.casablanca: de amor y de guerra

42543-ni-null

Ingrid Bergman y Humphrey Bogart formaron una de las parejas más memorables de la historia del cine, protagonistas de un clásico de todos los tiempos, “Casablanca”, hecha en 1942 y recordada para siempre.
Sam, el pianista de Rick’s Café, toca As time goes by. Es la mitad de la Segunda Guerra Mundial, los nazis ya invadieron Francia. En Casablanca, una especie de colonia francesa en el norte de Africa, conviven refugiados de la guerra que esperan una visa para escaparse a América. Pasan las noches tomando y jugando, detenidos entre el pasado y la promesa del futuro. Ese es el escenario cuando, a los treinta y tres minutos y treinta y tres segundos de Casablanca, Rick Blaine (Humphrey Bogart) e Ilsa Lund (Ingrid Bergman) se miran a los ojos por primera vez en la película.

Es un instante de magia. Un primer plano de ella muestra sus ojos llorosos y un plano medio de él lo muestra tenso. La melodía envuelve todo como una ola asfixiante y dulce. No hay grandes efectos ni destrezas, sólo están algunos de los recursos más básicos que tiene el cine: la química entre dos actores. Ahí está quizás la clave de por qué Casablanca, dirigida por Michael Curtiz es una de las grandes películas de la historia.

MITOS Y VERDADES. La película está basada en “Todos vienen al café de Rick”, una obra de teatro que nunca fue estrenada. La Warner Brothers compró los derechos por veinte mil dólares, para la época una suma elevada.

.Uno de los mitos alrededor de Casablanca es que ninguno de los protagonistas estaba demasiado convencido de querer estar en ella porque no confiaban en que iba a ser una buena película.

. El rodaje duró poco más de dos meses y el presupuesto superó apenas el millón de dólares.

.Una de las frases más citadas de la película, “Tócala de nuevo, Sam”, no es pronunciada ni una sola vez en la película. Sí son correctas otras grandes frases como “Siempre nos quedará París”, “De todos los cafés del mundo, tuvo que elegir el mío” y “Creo que este es el comienzo de una gran amistad”.

. Otro mito es que los actores no sabían cómo terminaba la película hasta que rodaron la escena final. Difícil de creer, sobre todo para Bogart, que por su estatus en la Warner tenía acceso a los guiones antes de aceptar actuar en las películas.

. Dicen que cada vez que Bogart y Bergman aparecen juntos en escena él está parado sobre una caja de madera porque ella era un centímetro más alta.

Casablanca se estrenó el 27 de diciembre de 1942. Hollywood militaba a favor de los aliados, y eso está clarísimo. En el medio de la historia con mayúsculas, la guerra que todo lo arruina, la guerra que se mete en las vidas de todos, aparece la historia con minúsculas entre dos personas para recordarnos que, mientras el tiempo pasa, las cosas fundamentales de la vida como el amor, como el honor, prevalecen.

El último encuentro.

La escena final, cuando Rick sacrifica su amor por la causa colectiva y permite que Ilsa se vaya con su esposo para continuar desde Estados Unidos su militancia antinazi.

Melodía inolvidable.
Rick está con el corazón roto tras volver a ver a su amada, esta vez con su marido, y le pide a Sam que toque “As time goes by”, así su trago tiene un sabor más amargo.

 

La Marsellesa.
En el Café de Rick los generales alemanes empiezan a cantar, pero los exiliados del nazismo los silencian cantando más fuerte “la Marsellesa”. En las salas de cine de la época, el público se ponía de pie y también cantaba.

-Lucila Pinto
Fotos: Archivo Atlántida

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s