“Con sumo amor y atención el hombre que camina debe estudiar y observar cada cosa viviente más pequeña, ya sea un niño, un perro, una mosca, una mariposa, un gorrión, un gusano, una flor, un hombre, una casa, un un árbol, un seto, un caracol, un ratón, una nube, una colina, una hoja, o nada más que un pobre trozo de papel desechado en el que, tal vez, un querido y buen niño de la escuela haya escrito sus primeras torpes letras.”

-Robert Walser

«Caminar…

¿Dónde comienza?

Músculos tensos.

Una pierna un pilar, manteniendo el cuerpo erguido entre la tierra y el cielo.

El otro un péndulo, balanceándose desde atrás.

El talón toca el suelo.

Todo el peso del cuerpo rueda hacia adelante sobre la bola del pie.

El dedo gordo del pie empuja y el peso delicadamente equilibrado del cuerpo cambia de nuevo.

Las piernas invierten la posición.

Comienza con un paso y luego otro paso y luego otro que se suman como golpes en un tambor al ritmo, al ritmo de caminar.

Lo más obvio y lo más oscuro del mundo, ese andar que se desvía con tanta facilidad por la religión, la filosofía, el paisaje, la política urbana, la anatomía, la alegoría y el desamor.»

‘Walk Of Life’.

«… La historia del caminar es la historia de todos, y cualquier versión escrita sólo puede aspirar a indicar algunos de los caminos más transitados en la vecindad del autor, es decir, los caminos que trazo no son los únicos caminos.»

«Pensar generalmente se considera como no hacer nada en una cultura orientada a la producción, y no hacer nada es difícil de hacer.

Lo mejor es disfrazarlo como si estuviera haciendo algo, y lo más parecido a no hacer nada es caminar.

Caminar en sí mismo es el acto intencional más cercano a los ritmos no deseados del cuerpo, a la respiración y al latido del corazón.

Logra un delicado equilibrio entre el trabajo y el ocio, el ser y el hacer.

Es un trabajo corporal que no produce más que pensamientos, vivencias, llegadas.

En cierto sentido, las recompensas creativas de caminar son paralelas a las recompensas creativas del aburrimiento, tanto cultural como evolutivamente.

Si bien los primeros pasos de un niño pequeño son un hito más obvio y, por lo tanto, más celebrado, la capacidad para el aburrimiento, la capacidad de «no hacer nada con nadie solo», es un logro de desarrollo igualmente monumental, aunque mucho más invisible, para el niño.

Caminar, como la capacidad para el aburrimiento, es una forma de intimidad con uno mismo: con los propios pensamientos, el propio mundo, el propio sentido imaginativo y corporal de ser.»

«Caminar, idealmente, es un estado en el que la mente, el cuerpo y el mundo están alineados, como si fueran tres personajes que finalmente conversan juntos, tres notas que de repente forman un acorde.

Caminar nos permite estar en nuestros cuerpos y en el mundo sin que ellos nos ocupen.

Nos deja libres para pensar sin perdernos por completo en nuestros pensamientos. […]

El ritmo de caminar genera una especie de ritmo de pensamiento, y el paso por un paisaje hace eco o estimula el paso por una serie de pensamientos.

Esto crea una extraña consonancia entre el pasaje interno y externo, que sugiere que la mente también es una especie de paisaje y que caminar es una forma de atravesarlo.

Un nuevo pensamiento a menudo parece una característica del paisaje que estuvo allí todo el tiempo, como si pensar fuera viajar en lugar de hacer.

Y así, un aspecto de la historia del caminar es la historia del pensamiento concretado, porque los movimientos de la mente no se pueden rastrear, pero los de los pies sí…»

-Rebecca Solnit («Wanderlust: Una historia de caminar»)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: