Mariposadel67

Robert Mapplethorpe, Rose with smoke, 1985

Robert Mapplethorpe, Rose with smoke, 1985

“Gracias a la bondad de Dios nuestros campos e invernaderos están repletos de flores con las que hacer ramos que podemos enviarnos los unos a los otros como dádiva.
Gracias a otro gesto bondadoso ciertas flores han sido arrancadas y atadas por la mano de una persona con un audaz sentido del color, la forma y la personalidad de la flor.
Robert nació un lunes, el 4 de noviembre de 1946, y fué el tercero de seis hijos.
Creció en Floral Park, Long Island, y fue un niño feliz y travieso cuya despreocupada juventud estuvo teñida de una exquisita fascinación por la belleza y la singularidad.
El atractivo de un rosario de piedras preciosas, los suntuosos adornos de un altar, un saxofón dorado o un campo de estrellas azules.
Tenía, incluso de niño, una inquietud innata y el deseo de inquietar.
Y sus tiernos ojos atesoraban todos los juegos de luces que le llamaban la atención y todas las sensaciones extrañas que lo desconcertaban.
De joven, era cortés y tímido, con un carácter ambiguo pero definido.
Lo veo ahora, un muchacho de veinte años, con sus movimientos ágiles, sus piernas algo arqueadas y su desasosegada mirada verde dando vueltas para examinar la obra de sus manos.
Con lápices de colores podía crear un universo en el piadoso trenzado de una sola palabra.
Con pintura en aerosol podía crear una puesta de sol detrás de un marinero.
Habitaba en los sueños, donde habitaba la grandeza, y trató de glorificar aquellos sueños en su obra y procurar ojos nuevos al universo: una nueva forma de ver.
E iba de mundo en mundo persiguiendo esos ojos y husmeando en ellos.
De forma obsesiva, en cuerpo y alma, mientras extraía la esencia, el misterio de cada mundo.
Imagen tras imagen, pasando por el objetivo de su cámara.
Otro disparo perfecto.
Otra obra de arte.
Llegó un momento en que adoptó la flor como la encarnación de todas las contradicciones con que se deleitaba.
Su pureza de líneas, su carnosidad.
El humilde narciso.
Zen apasionado.
Descubrió que eran útiles conspiradoras en la búsqueda y la crianza de emociones contradictorias.
También descubrió que era igual de fácil ofender con la belleza que con cualquier otra cosa.
A menudo, las flores le simbolizaban tanto a él como a sus procesos.
Modeladas en sombras geométricas.
Modificadas en un jarrón famoso e inevitablemente transformadas en el reino de su propia simplicidad: el florecimiento de los desconcertantes aspectos de la pureza.
Y el ojo se convertía en un cuerpo, el tenebroso corazón de una rosa.
La siniestra sombra de una orquídea.
O la indolente amapola en la oreja de Baudelaire.
Toda ostentación, toda llama, destiladas en las palpitantes vénulas del nabo silvestre, cuya sangre irriga el asta hasta la suave cabeza.
En el capullo de un lirio.
En otro lirio, militarmente erecto.
En varas de victoria, asimétricas, precisas.
En la cabeza de un tulipán, en la curva de un rabo o en una flor al abrirse.
Y, en cómico contraste, la última rosa, estoica y sublime.
La eligió su hermano menor, y Robert, una vez aprobada y cortada, se acercó a ella como si la reconociera y legó a todos lo que veía.
Febril, lleno de amor, husmeó en el centro de su propio ojo y halló una revelación, el humor amargo del fin de un hombre.
Con la expresión ligeramente desconcertada del Artista, la rosa saluda a la vida sobre un negro sin fisuras.
Un negro subyugado por quien exploraba las fronteras de la luz.
Una flor que fué el fruto de años de flores.
Por alguien que sacudió las bases de la modernidad y fué favorecido por su madre.
Es el muro que oculta todas las lágrimas de un hombre relativamente joven con toda la gloria a su alcance, y en esa gloria sería la mano de Dios conduciéndolo a otro Jardín…”

-Epitafio de Patty Smith, a su amigo Robert Mapplethorpe (“El Mar de Coral”)

 

patti-smith-and-robert-mapplethorpe-in-living-colour

Patti & Robert

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: