra de Shakespeare.)
Resumiendo, ¿quiere que le cuente un secreto que descubrí hace poco? ¿Me promete no pensar que soy vanidosa? Escuche: soy bonita…
De veras lo soy, Papaíto. Sería muy idiota si no me diera cuenta, con tres espejos en el cuarto.
Una amiga
P. D. Ésta es una carta anónima, como ésas que aparecen en las novelas.”
-J e a n W e b s t e r, “P a p a í t o p i e r n a s l a r g a s”

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s