MV5BMTIwMjg3MzU1Nl5BMl5BanBnXkFtZTYwNTcyNzc2._V1_MSDHOTO EC009

“Los jóvenes amantes buscan la perfección. Los viejos amantes aprenden el arte de coser fragmentos juntos y de ver la belleza en una multiplicidad de parches. Cómo hacer un edredón americano..”

Finn

La historia circula alrededor de Finn Dodd (Winona Ryder) es una joven y guapa estudiante graduada terminando su tesis de fin de carrera en la Universidad de Berkeley y preparando su matrimonio y su boda con su novio, el apuesto Sam (Dermot Mulroney). Pero las dudas le asaltan pensando sobre el fin de su vida libre, y se empieza a asustar con la idea del matrimonio para toda la vida y de como este le afectará en su día a día.

Tras una pequeña crisis emocional decide marchar a casa de su abuela Hy Dodd (Ellen Burstyn) en Grasse (California) en la que, rodeada de excéntricos amigos y familiares, como su tía Glady Jo (Anne Bancroft), meditará el futuro de su vida y de si su matrimonio con Sam será o no una buena idea. Todos los amigos y familiares allí presentes le contarán a Finn vivencias y experiencias en sus vidas amorosas, tratando de poder ayudarla a decidir qué hacer con su futuro matrimonio.

Y la pelicula tiene dos perlitas: una, un cameo con Maya Angelou, y la otra, una estupenda Banda de Sonido, realizada por el increible Thomas Newman…

“El título original de esta película, “How to make an American Quilt”, puede traducirse por “Como hacer una colcha americana” sin olvidar que la palabra quilt alude a una forma tradicional de colcha que se hace con trozos de telas de distintos colores y texturas.

Finn, una estudiante graduada en Berkeley, recibe de su novio la propuesta de matrimonio justo cuando se halla atravesando una crisis. Las preguntas que Finn se hace son difíciles de responder para cualquiera: ¿Por qué debemos jurar que amaremos a alguien toda la vida? ¿Por qué no podemos amar a cuantos queramos? ¿Por qué culparnos cuando una relación termina? ¿Y si es que, simplemente, el amor se muere?

Para poder reflexionar Finn decide poner distancia entre ella y su prometido yendo a refugiarse a casa de su abuela, lugar en el que -durante años- se reúnen un grupo de mujeres para bordar quilts. La narración de las incertidumbres de la joven -incertidumbres que se acrecientan cuando conoce a un joven del lugar- avanza al mismo tiempo que la colcha americana va tomando forma: una vez acabada será el regalo de bodas que su abuela y las amigas le obsequiarán.

Durante los momentos de descanso, las mujeres reunidas en ese tipo de Club de Costura irán, una a una, transmitiendo a Finn los recuerdos y las experiencias de sus respectivas relaciones sentimentales. Todas ellas, a través de la historia de sus familias -algunas de las cuales se remontan a 1860- le aportan a Finn “retazos” de sus vidas con los cuales la joven armará su propia colcha, su quilt.
La suavidad de su abuela (magnífica Ellen Burstyn) contrasta con el fuerte temperamento de la hermana de ésta (estupenda Anne Bancroft). La relación entre ambas no ha sido fácil: una “aventura” entre la primera y el marido de la segunda -nunca perdonada del todo- marcó a las dos mujeres, y será a partir de esa historia que aconsejarán a Finn.

La arisca y resentida Sophia (Lois Smith) fue en su juventud una esbelta nadadora que esperó durante todo su matrimonio que su amado esposo la llevara lejos de allí, a recorrer el mundo. A cambio de eso, vio convertirse en realidad su eterno miedo a ser abandonada.

El entusiasmo juvenil de Em (Jean Simmons), trocó por un desencanto permanente y el lamento de una juventud perdida junto a un hombre -excelente pintor- demasiado débil ante la posibilidad de un amor fugaz. “El no es como los otros, necesita expresarse… De hecho se expresa desde que nos casamos” dirá Em, consciente de que ha pasado la vida dudando entre marcharse o seguir al lado del hombre que ama.

La soledad autoimpuesta de Constance (Kate Nelligan) proviene del deseo de huir de un dolor que no quiere volver a vivir: la única de todas las amigas que parecía absolutamente feliz con su matrimonio tuvo que soportar muy joven la muerte de su compañero.

La elegancia de Marianna (Alfre Woodard) oculta un amor imposible y la búsqueda del olvido en una larga lista de amantes.

Y Anna (Maya Angelou), una mujer de color, hija de esclavos, luego sirvienta y madre soltera, ha llegado a la conclusión que “no era para mi el amor de un marido, para mi era el amor de una hija”.
Tres meses de vacaciones, rodeada por mujeres marcadas por distintas, sufridas y complejas experiencias amorosas, llevarán a Finn a tomar una decisión.

“Amores que nunca se olvidan” es una magnífica narración sobre el paso del tiempo y en qué medida afecta éste a los sentimientos. Un cuento que, más allá de las dificultades y de los problemas que nos muestra y que se derivan de cualquier unión sentimental, nos recuerda que somos nosotros los responsables últimos de nuestra felicidad. Sin culpar a nadie y sin culparnos. Simplemente, haciéndonos cargo de las decisiones que tomamos.”

-Marcelo Malagraba

 

8 Replies to “.donde reside el amor”

    1. A mi tambien Mamen! Me gusto tanto que hasta me compre la banda de sonido, que tambien es hermosa… La alegoria de todas las mujeres reunidas alrededor de la manta, es preciosa… cada una, en cada bordado iba a dejando un retazo de su vida, recordando, compartiendo, honrando la amistad, mujeres en circulo!
      Bendiciones!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: